OPINIÓN: El precio del dinero se encarece en México y el mundo

La subida de los tipos de interés por un lado puede calmar al dólar, a la inflación, pero le pega por otro lado al crecimiento al ser más caro endeudarse para hacer proyectos, comprar carros y casas.
Afectación  Las tasas de interés en México, las de referencia de Banxico, se han movido al alza en 2016.  (Foto: iStock)
Roberto Ruarte / / / Director y editor de Ruarte Reports

Nota del editor: Roberto A. Ruarte es asesor en mercados financieros. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) – En un artículo escrito por este mismo medio, del pasado 14 de julio, advertíamos sobre la gran burbuja que se había conformado en torno a los bonos estadounidenses de 10 y de 30 años.

OPINIÓN: Bonos estadounidenses anticipan problemas en el horizonte

Recordemos que la tasa de interés es la inversa del precio del bono, por lo tanto altos precios de bonos reflejan bajas tasas de interés, y fuerte caídas en los precios de los bonos elevan la tasa de rendimiento o de interés implícito en los bonos, incrementando así el costo del dinero.

Al momento de escribir el artículo en el mes de julio, la tasa de rendimiento del bono de 10 años estaba en 1.46 % y había logrado apenas días atrás (el 6 de julio más precisamente) niveles mínimos históricos en tasa de 1.33 % y niveles máximos en precios, tanto en el bono de 10 como el de 30 años.

OPINIÓN: Trump gana y el peso sufre volatilidad histórica

Al momento de escribir esta nota, la tasa de interés de 10 años se encuentra en niveles de 2.23 % luego de alcanzar un pico de 2.30 %. Esto es una subida del 67 % de la tasa de interés desde su piso y un 52% desde el momento que escribimos nuestra nota en esta columna. Con estos guarismos parece obvio hoy para la mayoría que la burbuja de los bonos tal como anticipamos hace cuatro meses ha explotado en el mercado estadounidense.

Esta fuerte subida de los tipos de interés que le pide el mercado para prestarle al gobierno de Estados Unidos históricamente ha traído serios problemas. Basta mencionar que entre 1993 y 1994, la tasa subió fuertemente y luego vino el efecto tequila en México. Entre 1996 y 1997 también tuvimos un alza en los tipos de interés del bono de 10 años y sobrevino el efecto arroz y el vodka con la caída de los tigres asiáticos y Rusia.

Lee: La CFE coloca un bono por más de 1,000 mdd

Entre 1998 y 1999, también tuvimos fuerte subida de la tasa de los bonos de 10 y de 30 años, y se produjo la caída de las tecnológicas en Wall Street en más de un 80% entre 2000 y 2002.

Entre 2003 y 2007, la subida de la tasa también terminó volteando a las Bolsas de mercados emergentes como la del mismo mercado estadounidense, con una gran caída con guarismos superiores al 60%.

Entre 2009 y 2011, tuvimos otro crecimiento en la tasa que terminó desencadenando la caída del mercado europeo en 2012 y generando correcciones en todos los mercados mundiales.

Quiere decir que la subida de la tasa nunca ha sido buena y tarde o temprano ha terminado cambiando el rumbo de los mercados accionarios y en este caso creemos que no será la excepción.

En términos técnicos, el gráfico de la tasa generó un patrón muy confiable de piso en 1.336. Este patrón fue una cuña terminal que aparece al final del movimiento y fueron precedidos por dos figuras de triángulos que son las correcciones que guían al último impulso en este caso de caída.

Esto nos llevó a reconocer, casi en el mismo piso, el cambio de tendencia de la tasa de interés de Estados Unidos. El objetivo que anticipamos en los reportes es 2.45-2.50% para la tasa de 10 años, y potencialmente la zona de 2.75-3% para alcanzar el canal bajista de largo plazo de la tasa de interés.

La burbuja de los bonos estadounidenses ya explotó como anticipamos y esto generó esta gran caída en los precios y la fuerte subida de la tasas. Ahora bien, la subida de tasas llegará a un punto que terminará haciendo explotar la burbuja bursátil en el mercado estadounidense.

Recordemos que en términos de dólares, el único mercado que este año ha hecho máximos históricos es Estados Unidos. La Unión Europea vio sus techos en 2000, Asia entre 2007, 2008, Latinoamérica entre 2008 y 2012, pero ningún mercado en el globo que pueda considerarse emergente o desarrollado hizo nuevos máximos históricos en dólares este año (México lo hizo en pesos, no en dólares), por lo tanto el único mercado que no desinfló su burbuja es Wall Street. De hecho, el bono ya la está desinflando, como siempre ocurre rápidamente y así ocurrirá con la Bolsa estadounidense más temprano que tarde.

Lee: Arabia Saudita logra récord con emisión de bonos

La distancia máxima entre el techo de los bonos y de la Bolsa suele ser de un año y por lo tanto el tiempo para el techo de Wall Street está corriendo luego de lo observado en los bonos.

Pero aquí no es solo importante la subida de la tasas para una posible caída fuerte en las acciones estadounidenses, la subida de tasas afirma al dólar contra todas las monedas, le pega a los commodities y a los mercados emergentes y México puede dar fe de ello.

Más aún, afecta al común de la población. Las tasas de interés en México, las de referencia de Banxico, se han movido al alza en 2016, pero lo más importante se observa en el movimiento de subida de los tipos de interés de los bonos soberanos mexicanos que han saltado desde niveles de 5.80-6 que estaban en el primer semestre de tasa a niveles de 7.22 %. Esto encarece el costo del dinero que toma México como país en los mercados mundiales.

Lee: Cemex amortizará bonos por 241.7 mdd

Esta situación ya empieza a reflejarse en el aumento del costo del dinero para la población en créditos para autos, para casa y el costo de dinero para las empresas, lo que puede implicar un importante freno para el crecimiento de la economía. La subida de los tipos de interés por un lado puede calmar al dólar, a la inflación, pero le pega por otro lado al crecimiento al ser más caro endeudarse para hacer proyectos, comprar carros y casas.

Por lo tanto, el silencioso tsunami que estamos viendo en el mercado de bonos, más temprano que tarde, llegará al de acciones, y lo que es más importante, a la economía real que puede verse resentida en el crecimiento si la tendencia de la subida de la tasa persiste como se está observando. Hoy existe gran negativismo en el mercado de bonos. No descartamos un ajuste a la zona de 2.10-2% para seguir hacia 2.45-2.50, el objetivo señalado sin descartar 2.75-3%, lo que sigue anticipando problemas en el horizonte.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Asics prueba una nueva forma de hacer calzado deportivo con el microondas
No te pierdas
×