Peña y Trump van a su primera reunión con bajas expectativas

Los presidentes de México y EU tendrán su primer encuentro oficial en Alemania, donde se prevé que aborden temas como el muro y el TLCAN, pero del que expertos descartan que surjan acuerdos.
La primera reunión entre los mandatarios de EU y México se dará en Hamburgo, Alemania, lejos de sus respectivos países.
Territorio neutro  La primera reunión entre los mandatarios de EU y México se dará en Hamburgo, Alemania, lejos de sus respectivos países.  (Foto: Fotoarte Expansión)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Donald Trump y Enrique Peña Nieto van este viernes a su primera reunión como presidentes, un encuentro con bajas expectativas, de acuerdo con las propias autoridades y con analistas.

Los presidentes de Estados Unidos y de México se encontrarán este viernes en Hamburgo, Alemania, en el marco de la Cumbre del G-20 (que reúne a las 20 economías más importantes del planeta), y a cinco meses del que sería su primer encuentro y que se canceló por diferencias sobre la eventual construcción y financiamiento del muro fronterizo.

Donald Trump y Vladimir Putin se encontrarán cara a cara en el G20 en Alemania

El encuentro es precedido de la recepción de agosto del año pasado en la Residencia Oficial de Los Pinos, cuando el magnate aún era candidato, y que provocó críticas al mandatario mexicano.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, ya advirtió que no se deben esperar grandes acuerdos de esta reunión, pues además de que su duración será breve únicamente tocarán temas que ya han sido abordados como el combate al crimen organizado y los preparativos para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En ello coincide el académico del Tecnológico de Monterrey Gustavo López Montiel, quien señala que ambos mandatarios tratarán de poner en la agenda de dicha Cumbre temas que son de interés para sus respectivas naciones.

“Creo que Trump, con una intención más mediática, va a posicionar el tema del muro, y el gobierno mexicano va a aprovechar para tratar de ubicar temas como el acuerdo comercial y el migratorio, pero es poco probable que lleguen a un acuerdo”, señaló.

Con la renegociación del TLCAN en puerta, López Montiel considera que en el marco del G-20 el gobierno mexicano está limitado en sus posibilidades de negociación por temas como la corrupción y la violencia que permea en el país.

“En el gobierno mexicano hay una posición de debilidad no únicamente por su impopularidad dentro de México si no también porque el gobierno de Estados Unidos le ha estado poniendo la agenda”, apuntó el académico.

Recomendamos: 10 momentos tensos entre México y EU en los primeros 100 días de la era Trump

Por otro lado, Rafael Fernández de Castro, internacionalista del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), consideró que por los antecedentes del presidente Trump es probable que, lejos de lograr acuerdos, esta reunión podría anticipar un problema mayor.

“Peña Nieto tiene que tomar el riesgo, es nuestra relación más importante. Pero es importante decir que así como en los últimos 30 años el mecanismo de reuniones presidenciales era el más importantes en la relación bilateral, con Trump no debemos de buscarlo, porque entre menos con él relación mejor. Hay que buscar relacionarse con su equipo, hay que buscar incidir en las cortes, en los congresos locales y en los gobiernos estatales donde hay más mexicanos, pero con Trump no hay nada que hacer”, afirmó.

Lee: El decálogo de Peña Nieto para la negociación con Trump

Relación tirante

Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha mantenido el discurso de confrontación que desde la campaña presidencial tuvo a México como su objetivo principal. La construcción del muro fronterizo para frenar la migración ilegal y el tráfico de drogas, así como la renegociación del TLCAN para conseguir mayores beneficios para EU han sido dos de sus banderas.

En el caso de la valla fronteriza, el presidente de EU insiste en que debe ser financiada por México, en tanto que el gobierno de Peña Nieto ha rechazado incluso su posible construcción.

A lo largo de los casi seis meses que lleva al frente del gobierno del país vecino, Trump ha propinado otros 'golpes' a México, como órdenes ejecutivas en materia migratoria, la negociación con empresas para que retiren inversiones y las trasladen a EU, o amenazas de cobrar aranceles mayores a los productos importados.

El 9 de febrero pasado, por ejemplo, cuando el canciller Luis Videgaray se reunía en EU con los secretarios de Estado, Rex Tillerson, y de Seguridad, John Kelly, el presidente hizo alusión al tema del muro en una entrevista donde afirmó que hará "que los mexicanos paguen por él".

Otra arma del magnate ha sido Twitter, donde sus mensajes sobre México causaron incertidumbre en el tipo de cambio e incluso llevaron al Banco de México a emprender una estrategia para defender la caída del peso frente al dólar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En su último mensaje en dicha red social, del 29 de junio, si bien Trump hace un reconocimiento en el tema del nuevo acuerdo azucarero entre México y EU, señala que la ausencia de éste perjudicó durante muchos años a su país.

Lee: El 'timeline' de Trump sobre México

Ahora ve
Nuevo fiscal de Venezuela acusa a Luisa Ortega de irregularidades
No te pierdas
×