OPINIÓN: Claroscuros hacia la era Donald Trump

Un escenario que podría resultar desastroso tanto para Estados Unidos como para México y el resto del mundo sería un descuido de las finanzas públicas.
Perspectivas  En campaña, Donald Trump se manifestó consistentemente en contra de la competencia, del libre comercio y del libre movimiento de personas en búsqueda de mejores oportunidades.  (Foto: Cortesía)
RAFAEL RAMÍREZ DE ALBA

Nota del editor: Rafael Ramírez es director y profesor del área de Entorno Económico del IPADE, director del Máster en Dirección de Empresas para Ejecutivos con Experiencia (MEDEX) y miembro del Consejo de Dirección de la misma Institución. Tiene un MBA con especialidad en finanzas por Columbia Business School y una licenciatura en Economía por la Universidad Panamericana (UP). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) – Las propuestas económicas de Donald Trump expresadas durante su campaña son una mezcla, no particularmente coherente, de políticas que, si fueran llevadas a cabo en su totalidad, tendrían efectos tanto negativos como positivos. De ahí la enorme incertidumbre creada en Estados Unidos como resultado de las elecciones.

OPINIÓN: Libre de ideología, Trump puede ser un buen negociador

Las propuestas negativas reflejan un nacionalismo económico que favorece a las élites empresariales locales a costa de los consumidores. En campaña, Trump se manifestó consistentemente en contra de la competencia, del libre comercio y del libre movimiento de personas en búsqueda de mejores oportunidades.

Este conjunto de ideas sobre la economía reciben comúnmente el nombre de mercantilismo, sistema económico anterior al capitalismo moderno, que plantea que el progreso de un país depende de promover la producción nacional a cualquier costo.

Un escenario que podría resultar desastroso tanto para Estados Unidos como para México y el resto del mundo sería un descuido de las finanzas públicas, con reducciones de impuestos e incrementos sustanciales al gasto público que lleven a un crecimiento del déficit fiscal y a la explosión de la deuda pública.

OPINIÓN: Nepotismo, la amenaza del gobierno de Trump

Adicionalmente, no sería impensable que se diera una alianza entre Trump y los demócratas en el Congreso, ayudados por algunos votos del ala más populista y aislacionista del partido Republicano, para limitar seriamente el libre comercio, mantener los aspectos más populares aunque irresponsables de la reforma al sistema de salud -conocido coloquialmente como Obamacare-, y llevar a cabo medidas que impacten seriamente el empleo o la posibilidad de crear nuevas empresas, como un aumento sustancial en el salario mínimo.

Sin embargo, vale la pena considerar que también hay aspectos de la propuesta económica de Trump que pueden resultar muy positivos y que hubieran sido impensables de haber resultado electa Hillary Clinton.

Con la elección de los candidatos republicanos en todos los niveles de gobierno se abre la posibilidad de llevar a cabo acciones que reflejen lo que algunos economistas destacados, como John Taylor de la Universidad de Stanford y John Cochrane de la Universidad de Chicago, han llamado “una vuelta a los principios económicos básicos”.

OPINIÓN: 100 días para administrar la incertidumbre

Estos principios consisten básicamente en:

  • bajar las tasas impositivas a las personas y a las empresas para reducir los desincentivos a trabajar e invertir;
  • fortalecer los derechos de los ciudadanos frente a los abusos de las autoridades, disminuyendo la regulación excesiva para hacerla más razonable y basada en un estricto análisis costo-beneficio que no inhiba la libertad de los emprendedores para competir con mejores ideas, productos y servicios;
  • una reforma del sistema de pensiones y seguridad social que prevenga una crisis de deuda pública y mejore los incentivos;
  • y una reforma monetaria que provea a los agentes económicos con mejores incentivos y una mayor predictibilidad acerca de las acciones del Banco Central.

Muchas de estas ideas están contenidas en el documento presentado por los legisladores republicanos, particularmente de la Cámara de Representantes, conocido como “Un Mejor Camino”.

Algunas de las propuestas que se incluyen en este documento son: buscar una regulación más sensata de las diferentes actividades económicas, liberar el acceso a energía asequible y confiable, acabar con el favoritismo y los rescates de empresas (especialmente en el sector financiero), eliminar trabas burocráticas a opciones educativas innovadoras, reformar el sistema legal para disminuir abusos en demandas y litigios que sólo benefician a los abogados, así como una simplificación profunda del sistema tributario para hacerlo más sencillo y más justo.

Lee: Trump asigna a Steven Mnuchin como secretario del Tesoro

Si el presidente electo Trump y los líderes republicanos en el Congreso pueden llegar rápidamente a acuerdos que se enfoquen en disminuir la carga impositiva de manera responsable y dar reversa a los mayores excesos regulatorios y a la reciente expansión del poder discrecional del estado, especialmente en temas relacionados con energía, salud y servicios financieros, será algo muy positivo que podría elevar el crecimiento económico de Estados Unidos de manera sostenida.

Algunas estimaciones nos hacen pensar que es posible una mejora en el crecimiento estadounidense para llegar a niveles superiores al 3%, lo cual es sumamente significativo si pensamos que representa un avance de más de 30% en comparación con lo que se ha alcanzado en promedio desde la crisis del 2008.

Lee: Trump y su amenaza del arancel de 35%

Habrá que estar muy pendiente en las siguientes semanas de la definición de prioridades, planes de acción y miembros del equipo de gobierno para anticipar cuál de las dos tendencias será la prevaleciente y poder así ir descubriendo el rumbo económico que tomará la era Trump.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
El sismo derribó una escultura y una cruz de la Catedral Metropolitana
No te pierdas
×