El mapa para innovar en el sector financiero

En #DiálogosExpansión cuatro empresas líderes en su industria ofrecen su visión sobre temas trascendentales para la comunidad de negocios.
Es emprendimiento y surge de la ideación de nuevas formas de hacer las cosas para resolver necesidades específicas.
Innovación  Es emprendimiento y surge de la ideación de nuevas formas de hacer las cosas para resolver necesidades específicas.  (Foto: Cortesía Gentera)
Enrique Majós


Presentado por

Nota del editor: Enrique Majós es director General de Fiinlab de Gentera.

Ciertamente, la palabra innovación se ha vuelto parte integral de nuestro vocabulario diario, al menos en el entorno empresarial. Y no es para menos. Actualmente el mundo se mueve a una velocidad nunca antes vista.

Ve aquí todos los materiales del Especial #DiálogosExpansión

Cada día nos enteramos de un nuevo producto, un nuevo servicio, o simplemente una nueva forma de tener acceso a la satisfacción de nuestras necesidades y gustos diarios. Sin duda, la energía que hace posible todos estos cambios es la innovación.

Sin embargo, aunque parezca contradictorio, la innovación está muy lejos de ser algo totalmente novedoso. Se trata de un concepto que siempre ha existido, y gracias a ella es que la humanidad ha avanzado; algunas veces a pasos agigantados, otras veces de forma más gradual.

Retomando las palabras de Edmundo Vallejo (1), profesor de Política de Empresa en IPADE, y quien está íntimamente relacionado con el entorno emprendedor, la innovación se define simple y contundentemente como: “el proceso de generación de valor”. La innovación es emprendimiento, y surge de la ideación de nuevas formas de hacer las cosas para resolver necesidades específicas. Solo por poner un ejemplo, la construcción de empresa es, y siempre ha sido, innovación.

Lee: Para innovar, olviden el futbolito

Entonces, ¿por qué ahora parece como algo que nunca antes había existido? Posiblemente se trate de un fenómeno de percepción. Es innegable que la forma de innovar ha cambiado radicalmente, y eso se debe principalmente a tres factores: primera, la velocidad de los cambios; segundo, el acceso a tecnologías mucho más avanzadas; y tercero, la capacidad de conectar y crear redes entre distintas personas, ideas y herramientas.

La innovación y la inclusión financiera

En FIINLAB(2), el laboratorio de innovación para la inclusión financiera de Gentera, la innovación no es algo que se deba de perseguir como un fin en sí mismo. Se trata de un medio que solo tiene valor en la medida en que resuelva una necesidad o haga la vida más sencilla a nuestros clientes. Si la innovación no genera valor para el cliente o usuario final, no tiene sentido. Incluso tratándose de innovaciones que buscan hacer los procesos más eficientes, el beneficio se debe ver reflejado en un mejor servicio y/o un mejor costo para el usuario de nuestros servicios.

La inclusión financiera es el acceso y uso de servicios financieros formales, bajo regulación apropiada, que garantice esquemas de protección al consumidor y promueva la educación financiera para mejorar las capacidades financieras de la población. Para Gentera, la inclusión financiera está en el centro de nuestro propósito, pues creemos firmemente que los servicios financieros son una herramienta fundamental para materializar eficazmente el trabajo y la generación de valor de las personas, sus empresas y la comunidad.

Y entonces, ¿cuál es el papel de la innovación en la inclusión financiera?

En FIINLAB creemos en la creación conjunta de cadenas de valor. En la industria de los servicios financieros, así como en muchas otras, los nuevos modelos de negocio se construyen basados en la colaboración e integración de capacidades de distintos participantes en dichas cadenas. Las alianzas y sociedades son fundamentales.

Lee: Microemprendedores, desatendidos por la banca en México

Tal vez en el pasado, los modelos de negocio y las cadenas de valor podían ser construidas por un solo participante; así, una empresa buscaba maximizar el control y la integración vertical y horizontal de sus procesos. Hoy ya no es así, pues resultaría imposible avanzar a la velocidad que el mundo y nuestros clientes nos demandan, sin la colaboración de distintos participantes en dichas cadenas de valor.

Los retos de la inclusión financiera son muchos, y muy grandes. Mencionaré principalmente tres:

1. El primero, la asimetría de la información. En los servicios financieros, y particularmente en los productos de crédito, la relación con el cliente se da a partir de la base de la confianza (crédito: del latín “credere”, es decir creer). Al contrario de la asimetría de información, cuando hay simetría de información es porque ambas partes conocen lo suficiente una de la otra, y por lo tanto la relación crece con fortaleza. Sin embargo, en los segmentos menos atendidos, la información con la que se cuenta es menor que en los segmentos bancarizados.

2. El segundo, la falta de infraestructura. Esta es la principal razón por la cual es más complicado proveer servicios financieras en las zonas y comunidades más marginadas, las cuales son precisamente las que requieren ser incluidas financieramente.

3. El tercero, sin duda derivado del anterior, es el alto costo transaccional. La falta de infraestructura hace que el costo de llevar servicios financieros a personas no bancarizadas sea más alto.

Aún queda mucho trabajo para poder vencer estos retos. Sin embargo, la innovación, y particularmente la innovación conjunta entre instituciones financieras tradicionales y los nuevos proveedores de servicios financieros basados en tecnología (empresas FinTech), es la clave para lograr avanzar contundentemente en nuestro reto de erradicar la exclusión financiera.

Lee: Quién le teme a disrupción

Los usuarios de servicios financieros demandan productos de fácil acceso y uso, siempre manteniendo los niveles de servicio, confianza y seguridad al máximo. No olvidemos que los usuarios depositan, en los proveedores de servicios financieros, principalmente dos cosas de enorme valor: información personal sensible, y los recursos económicos que constituyen su patrimonio.

Para atender estas demandas, ambos jugadores (empresas FinTech e instituciones financieras tradicionales) cuentan con capacidades mutuamente complementarias. Por un lado, se requiere de la agilidad, creatividad y cercanía con el cliente de las nuevas empresas de las FinTech. Por el otro, la capacidad de escalamiento, controles regulatorios y de seguridad, y la experiencia en el mercado de las instituciones financieras tradicionales, serán características fundamentales para proveer servicios a los usuarios de forma segura y eficiente.

En FIINLAB nuestro propósito es el de crear, en conjunto con el ecosistema emprendedor, soluciones para la inclusión financiera, a través de la innovación de modelos sustentables, habilitados por tecnologías disruptivas. Por ello buscamos ser el socio estratégico más relevante para el emprendedor enfocado en inclusión financiera.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

______________

(1) Edmundo Vallejo Venegas es Profesor de Política de Empresa en IPADE y ex CEO de General Electric – Latinoamérica.
(2) FIINLAB es el laboratorio de innovación para la inclusión financiera de GENTERA. GENTERA es el grupo emprendedor líder de la inclusión financiera en el segmento sub-atendido, con presencia en México, Perú y Guatemala.

Ahora ve
Las FARC entregan a la ONU las últimas armas que tenían en su poder
No te pierdas
×