Dilma es suspendida de su cargo, pero los problemas de Brasil seguirán

Rousseff ya no está en el poder, pero pocos brasileños ven a Michel Temer, el vicepresidente que estará en el cargo de forma interina, como un salvador.
BRASILIA (Expansión) -

La presidenta brasileña Dilma Rousseff fue suspendida de su cargo este jueves por el Senado, mientras es sometida a un juicio político por una presunta violación a leyes presupuestarias.

Recomendamos: El Senado de Brasil decide que Dilma Rousseff deberá ir a juicio

Aunque Rousseff enfrenta el posible final de su carrera política, los conflictos de Brasil parecen lejos de acabarse.

¿Se acaban los problemas en el país?

La respuesta corta es "no".

Una impopular presidenta ya no está en el poder, pero muy pocos brasileños ven a Michel Temer, el vicepresidente que quedará en el cargo, como un salvador. Un sondeo de la encuestadora Datafolha de abril mostró que solo entre 1% y 2% de la población votaría por él en una elección presidencial.

Temer, un abogado constitucionalista de 75 años, de bajo perfil y fama de astuto negociador político en las sombras, puede enfrentar una feroz oposición de la izquierda y muchos de los problemas que acosaron a Rousseff, especialmente una economía en zozobra, demasiado dependiente de un precio elevado del petróleo, el mineral de hierro y otras materias primas.

Lee: Dilma Rousseff acusa golpe de Estado y niega haber cometido un crimen

Y aún no se ha echado la cortina final sobre el megaescándalo de corrupción en la petrolera estatal, Petrobras.

Los fiscales investigan a toda la élite política, desde Rousseff hasta el jefe opositor Aecio Neves, del PSDB, quien perdió el balotaje (segunda vuelta electoral) de 2014 contra Rousseff por apenas 3% de los votos.

Temer ha sido mencionado como un participante en la trama por delatores, pero la fiscalía no ha solicitado investigarlo.

Increíblemente, Temer puede ser impedido de presentarse a un cargo electivo durante ocho años porque fue declarado culpable de violar reglas del financiamiento de campañas, pero esa prohibición no le impediría asumir la presidencia de manera interina.

¿Qué pasará con Dilma?

Ahora Rousseff deberá dejar a Temer su despacho en el palacio de Planalto, pero podrá quedarse en la residencia presidencial, el Palacio da Alvorada. Posiblemente su salario sea reducido a la mitad, como indica la Constitución.

Temer anunciará este jueves quiénes serán sus nuevos ministros.

Recomendamos: El real brasileño recorta pérdidas tras la salida de Dilma de la presidencia

El juicio político a la presidenta puede llevar hasta seis meses y terminar con su destitución, para lo cual se requieren los votos de dos tercios de los senadores (54).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La alta votación de este jueves a favor del juicio político (55) evidencia las dificultades que tendrá la mandataria para recuperar el poder.

Si Rousseff es destituida, Temer asumirá la presidencia hasta el final de su mandato y la celebración de nuevas elecciones en 2018.

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×