Un reportaje vincula a priistas con venta de software espía

Correos filtrados por WikiLeaks señalan que el empresario Rodrigo Ruiz vendió el programa Pegasus a la PGR; para Ruiz, cuya familia tiene nexos con el PRI y el gobierno, es "una historia inventada".
Vigilancia  El spyware Pegasus, desarrollado por la empresa israelí NSO Group, solamente se vende a gobiernos para vigilancia de criminales.  (Foto: iStock by Getty Images)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Un reportaje publicado por la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y la revista Proceso señala posibles vínculos entre políticos del PRI y la empresa que vendió software espía a la Procuraduría General de la República (PGR), de acuerdo con correos filtrados por WikiLeaks.

La publicación expone dos e-mails en los que se menciona que la compañía Balam Seguridad Privada fue contratada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto como intermediaria para la adquisición del programa Pegasus, que periodistas y activistas han acusado que ha sido empleado durante la actual administración federal para espiarlos.

Uno de los socios de Balam, Rodrigo Ruiz —cuyo tío es un funcionario de alto nivel en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT)—, negó que su empresa haya participado en dicha operación. El otro socio, Asaf Zanzuri, es identificado en el texto periodístico como el negociador de los contratos, gracias a sus presuntos vínculos con empresas de seguridad de Israel, país del que es originario.

Periodistas y defensores de derechos humanos acusan intentos de vigilancia e intervenciones a sus teléfonos celulares a través de dicho spyware —desarrollado por la israelí NSO Group y que solamente se vende a gobiernos para operaciones contra criminales—; estas acciones ya fueron negadas por el propio presidente Peña Nieto, y este lunes la PGR anunció la conformación de una comisión internacional de apoyo a la investigación de este caso.

Una compra misteriosa

Los correos electrónicos difundidos —uno de ellos presuntamente escrito por Eric Banoun, un ejecutivo de ventas internacionales de proyectos de seguridad para agencias de gobierno, y el otro por Armando Pérez, empleado de Tech Bull, filial de Balam—, fechados en noviembre de 2014, mencionan que Balam recibió pagos de la PGR —entonces encabezada por Jesús Murillo Karam— para adquirir el software Pegasus, pero al considerar que la cotización de NSO Group era demasiado elevada, se estaban buscando alternativas con la competencia, la compañía italiana HackingTeam.

Lee: WikiLeaks difunde un nuevo programa de espionaje de la CIA

El reportaje indica que el presupuesto asignado para esa compra fue de 148.5 millones de pesos, pero el costo pudo ser mayor, como reportó The New York Times en septiembre de 2016, al mencionar que en 2014 el gobierno mexicano había pagado 15 millones de dólares por el sistema (202 millones de pesos al tipo de cambio de entonces).

Los contratos en la materia están reservados por la autoridad, debido a motivos de seguridad nacional, por lo que no es posible conocer su contenido a través de mecanismos de transparencia.

En una carta enviada al diario 24 horas, Balam negó haber vendido el spyware, al aclarar que no es distribuidora autorizada; en tanto, Ruiz dijo al mismo periódico que la versión era "una historia inventada".

"Me echaron al fuego. La persona que finalmente lo vendió (Pegasus) usó al rival más débil (Balam) para distraer la atención. Yo sé que todos los gobiernos compran sistemas de espionaje; no sé si el gobierno mexicano lo compró", dijo.

Nexo tricolor

Rodrigo Ruiz es sobrino de Guillermo Ruiz, coordinador de Puertos y Marina de la SCT, y vinculado políticamente al líder de los senadores del PRI, Emilio Gamboa.

Además, el reportaje destaca el apoyo manifestado por Rodrigo Ruiz en redes sociales al entonces candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto.

En la entrevista con 24 horas, el empresario también se desmarcó de estos presuntos nexos políticos, al afirmar que no conoce a Gamboa y que el priista es "conocido de un tío".

La página web de Balam Seguridad Privada —que actualmente fue bajada de internet— describía a la compañía como "de las pocas organizaciones privadas que tiene contacto directo con las fábricas que desarrollan la tecnología más avanzada en armamento, equipo de espionaje e investigación en el mundo". Entre los productos que ofrecían en dicho sitio estaban "sistemas tácticos capaces de interceptar comunicaciones en tecnologías como: Comunicación Móvil y Satelital, Wi-Fi, entre otros. De igual forma pueden obtener datos específicos como llamadas, mensajería instantánea, redes sociales, entre otros".

Ahora ve
Científicos hallan en Portugal un raro tiburón calificado como ‘fósil viviente’
No te pierdas
×