Jared Kushner, yerno de Trump, eclipsa a los consejeros del presidente de EU

El matrimonio con la hija mayor del mandatario estadounidense ha impulsado al inexperimentado diplomático al centro de las relaciones exteriores de EU.
Detrás del poder  Kushner, junto con su esposa Ivanka Trump, podrían tener una fortuna de más de 700 millones de dólares.  (Foto: Reuters/Kevin Lamarque)
Kevin Liptak
Estados Unidos (CNN) -

Cuando el general Joseph Dunford, presidente del Consejo de Jefes del Estado Mayor, viajó a Bagdad este lunes, el pasajero de más alto perfil a bordo de su avión militar no era una mano experimentada de Irak ni alguien que hubiera visitado el país antes.

Era Jared Kushner, el magnate de bienes raíces comerciales de 36 años de edad, cuyo matrimonio con la hija mayor del presidente Donald Trump ha impulsado al inexperimentado diplomático al centro de las relaciones exteriores de Estados Unidos.

Kushner visitó Irak luego de la invitación de Dunford de recibir información sobre la campaña militar contra ISIS y planeó reunirse con funcionarios estadounidenses e iraquíes. Irak es ahora la última cartera entregada a Kushner, cuyo papel como asesor principal de Trump parece estar creciendo día a día y cuya influencia sobre su suegro se extiende ahora a casi todos los ámbitos del gobierno.

En algunos casos, la participación de Kushner en el gobierno de su suegro ha planteado cuestiones éticas, debido a las inmensas propiedades y negocios que Kushner manejó en el tiempo en que dirigió el imperio inmobiliario de su familia. Sus vínculos con Rusia durante la transición presidencial también han provocado un escrutinio y ha sido citado a responder a las preguntas de los investigadores del Senado.

“Le dije: 'Oye, la próxima vez que vaya a Irak, si estás interesado, ven y será bueno'”, dijo Dunford a periodistas en el vuelo a Irak, quien -según Reuters- había invitado a Kushner hace semanas.

Lee: Jared Kushner va a Iraq para ver avances en lucha con ISIS

Múltiples funcionarios de la Casa Blanca y del gobierno dicen que Kushner ha eclipsado a casi todos los consejeros de Trump en el Ala Oeste y en el gabinete en términos de influencia, al establecerse a sí mismo como el enviado clave para que aquellos fuera del gobierno dirijan sus mensajes, incluyendo diplomáticos extranjeros, ejecutivos de negocios e incluso algunos miembros del Congreso.

Del mismo modo, también está dirigiendo una reforma del gobierno y encabezando la reforma de la justicia penal.

Su posición elevada ha causado cierta molestia en las agencias y departamentos que típicamente se encargan de llevar a cabo la política exterior estadounidense.

Un aliado del secretario de Estado, Rex Tillerson, describió al principal diplomático como frustrado con las proezas diplomáticas de Kushner. Funcionarios dijeron que Tillerson intervino el mes pasado para retrasar una reunión de la Casa Blanca con altos funcionarios saudíes sobre un plan para combatir a ISIS, porque sentía que no había suficiente planificación para ella.

Otros aliados y asistentes niegan cualquier tensión entre los dos hombres y dicen que Kushner ha sido muy útil tanto para obtener las opiniones del secretario, como para centrar la atención del presidente en asuntos importantes para Tillerson.

Al hablar este lunes, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que Kushner estaba trabajando conjuntamente con el Departamento de Estado para administrar los asuntos exteriores del gobierno.

Las propuestas migratorias de Trump podrían afectar las remesas a México

“Hay muchas relaciones que Jared ha hecho a lo largo del tiempo, México es una de ellas y todas seguirán teniendo conversaciones con él”, dijo Spicer.

“Eso no significa de ninguna manera que se esté haciendo sin coordinación con el Departamento de Estado, de hecho es todo lo contrario, Él sigue trabajando con ellos y facilita un resultado, lo comenzó a hacer durante la transición, pero no es una elección binaria donde se esté haciendo esto a expensas de otra persona”.

Punto de contacto

Durante la campaña presidencial del año pasado, y más tarde durante la transición, Kushner fue identificado por el equipo de Trump como el principal punto de contacto para los gobiernos extranjeros que buscaban felicitar al nuevo líder estadounidense o iniciar conversaciones diplomáticas.

Ese rol ha causado el escrutinio de Kushner en las últimas semanas, cuando se reveló una reunión con el embajador ruso en Washington, Sergey Kislyak, así como con el jefe de un banco estatal de Rusia, Sergey Gorkov, en diciembre. Según una fuente familiarizada con lo que ocurrió, las interacciones de Kushner con los rusos durante la transición, son las de un líder que busca a la persona adecuada para relacionarse con Rusia y son el reflejo adicional de su elevado estatus dentro de la esfera de Trump.

Investigadores del Senado planean interrogar a Kushner sobre esas reuniones como parte de una investigación más amplia sobre la influencia de Rusia en la elección del año pasado.

Recomendamos: Trump promete reducir la burocracia para la infraestructura

Mientras Trump entra en su undécima semana en el cargo, el papel de Kushner se ha ampliado para incluir una colección de rango mundial de tareas extranjeras: América del Norte, Medio Oriente y China. Aun cuando los ayudantes de política exterior confirmados por el Senado trabajan para consolidar su influencia dentro del gobierno y en las capitales extranjeras, el papel ya establecido de Kushner ha crecido para incluir deberes asignados típicamente a un consejero de seguridad nacional o incluso a un secretario de Estado.

Antes de su viaje sorpresa a Irak, Kushner se había estado preparando intensamente para la reunión de este jueves y el viernes con el presidente chino Xi Jinping, que tendrá lugar en la propiedad Mar-a-Lago de Trump en Florida.

Kushner ha actuado como un conducto clave entre el gobierno chino y la Casa Blanca en la preparación de las conversaciones de los dos líderes, las cuales, los representantes de Xi solicitaron que tuvieran lugar en la finca de Trump en Florida.

En discusiones con el embajador de China en Washington, Kushner ha trazado la agenda para las reuniones y dictó algunos elementos de la cumbre de Palm Beach, de acuerdo con personas familiarizadas con la planificación.

Kushner es visto como una voz moderadora sobre los lazos entre Estados Unidos y China, que se están volviendo más complicados y vitales a medida que Trump comienza su presidencia. Su hija, Arabella, ha desempeñado un papel poco probable en suavizar el enfoque de Trump: el video de la nieta presidencial de cinco años cantando en chino en una celebración de Año Nuevo en Washington se volvió viral en el país asiático.

Pero la estrecha participación de Kushner en la planificación de la visita china también ha planteado cuestiones éticas. La compañía de bienes raíces de su familia estuvo recientemente en conversaciones con el grupo chino Anbang Insurance Group para reconstruir una propiedad insignia en Manhattan. Las conversaciones fueron canceladas recientemente después del escrutinio de comités de vigilancia y de legisladores demócratas.

Lee: Trump promete facilitar préstamos bancarios

Informes divulgados por la Casa Blanca este viernes, mostraron que Kushner, junto con su esposa Ivanka Trump, podrían tener una fortuna de más de 700 millones de dólares. En algún punto él ocupó una posición en 267 entidades distintas, desde el equipo de transición de Trump, hasta docenas de conglomerados en Nueva York y Nueva Jersey, lo que significa que es probable que surjan más conflictos potenciales, incluso después de que Kushner haya dimitido de sus posiciones comerciales.

Sus amplias responsabilidades no terminan en los asuntos exteriores: la semana pasada, la Casa Blanca anunció que Kushner dirigiría una oficina presidencial encargada de reformar la burocracia federal; se está preparando para reunirse con legisladores para discutir la reforma de la justicia penal y participó en discusiones para mejorar el Departamento de Asuntos de Veteranos y combatir la epidemia de abuso de opiáceos de la nación.

A medida que la lista de responsabilidades de Kushner crece, las limitaciones de su tiempo también son cada vez más evidentes. Mientras viajaba a Irak este lunes, Trump se preparaba para dar la bienvenida al presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi en la Casa Blanca para las conversaciones, una sesión a la que Kushner probablemente habría asistido si no estuviera en el extranjero en otra misión.

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que la reunión probablemente incluirá una discusión sobre la paz en Medio Oriente, otra área que Trump ha encargado a su yerno supervisar. Kushner, un judío practicante, ha conocido al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu desde hace décadas y Trump ha expresado un optimismo desenfrenado por la habilidad de su yerno para negociar un acuerdo.

Así también, Trump ha dado su apoyo a los intentos de Kushner de gestionar vínculos más amistosos con México, incluso mientras el presidente continúa su controvertido plan para construir un muro.

A veces los dos hombres parecerían estar en desacuerdo. En febrero, mientras Kushner se reunía con funcionarios mexicanos en Washington para organizar una visita del presidente Enrique Peña Nieto, Trump tuiteó: “Si México no está dispuesto a pagar por el tan necesitado muro, entonces sería mejor cancelar la próxima reunión”.

Peña Nieto terminó cancelando su visita.

Ahora ve
Organización capta el trato cruel que reciben las vacas en una granja de Florida
No te pierdas
×