México, con el tiempo a su favor en la revisión del TLCAN

El proceso legislativo en EU para renegociar los acuerdos comerciales juega a favor de México, dice quien negoció el TLCAN, Jaime Zabludovsky.
Optimista  Jaime Zabludovsky afirma que el tiempo está del lado de México porque la administración de Trump tiene dolores de parto muy fuertes.  (Foto: Cortesía Jaime Zabludovsky)
Yussel González
Verónica García de León
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

El tiempo juega a favor de México en el contexto de una renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Estados Unidos y Canadá por la forma en la que opera Washington.

La administración de Donald Trump tuvo un inicio agitado ante diversas polémicas como la prohibición de entrada a personas de países musulmanes, además de que cualquier renegociación del TLCAN requiere pasos específicos en la legislación estadounidense. A ello se suma que el equipo comercial de Trump todavía debe ser confirmado por el Senado.

“El tiempo está un poco a nuestro favor porque la administración (de Trump) está teniendo dolores de parto muy fuertes”, dijo en entrevista a Expansión Jaime Zabludovsky, quien fue subjefe de la negociación del TLCAN entre 1990 y 1994, año en el que el acuerdo entró en vigor.

Zabludovsky, quien diera seguimiento al acuerdo al ser subsecretario de Negociaciones Comerciales Internacionales en la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (1994-1998), dijo que al buscar incluir varios temas en la revisión del acuerdo vigente desde 1994, se requiere la participación de los congresos de los tres países, un proceso legislativo en el que hay diferencias notables entre México, Canadá y Estados Unidos.

“Lo que México aprueba es el texto mismo de lo que se negoció. El TLCAN lo trajeron al Senado y se convirtió en ley, igual en Canadá”, dijo quien además es socio fundador de la consultora IQOM, que asesora en el tema al Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El caso de Estados Unidos es distinto porque los acuerdos que negocia el presidente deben traducirse en una legislación interna que tiene que ser aprobada por las dos cámaras del Legislativo. Por ello, si el Congreso estadounidense reabre esas leyes y hace cambios desaparece la credibilidad del Ejecutivo estadounidense para negociar con sus contrapartes.

“Ahí es donde entra el fast-track, que ahora se llama TPA (Trade Promotion Authority)”, agrega Zabludovsky.

Se trata de una disposición que tuvo el hoy expresidente Barack Obama en 2015 al negociar el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) con otros 11 países. A la fecha, Trump no ha mandado la notificación de que buscará el TPA para revisar el TLCAN.

“En el TPA, el Congreso le dice al Ejecutivo ‘te voy a dejar negociar y te voy a delegar las facultades para que negocies en mi nombre. Me comprometo a que cuando traigas el texto negociado lo votamos sin enmiendas’”.

Para obtener el TPA hay varios requisitos que se tienen que cumplir como notificar con 90 días de anticipación el inicio de las negociaciones. En ese tiempo, la Casa Blanca tiene que hacer consultas con el sector productivo y solicitar estudios sobre los temas a negociar.

“Este periodo nos da el espacio para que los pesos y contrapesos empiecen a operar y se empiece a ordenar el proceso y a pintar la cancha de la negociación”, dijo.

Sin contrapartes

Además de que Trump no ha enviado la notificación necesaria para iniciar la revisión del TLCAN, los funcionarios que negociarán con México todavía no están confirmados.

“Estamos a la espera todavía de que se acaben de llenar los espacios del gabinete más importantes para la parte comercial”, agregó.

El Senado estadounidense debe confirmar a Wilbur Ross como el nuevo secretario de Comercio y a Robert Lighthizer como Representante Comercial de Estados Unidos (US Trade Representative).

Por el lado mexicano, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, encabeza al equipo negociador de México junto con el subsecretario de Comercio Exterior, Juan Carlos Baker.

Apoyo al 'cuarto de junto'

La consultora de Zabludovsky asesora al Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en el llamado 'cuarto de junto', un espacio en el que la iniciativa privada acompaña las negociaciones de un acuerdo comercial.

"Queremos que el sector privado mexicano le hable a sus socios, clientes y proveedores. (Para decirle) 'ponte las pilas, ve a hablar con tu congresista y dile que esto es demasiado importante' (la revisión del TLCAN". Es un cabildeo en Estados Unidos por estadounidenses.

Ahora ve
A partir de diciembre, el salario mínimo en México sube 8.32 pesos
No te pierdas
×