3 formas en que Trump puede imponer tarifas a México y China

El presidente electo de Estados Unidos tiene algunas 'balas' para imponer grandes tarifas a estos países sin tener que contar con la probación del Congreso.
Un camino difícil  Si Trump logra aprobar las tarifas, enfrentaría resistencia dentro de su adminstración, del Congreso, de empresas estadounidenses y de otras naciones.  (Foto: Notimex)
Por: PATRICK GILLESPIE
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El presidente electo Donald Trump ha amenazado con imponer enormes tarifas a China y México para ayudar a generar empleos en Estados Unidos.

A primera vista, podría parecer difícil de lograr sin apoyo del Congreso. Pero, de hecho, Trump ni siquiera necesita que el Legislativo lo apruebe.

Ciertamente, la Constitución da al Congreso el derecho a imponer tarifas a otras naciones. Sin embargo, leyes complejas han sido aprobadas en los últimos 100 años que delegan el poder del Congreso al Presidente.

Lee: La renegocación del TLCAN iniciará "el primer día" de Trump en la Casa Blanca

Trump tiene opciones, cada una abierta a interpretación, pero estas son tres formas clave en que puede ir en contra de China y México.

1. El arma pesada de Trump: tarifas ilimitadas “durante tiempos de guerra”

Trump podría invocar el Acta de Comercio con el enemigo de 1917 para golpear a México y China con tarifas tan altas como él quiera. Bajo esa ley, el presidente puede restringir todos los tipos de intercambio “durante tiempos de guerra”. Esa definición es muy vaga.

Estados Unidos no necesita estar en guerra con China o México, sólo necesita estar en guerra en algún lugar del mundo para aplicar sus tarifas contra China o México.

Lee: México espera que Trump sea pragmático al renegociar el TLCAN

Expertos creen que las fuerzas especiales estadounidenses en Siria y Libia son suficientes para cumplir con el requisito para que Trump imponga las tarifas a China y México.

En 1971, el Presidente Richard Nixon usó esta acta para imponer una tarifa de importación del 10% (no dirigida a alguna nación en particular) citando la Guerra de Corea, que había terminado casi dos décadas antes. Técnicamente, Estados Unidos aún se encontraba en un estado de emergencia que no había levantado.

Lo que significa: la excusa de la guerra tiene un significado muy vago para que el presidente eleve las tarifas de cualquier tipo.

Lee: Qué implica renegociar el TLCAN como propone Trump

2. La segunda mejor arma de Trump: tarifas ilimitadas durante “emergencias nacionales”

¿Crees que esa ley es demasiado anticuada para que Trump la use? Hay otra, el Acta de Poderes de Emergencia Internacional de 1977.

Esta acta da derecho al presidente para usar tarifas sobre algún país durante una “emergencia nacional”. De nuevo, definir una emergencia es vago. Perder los empleos de manufactura a China y México podría ser suficiente y las cortes nunca han rechazado los argumentos de un presidente.

"Dices ‘Es una emergencia’, hemos perdido demasiados empleos y ahora debo actuar. Declaro una emergencia’. Es realmente así de simple. Si quiere amenazar a China o México, tiene mucha ventaja”, dice Doug Irwin, experto en mercado en Dartmouth.

Lee: Un desastre que Trump no trabaje con China: CEO de Alibaba

La gran diferencia entre esta Acta y la de 1917 es que Trump no puede incautar propiedades usando ésta, pero ese no es su objetivo de todas formas.

Esta ley ha sido utilizada en contra de Nicaragua, Panamá, Sierra Leona y Somalia, de acuerdo con el Peterson Institute of International Economics. Fue utilizada en “circunstancias que pocos observadores caracterizarían como una amenaza inusual o extraordinaria”, dice Gary Hufbauer, economista del PIIE.

3. Las opciones limitadas de Trump: atacar a industrias específicas o disminuir las tarifas a todos

Trump también puede imponer tarifas a todo bajo otra ley, el Acta de Comercio de 1974, Sección 122. Esta acta le da la autoridad de imponer tarifas transfronterizas.

Lee: El presidente de China llama a Trump a la cooperación

Trump sólo necesita encontrar un “impacto adverso a la seguridad nacional por las importaciones”. La pérdida de empleos podría ser el impacto adverso.

Con la salvedad de que la tarifa sólo puede ser del 15% sobre todos los productos y sólo durante 150 días. El Congreso necesita aprobarla. Así que es una regla que podría tener un impacto severo a corto plazo, pero que expira tras cinco meses, a menos que el Congreso la extienda.

Trump también puede usar el Acta de Expansión Comercial de 1962. Ronald Reagan la usó. Le permite a Trump imponer tarifas a ciertas industrias, como el acero. No es tan amplia, pero el republicano podría elevar las tarifas tanto como él quiera a cosas específicas.

Si imponen las tarifas, ¿qué sigue?

Trump sin duda se enfrentaría a la resistencia dentro de su administración de los miembros del Congreso, empresas estadounidenses y naciones. Pero el tiempo está de su lado. Las apelaciones en la corte tomarían meses, años incluso.

En corto, si quiere, Trump puede elevar tarifas del 35%a México y 45% a China. Es más fácil para él atacar a China primero, pues necesitaría deshacer el Tratado de Libre de Comercio de América del Norte antes de poder imponer tarifas a México.

Sin embargo, si Trump ataca a estas naciones con tarifas, no debería sorprendernos si toman represalias con barreras propias contra Estados Unidos.

"Si él impone altas tarifas, hasta como amenaza o maniobra táctica, las naciones extranjeras no tardarán en tomar represalias”, apunta Hufbauer, el experto en comercio.

Eso define a una guerra comercial, que puede lastimar a ambas naciones y sus ciudadanos en maneras no previstas.

Ahora ve
Ellos son los candidatos a la presidencia de Honduras
No te pierdas
×