OPINIÓN: Sustentabilidad e inversión social como respuesta a Donald Trump

Ante la severa crisis de legitimidad de la clase política mexicana, el contrapeso a la política Trump deberá ser nuestra transición hacia la sustentabilidad liderada por el sector privado.
De darse la renegociación del TLC, como lo adelantó el presidente electo de EU, nuestra respuesta deberá ser impulsar el poder adquisitivo de la base de la pirámide controlando la inflación, señalan especialistas.
Alternativas  De darse la renegociación del TLC, como lo adelantó el presidente electo de EU, nuestra respuesta deberá ser impulsar el poder adquisitivo de la base de la pirámide controlando la inflación, señalan especialistas.  (Foto: Cortesía)
CARLOS VIESCA LOBATÓN

Nota del editor: Carlos Viesca Lobatón es fundador y director de RINTERS y docente en la Maestría de Administración de Empresas Socioambientales de la Universidad del Medio Ambiente (UMA). Tiene 10 años de experiencia en la consultoría de negocios con enfoque en la sustentabilidad y la responsabilidad corporativa trabajando tanto con multinacionales, como con pymes y emprendedores. Su cuenta de Twitter es @CAVILO_ . Las opiniones expresadas en este artículo son de responsabilidad del autor.

(Expansión) – Ante el triunfo de Donald Trump, los líderes de empresas como Starbucks, GE, Apple, IBM y PepsiCo respondieron contundentemente. Se posicionaron refrendando su compromiso con la diversidad, la inclusión y la necesidad de luchar contra la polarización de la sociedad estadounidense. En vez de optar por el proteccionismo ante la desesperanza, Aron Cramer, Presidente y CEO de BSR, recomienda apostar más que nunca por los negocios sustentables e incluyentes.

OPINIÓN: ¿Cómo los líderes tecnológicos pueden imponerse ante Trump?

Asumiendo que una presidencia Trump pudiera ser un mayor riesgo para México que para Estados Unidos, la respuesta del empresariado mexicano necesita ser la misma.

Si los alarmantes niveles de violencia, corrupción, parálisis económica y rezago social de México no han logrado convocar al sector privado para adoptar un mayor liderazgo social y ocupar los vacíos que ha dejado la falta de competencias e ideas del gobierno, esperemos que la amenaza de un Estados Unidos menos amigable detone la movilización del sector privado.

OPINIÓN: Elecciones y corrupción, en el centro de atención del 2017

Y sí, Trump tiene razón

Ante esta coyuntura, necesitamos abordar tres temas en los que Trump - aunque nos duela incluso decirlo - tiene razón: globalización, apertura comercial y migración. Sí, necesitamos volver a voltear hacia dentro.

La globalización como modelo económico comienza a alcanzar sus límites y la “deglobalización” de China es muestra de ello. Para México, igual que para China, dado que nuestro potencial industrial está pesadamente cargado a la exportación, esta inminente “desglobalización” podría resultar catastrófica.

Politólogo George Friedman habla sobre la relación que Trump tendrá con México

Entonces, ¿no sería bueno, sin volver al proteccionismo, replantear nuestro postura al negociar acuerdos comerciales? Después de todo, difícilmente podríamos decir que 30 años de apertura comercial de México han contribuido sustantivamente a la prosperidad de todos los mexicanos.

Por otro lado, si bien no podemos aceptar la xenofobia de Trump contra la migración, ¿no pecamos de indolentes demandando la defensa de “nuestros” migrantes cuando dejan el país, en vez de evitar que se vayan?

¿No deberíamos estar pensando en cómo recuperar a los millones de mexicanos que residen ilegalmente en Estados Unidos para sumarlos con todas sus capacidades al impulso de nuestra economía? ¿A caso no deberíamos estar haciendo más contra la violencia y la marginación que expulsa a millones de mexicanos de sus comunidades?

OPINIÓN: Claroscuros hacia la era Donald Trump

La respuesta debe venir del sector privado

Ante la severa crisis de legitimidad de la clase política mexicana, el contrapeso a la política Trump deberá ser nuestra transición hacia la sustentabilidad liderada por el sector privado. Una respuesta más económica que política que detone un cambio paradigmático en la forma de concebir los negocios en México.

¿La clave? Una alianza entre los 160,000 millonarios mexicanos y la industria con los innovadores y emprendedores sociales para capitalizar la rentabilidad de combatir la pobreza, en vez de luchar contra los pobres.

México se prepara para la presidencia de Trump: Agustín Carstens

Ser la economía 14 del mundo implica que tenemos los recursos necesarios para multiplicar modelos económicos regenerativos y negocios innovadores que hagan del combate a la pobreza y la resiliencia climática una rentable inversión para todos. Impulsar la economía circular multiplica la capacidad de generar empleos desacoplando el crecimiento económico de la degradación ambiental.

De darse la renegociación del TLC, y ante el probable flujo masivo de migrantes de regreso a México, nuestra respuesta deberá ser impulsar el poder adquisitivo de la base de la pirámide controlando la inflación.

Lee: Trump renegociará el TLCAN desde el Día 1 en la Casa Blanca

Poner mayor foco de la industria en el mercado interno con soporte financiero para desarrollar cadenas productivas locales. Invertir en innovación tecnológica y el consumo local de dicha innovación. Asimismo, impulsar la reactivación del campo con un enfoque social: fortalecer los sistemas económicos rurales sin depender de mercados externos; invertir en la recuperación de los servicios ambientales del campo (bosques, suelos, agua).

Garantizar la resiliencia de las ciudades, industrias y ecosistemas del país ante el cambio climático. Promover la transición energética y la modernización de la red de transmisión eléctrica. Detonar la transición modal del transporte hacia la sustentabilidad.

OPINIÓN: Las ciudades del mundo, contra el cambio climático

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En vez de antagonizar a la administración Trump, hagamos eco de sus políticas, pero bajo nuestros términos. Así, no solo evitaríamos cuatro años de malas relaciones con Estados Unidos, sino que podríamos incluso generar apoyo desde Washington. Necesitamos enfrentar este momento histórico pensando fuera de la caja y posicionarnos como un agente conciliador y promotor de la colaboración internacional.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Crisis minorista: ¿por qué grandes cadenas están cerrando sus tiendas?
No te pierdas
×