“Nuestro papel es incomodar cuando se hacen las cosas mal”: Claudio X. González

El presidente de Mexicanos Primero y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad considera que lograr una educación de calidad y un verdadero Estado de derecho son los retos de esta generación.
Las causas de Claudio  El activista señala que el porcentaje de impunidad que hay en el país (96.7%) es muestra de que no hemos sabido desarrollar un país de leyes.  (Foto: Duilio Rodríguez, Grupo Expansión)
Mariel Ibarra
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Desde hace varios años, Claudio X. González, abogado e integrante de una de las familias más ricas e influyentes de México, decidió dejar la filantropía y dedicarse a un activismo más profundo, uno que —dice— ayude a transformar sistemas y represtigiar a las instituciones.

Hace casi 10 años —después de dirigir la Fundación Televisa— inició su lucha a favor de la educación de calidad con Mexicanos Primero, desde donde se han denunciado arreglos corporativos entre gobiernos y líderes sindicales, el desvío de recursos del sindicato de maestros y su disidencia, y desde donde sus detractores aseguran también que salió la reforma educativa de este sexenio.

Pero en enero pasado, lanzó una nueva organización: Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), a través de la cual se busca exhibir, denunciar y exigir castigo a los que se involucren en redes de corrupción "en donde se encuentren".

“Nuestro enemigo no son personas, no son banderas, no son instituciones políticas, vamos en contra de las redes de corrupción en donde se encuentren, públicas, privadas o sociales”, asegura en entrevista con Expansión.

Y para describir al enemigo contra el que lucha, cita al poeta y ensayista Gabrel Zaid: La corrupción no es una característica desagradable del sistema político mexicano, es el sistema mexicano.

Sabe que al hacerlo “pisará callos”, tanto en la política como entre los empresarios, pero señala que no hay cosas que realmente valgan la pena que no impliquen vencer resistencias.

Claudio X. González es uno de los protagonistas del número 1203 de la revista Expansión que lleva el título "El año del activismo: La batalla no silenciosa", en donde se habla con los personajes que impusaron acciones ciudadanas en contra de la la corrupción, el abuso de poder de la clase política y los niveles de impunidad que hay en el país.

Consulta el especial: 2016: El año del activismo ciudadano

¿Por qué escoger ahora la corrupción y la impunidad como bandera de lucha?

Es una inquietud que yo tengo desde hace mucho tiempo, yo estudié Derecho y desde entonces tenía una inquietud muy fuerte de la fragilidad del Estado de derecho en nuestro país, no hemos sabido construir un país de leyes. Tenemos una impunidad casi total, está en el 96.7% la impunidad, y quién puede decir que tenemos Estado de derecho cuando sólo se castiga 3.3% de los actos de corrupción, esa es una invitación a corromperse, esa es una invitación a delinquir. No hay países que tengan los niveles de desarrollo, de justicia, de bienestar y del progreso que deseamos para México, que no tengan educación de calidad y Estado de derecho. En mi opinión, el gran reto de nuestra generación es mejorar estos dos asuntos.

¿Cuál es el papel que juegan las organizaciones ciudadanas en medio del entorno de escándalos de corrupción que se vive actualmente?

Las organizaciones ciudadanas son fundamentales para el futuro del país, el país requiere de las instituciones públicas y políticas, pero tiene que llegar una fuerza que ayude a sanear, que ayude a exigir, que ayude a diagnosticar y proponer qué es lo que tiene que cambiar, ahí está el papel de las organizaciones. Deben generar niveles de especialidad, niveles de conocimiento de las temáticas, y lograr un involucramiento muy pleno en los ciclos políticos, porque la política no es nada más para los políticos, la política es para los ciudadanos (...) la política, si la dejamos nada más en manos de los políticos, se nos corrompe y se vuelve mezquina y egoísta, porque empieza a servir nada más a los intereses del poder.

¿Qué tan cómodo está el poder político con estas organizaciones?

No está cómodo, pero nuestro papel es incomodar, en un buen sentido, a las autoridades; cuando la autoridad no está haciendo lo suficiente para hacer lo que le toca hacer: darnos seguridad, darnos leyes, darnos justicia, darnos educación de calidad, darnos salud, cuando no está cumpliendo con esa labor, los ciudadanos tenemos la obligación de exigirlo, de diagnosticar en dónde estamos parados, de proponer y de involucrarnos en los procesos de toma de decisiones.

¿Los empresarios están cómodos y dispuestos a dar esa batalla por la transparencia y la rendición de cuentas?

Hoy más que nunca el empresario está reclamando mayor transparencia, mayor rendición de cuentas, menos corrupción del recurso que los mexicanos entregamos al gobierno para cumplir con una función y, en ese sentido, el legitimárseles cumpliendo con lo que a ellos les toca es fundamental para poder dar esa batalla en el mediano y largo plazo con fuerza. Nos metimos en problemas tanto en educación como en corrupción muy grandes, y entonces corregirlo se va a llevar tiempo y tenemos que saber enfrentar resistencias, porque hay muchos que ganan con el sistema como está y, en ese sentido, si no sabemos perseverar ante ese viento contrario, pues no vamos a lograr ganar en el mediano y largo plazo, pero vamos a ganar, de eso no hay duda.

¿Cómo legitimar esta lucha contra la corrupción cuando detrás de esto hay empresarios que podrían haberse beneficiado de ella?

Todo eso que se podría decir del lado público se puede decir de la misma manera del lado privado. Hay que evitar este tipo de dobles morales, no se vale que se sienten empresarios, que pudieran tener problemas de falta de transparencia, de rendición de cuentas e inclusive de corrupción, a criticar nada más la corrupción pública. La corrupción, desafortunadamente, cundió propiamente en todas las esferas de la vida nacional, hasta en la ciudadana, porque los ciudadanos de a pie también nos hemos corrompido de muchas maneras, se ha naturalizado la corrupción.

¿Qué deben de hacer los empresarios en su cancha?

Tienen que hacer su parte para limpiar su casa y eso pasa por tener gobierno corporativo de nivel mundial, por tener compliance, toda la serie de elementos de cumplimiento para asegurar que toda la cadena de producción no hay corrupción. Un empresario que se corrompe difícilmente le puede pedir al poder público que no se corrompa y exigírselo; pero quien se porta de una pieza está legitimado para dar la batalla en contra de la corrupción en el país, y es fundamental que tengamos miles y miles de empresarios que puedan darla con esa legitimidad.

¿Qué hacer ante las críticas de algunos políticos a organizaciones como la tuya que son apoyadas por empresarios?

Para los políticos, desde Trump hasta López Obrador, pasando por toda la gama de la política, cuando los cuestionas siempre dirán que es un ataque políticamente motivado. Nuestro enemigo no son personas, no son banderas, no son instituciones políticas, vamos en contra de las redes de corrupción en donde se encuentren, públicas, privadas o sociales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Cómo se fondea Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad?

Con crowdfunding, nos estamos fondeando de muchos, tenemos ya en este momento cientos de contribuyentes a la organización, son por montos más pequeños, pero somos muchos, porque queremos generar un movimiento social en contra de la corrupción y la impunidad. Hemos buscado también una lógica de mucha independencia para la administración de la organización y, sobre todo, en el caso del combate a la corrupción y la impunidad porque es una materia muy controvertida. (Tenemos) una lógica de no injerencia de los donantes en las decisiones de la organización, nosotros tomamos la responsabilidad por lo que investigamos, por lo que denunciamos, por lo que publicamos y por lo que nos movilizamos.

Claudio X. González, presidente de Mexicanos Contra la Corrupción, y Eduardo Bohórquez, director ejecutivo de Transparencia Mexicana, son dos de los múltiples personajes que han ejercido acciones en contra de la corrupción.
Activistas  Claudio X. González, presidente de Mexicanos Contra la Corrupción, y Eduardo Bohórquez, director ejecutivo de Transparencia Mexicana, son dos de los múltiples personajes que han ejercido acciones en contra de la corrupción.
Ahora ve
La nueva función de Whatsapp permite compartir tu ubicación en tiempo real
No te pierdas
×