Los tres ejes del plan fiscal de Donald Trump

En un plan centrado en la simplificación del sistema tributario, la repatriación de capitales y el crecimiento económico, el gran ausente es el impuesto de ajuste fronterizo.
Mayor crecimiento  El plan de Trump busca a atraer capitales para generar empleo y hacer que la economía estadounidense tenga un crecimiento de 3% anual sostenido.  (Foto: iStock: imagedepotpro/Fotoarte: Vania de Jesús)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

El gobierno de Donald Trump reveló este miércoles las primeras líneas de su plan fiscal, el cual busca generar crecimiento económico, simplificar el sistema tributario estadounidense y repatriar capitales.

El plan se propone revisar por completo todo el sistema fiscal del país, pero su aspecto más sobresaliente es la reducción del impuesto corporativo de 35% a solo 15%.

Además, busca la simplificación de siete a tres tramos del Impuesto sobre la Renta aplicado a individuos (10%, 25% y 35%), la eliminación del gravamen de sucesiones y el ofrecimiento de deducciones para el cuidado de niños.

Las primeras líneas del plan, dadas a conocer en la Casa Blanca, tienen como objetivo potenciar el crecimiento económico de Estados Unidos.

“Bajaremos la tasa tributaria empresarial al 15%. Regresarán billones de dólares a este país para crear empleos”, afirmó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en conferencia de prensa.

Además, se aplicaría un impuesto para la repatriación de beneficios de las grandes empresas en el extranjero, a una "tasa muy competitiva", pero que Mnuchin eludió concretar.

De acuerdo con un escueto documento divulgado por el gobierno, el plan fiscal incluye previsiones para una tasa única a fin de repatriar "billones de dólares que son mantenidos en el exterior".

OPINIÓN: El plan fiscal de Trump, amigable con los multimillonarios

Mnuchin afirmó que de concretarse las medidas se generarían empleos y la economía tendrían un crecimiento sostenido de 3% anual.

El secretario del Tesoro insistió en que el plan no implicaría más deuda federal, al no incluir recortes para equilibrar esta reducción en la recaudación vía ingresos, puesto que "se pagaría por sí solo gracias" al impulso económico generado.

"Esto se pagará a sí mismo con crecimiento, y con menos reducción de diversa índole y con el cierre de fisuras en la normativa", afirmó en la Casa Blanca.

Sin embargo, según analistas un recorte de 20 puntos porcentuales en la carga impositiva de las empresas (como el que se propone) podría significar 2 billones de dólares adicionales de déficit en apenas una década.

Entre octubre de 2016 y marzo de este año, el déficit estadounidense llegó a los 526,800 millones de dólares, de acuerdo con AFP.

Analistas económicos señalan que la idea de un crecimiento del empleo mediante recortes de impuestos a las empresas no se apoya en experiencias previas.

Mnuchin también apuntó que los especialistas del gobierno trabajan para simplificar el proceso con el que los estadounidenses pagan sus impuestos.

"Nuestro objetivo es simplificar las tasas. Creo que la mayoría de los estadounidenses deberían ser capaces de presentar su declaración de impuestos en un formulario del tamaño de una tarjeta postal", expresó.

En la Casa Blanca, el principal asesor económico de Trump, Gary Cohn, dijo que a cada año los estadounidenses gastan millones de horas tratando de llenar sus declaraciones de impuestos, para los que hay unos 199 formularios diferentes.

Los detalles del plan general de reforma del sistema fiscal aún deberán ser negociados con el Congreso, pero Mnuchin adelantó que hay conceptos fundamentales que "no son negociables", según AFP.

En el Congreso la iniciativa caerá en manos de un cuerpo de legisladores divididos entre la idea de reducir impuestos y las preocupaciones con el creciente déficit público.

Recomendamos: 5 presguntas para Trump por su nuevo plan fiscal

"El nudo central es que queremos tornar competitivos los impuestos a las empresas, traer miles de millones de dólares para crear empleos, simplificar las declaraciones individuales y reducir la carga impositiva. Estos principios fundamentales no son negociables", dijo de acuerdo con AFP.

El impuesto de ajuste fronterizo, el gran ausente

El gran ausente en este plan fiscal, fue la propuesta de un impuesto fronterizo a las importaciones, una medida con la que se busca incentivar las exportaciones de Estados Unidos y gravar los productos que entren a su territorio procedentes de otras naciones, como México.

Previamente, el presidente Trump ya había suavizado su posición con respecto a un gravamen de este tipo.

En una entrevista con la cadena Fox, emitida a principios del mes, Trump dijo que se inclina por considerar un concepto de reciprocidad porque existen países que cobran hasta 100% de aranceles a las exportaciones de Estados Unidos, como las motocicletas.

Lee también: Tres opciones de Trump para que México pague por el muro

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Cuando escucho ajuste fronterizo quiere decir que perdemos, así que no me gusta el término ajuste fronterizo. Llamémoslo un impuesto de importaciones, un impuesto recíproco. Me gusta la idea de algo recíproco, se puede llamar un impuesto recíproco o equivalente o impuesto espejo”, dijo.

Sin embargo, este miércoles Mnuchin ni siquiera mencionó la posibilidad durante la conferencia de prensa, aunque nuevos detalles del plan fiscal general de Trump se darán a conocer en las próximas semanas.

Ahora ve
¿Irías a un restaurante en una cárcel? Esta ONG lo hace posible
No te pierdas
×