OPINIÓN: Bolsa, peso y bonos mexicanos, presionados por el efecto Donald Trump

Los pánicos producen la exacerbación de la emoción sobre la razón en los mercados, los miedos se generalizan y es allí en donde emerge la oportunidad.
La historia cambiará a partir de 2017 al pasar de la desconfianza y el pánico al restablecimiento de la confianza con recuperación de Bolsa, peso y bonos para el próximo año.
Lo que viene  La historia cambiará a partir de 2017 al pasar de la desconfianza y el pánico al restablecimiento de la confianza con recuperación de Bolsa, peso y bonos para el próximo año.  (Foto: Especial)
Roberto Ruarte / / / Director y editor de Ruarte Reports

Nota del editor: Roberto A. Ruarte es asesor en mercados financieros. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) – Luego del sorpresivo triunfo, para muchos, del candidato republicano Donald Trump, México ha sentido a pleno el impacto.

ESPECIAL. 2016, EU eligió a su nuevo presidente

La correlación directa entre la Bolsa de Estados Unidos y la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) que venía siendo una característica del año 2016 se ha roto completamente.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) logró su máximo histórico en términos de moneda local antes de las elecciones y hasta dicho momento (en pesos, no en dólares) acompañaba el buen comportamiento de la bolsa de Estados Unidos. Ello fue notorio de febrero a octubre. Luego de las elecciones y el triunfo de Trump, la Bolsa mexicana, medida por el IPC, sintió también su impacto.

OPINIÓN: ¿Qué tanto afectó a los mercados la candidatura de Trump?

Los niveles máximos del año del IPC se colocaron en los 48,951 y al momento de escribir esta nota se encuentra en los 44,800 puntos, con una pérdida superior al 8%, medida desde sus máximos históricos.

En un artículo publicado por este medio decíamos que el IPC podría estar repitiendo el patrón de 1992-1995 y que si eso ocurría, la bonanza del segundo semestre de 2016 que se estaba observando antes de la elección –en donde el IPC escaló desde los 39,850 puntos a los 48,950 puntos–, lo veíamos como una oportunidad de poner en caja las ganancias del año que mostraba el mercado. Vale notar que cuando escribimos dicho artículo, el IPC se encontraba en niveles de 48,500 pesos contra los 44,800 puntos actuales.

OPINIÓN: ¿La BMV repetirá en 2016 el patrón de 1992-1994?

Si miramos el IPC, es posible que los 48,954 puntos hayan mostrado el final del movimiento post-triángulo que siguió a toda la lateralización triangular entre los 46,000-46,500 y los 37,000-40,000 puntos entre 2013 y 2016,

De acuerdo a esta interpretación, si se repite el patrón de 1992-1995, el mercado debería regresar a la parte baja del triángulo, esto es a la zona de los 39,854-37,000 puntos, para recién allí terminar la caída post-Trump y generar una interesante oportunidad de compra.

Mientras el IPC permanezca debajo de la media de 200 días que se encuentra en los 46,200 puntos, el riesgo que el movimiento bajista empezado en los 49,854 nos lleve debajo de los 40,000 puntos es alto. Por encima de la media de 200 días de los 46,200. Dicho efecto se mitigaría fuertemente. Vale notar que los precios del IPC perforaron la media de 200 días previos y un intento de recuperación fue rechazado por la misma para valorar que el mercado mira dicha media con suma atención.

OPINIÓN: El precio del dinero se encarece en México y el mundo

Ahora bien, sobre el panorama de la Bolsa mexicana en dólares –que se puede medir por el EWW ETF de México que cotiza en Nueva York–, el proceso de deterioro de los activos mexicanos luce mucho más avanzado, al tener el efecto del dólar–peso, ya que el EWW cotiza en EU.

El EWW en realidad hizo su techo arriba de los 76.5 dólares en 2013 y desde allí, básicamente por la debilidad del peso y últimamente acompañado por la caída del IPC, ha cedido posiciones hacia niveles de 42.60 para cotizar, al escribir esta nota, en 43.50.

Es decir que desde el techo de 2013, la BMV ha perdido 44% de su valor medido por el EWW. Curiosamente, en los niveles alcanzados de 42.50-43, el EWW recorta el 62% de las ganancias generadas por el EWW por el gran rally alcista entre los pisos de 2009 y los techos de 2013.

Esta zona de 42-50-43 se convierte en el soporte clave del EWW. Si cediera, debemos pensar en un movimiento de caída mayor hacia los 35-36 dólares para recién allí producir la señal de compra. Al ser el EWW un efecto combinado de Bolsa y peso–dóla, podría ser una señal de venta de dólares estadounidenses, compra de pesos mexicanos y compra del IPC.

Si el mercado cediera 42.50 el pánico cundirá en los inversores y puede haber un gran susto final con caídas del IPC hacia los objetivos propuestos debajo de los 40,000 puntos, y el dólar–peso quizás a niveles cercanos a 23.30 el nivel Fibonacci, en donde el dólar peso recorrerá 0.618 veces el tamaño en precios de la subida 1993-1999 y 2.618 veces en tiempos desde 2001, si el techo se ve a finales de este año o comienzos del siguiente.

Si el IPC se las arregla para colocarse arriba de la media de 200 días, el dólar–peso caerá debajo de 19.93, lo que disminuirá los altos riesgos actuales de una última caída de pánico de Bolsa, peso y del EWW, y ya el susto será reemplazado por una nueva confianza a los activos mexicanos.

Deudor o ahorrador, ¿cómo te afecta el alza de la tasa de Banxico?

Si el pánico no pudiera evitarse y se diera, en los niveles extremos mencionados de 23.30 del dólar peso, 39,800-37,000 del IPC y 35-36 dólares del EWW mencionados, se produciría una histórica oportunidad de compra de activos mexicanos depreciados.

Los pánicos producen la exacerbación de la emoción sobre la razón en los mercados, los miedos se generalizan y es allí en donde emerge la oportunidad. Debemos estar muy atentos si ello ocurre en las próximas semanas o comienzos de 2017 para México.

Lee: México crecerá menos en 2016 y 2017, pronostica Banxico

El efecto del año Fibonacci 2016 se ha hecho sentir a pleno en México. Basta mencionar que el dólar-peso amaneció en enero de 2016 en 17.10, hoy cotiza en 20.60. El EWW cerca de 50 dólares hoy en 43 y la tasa de interés del bono más representativo de México, el Soberano 2024 a principios de año rendía el 6%, hoy está en niveles de 7.35. Esto marca desde 2013, y más marcado aún en este 2016, un deterioro generalizado de todos los activos mexicanos, moneda, Bolsa y bonos soberanos.

Nosotros creemos que esta historia cambiará a partir de 2017 al pasar de la desconfianza y el pánico al restablecimiento de la confianza con recuperación de Bolsa, peso y bonos para el próximo año.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
EU pide a Latinoamérica romper contacto comercial y diplomático con Pyongyang
No te pierdas
×