OPINIÓN: ¿Se prepara Donald Trump para someter los intereses de EU a Rusia?

Lo que Trump parece buscar no es restaurar las relaciones con Moscú, sino destruir décadas de política estadounidense de una manera que satisfaga las aspiraciones geopolíticas de la Rusia de Putin.
Todavía no se sabe lo que Donald Trump hará una vez en el cargo, sobre todo porque algunos de su propio gabinete discrepan vehementemente con su postura sobre Rusia.
Incertidumbre  Todavía no se sabe lo que Donald Trump hará una vez en el cargo, sobre todo porque algunos de su propio gabinete discrepan vehementemente con su postura sobre Rusia.  (Foto: FOTOARTE: Cristian Ramírez)
FRIDA GHITIS

Nota del editor: Frida Ghitis es colaboradora frecuente de CNN y columnista de asuntos mundiales de The Miami Herald y World Politics Review. Fue productora y corresponsal de CNN. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

(CNN) – ¿Se prepara Donald Trump para someter los intereses de Estados Unidos a Rusia?

La entrevista del presidente Donald Trump con el Times de Londres y el medio alemán Bild la semana pasada fue un golpe bajo para Europa.

Parecía sugerir que Estados Unidos puede dar la espalda a sus aliados, debilitando así a la propia Unión Americana y fortaleciendo a Rusia, desechando lo que Estados Unidos ayudó a construir durante tres cuartos de siglo.

OPINIÓN: El borrón y cuenta nueva de Trump con Rusia podría funcionar

A juzgar por lo que hemos oído de Trump, el presidente ruso Vladimir Putin no solo debió haber estado satisfecho con la elección de Trump… debió haber estado encantadísimo. Hay pocas cuestiones de fricción entre Rusia y Occidente en las que Trump no haya indicado ya que planea ponerse del lado de Putin.

En las asombrosas declaraciones de Trump a ambos diarios, describió la Unión Europea como un instrumento de la dominación alemana. Alemania y su líder, la canciller Angela Merkel, uno de los aliados más importantes de Estados Unidos, fueron un blanco particular de los ataques mal disimulados de Trump.

Trump dijo que confía en Merkel y Putin por igual, colocando a la líder de un país toral en la alianza transatlántica en la misma categoría que el líder de una nación que ha antagonizado con Estados Unidos en todo momento. "Empiezo confiando en los dos", dijo con desdén, "pero veamos cuánto dura." ¡Cómo debe haber disfrutado Putin!

Vladimir Putin, ¿un aliado de Donald Trump y amigo de Estados Unidos?

Trump reiteró su afirmación de que la OTAN es obsoleta, y declaró con desenfado que no le importa lo que suceda a la Unión Europea, calificando la decisión de Gran Bretaña de abandonar el bloque como "una cosa maravillosa".

Esa posición es notable porque desde la Segunda Guerra Mundial cada gobierno estadounidense ha apoyado la integración europea como una forma de fortalecer la alianza occidental y promover sus valores compartidos.

Rusia es un tema con una fuerte carga política para el presidente estadounidense. Una nueva encuesta de CNN/ORC revela que 8 de cada 10 estadounidenses dicen que están prestando mucha atención al tema. Y aunque hay un profundo desacuerdo sobre la importancia de los recientes informes de inteligencia, hay un consenso abrumador en la desaprobación de Putin, sólo el 12% dijo tener una opinión positiva del presidente ruso.

OPINIÓN: ¿Nos estamos equivocando sobre la relación Trump-Putin?

Hagamos una pausa aquí para recordar: Existe una razón por la que Estados Unidos y Europa han sido aliados, mientras que la Rusia de Putin ha estado en el lado opuesto. Europa y Estados Unidos comparten ideales básicos sobre la democracia, los derechos humanos y las libertades individuales.

Ahora Trump está alineándose cada vez más con el líder de un país que ha desmantelado consistentemente una democracia en ciernes; donde los críticos del presidente mueren en circunstancias misteriosas, donde los ataques autorizados por el gobierno contra los ciudadanos LGBT han provocado la huida de personas, donde los políticos de la oposición escapan también para salvar la vida.

A pesar de esto, Trump ha desestimado las críticas que despertaron sus amistosos dichos sobre Putin afirmando que es mejor para Estados Unidos tener a Rusia como amigo que como enemigo. Sin embargo, lo que Trump parece buscar no es simplemente restaurar las relaciones con Moscú, sino destruir décadas de política estadounidense de una manera que satisfaga las aspiraciones geopolíticas de la Rusia de Putin. Este no es el arte de la negociación, es la rendición.

OPINIÓN: Las tácticas de Putin para someter a sus oponentes

Por supuesto, todavía no sabemos lo que Trump hará una vez en el cargo, sobre todo porque algunos de su propio gabinete discrepan vehementemente con su postura sobre Rusia.

Por ejemplo, el general James Mattis, el probable secretario de Defensa, acertó de lleno durante su confirmación en el Senado cuando explicó que "... lo más importante es que reconozcamos la realidad de lo que enfrentamos con el Sr. Putin”, quien "está tratando de romper la alianza del Atlántico Norte". Mattis aconsejó, "trabajar con los aliados para defendernos donde sea necesario".

En efecto, si Putin pretende destruir la Unión Europea y la OTAN, no necesitará armas. Trump lo hará por él si sus políticas coinciden con sus dichos, en lugar de atender las advertencias de figuras clave como Mattis.

Los desafíos internacionales que tendrá que enfrentar Donald Trump

¿Cómo lo haría? Por un lado, Trump ha insinuado repetidamente planes para levantar las sanciones impuestas por Occidente después de que las fuerzas rusas se apoderaron de la península de Crimea y enviaron efectivos rusos camuflados al este de Ucrania para fomentar una guerra civil allí.

Esto ha despertado desasosiego entre los vecinos más cercanos de Rusia, una alarma compartida incluso en Europa occidental. Los europeos vieron lo que Putin hizo en Ucrania y temen que Estados Unidos no haga nada para impedir que Putin cause estragos en sus países.

(Las posturas pro-rusas, vale la pena señalar, fueron un sello distintivo de la campaña presidencial de Trump. Cuando la campaña era dirigida por Paul Manafort - quien tiene estrechos vínculos con el bando pro-ruso de la política ucraniana - ésta obligó al Partido Republicano a cambiar su plataforma, eliminando las críticas de Rusia y las promesas de apoyar la independencia de Ucrania.)

OPINIÓN: Putin, el mejor amigo más peligroso de Trump

No sorprende, pues, que Europa se esté preparando para la posibilidad de una vida sin lazos estrechos con Estados Unidos, forjados en las cenizas de la Segunda Guerra Mundial. Merkel dijo, "No hay garantía eterna para una estrecha cooperación" en las relaciones transatlánticas. "Nosotros los europeos, tenemos nuestro destino en nuestras manos".

La posible fractura de una alianza de 70 años de antigüedad -un poderoso bloque económico, político y militar- sería una gran pérdida para Europa y una invaluable victoria para Putin. Pero también constituiría una pérdida histórica para Estados Unidos.

OPINIÓN: El 'bromance' de Trump y Putin podría dividir a Occidente

La fuerza de Estados Unidos deriva no sólo del tamaño de sus fuerzas armadas, también del poder de sus alianzas y sus ideas. Trump, si cumple sus amenazas disruptivas, haría de Estados Unidos un país más débil, un país que no goza del apoyo de la mayor alianza militar de la historia que ha puesto a Estados Unidos en el centro de una poderosa familia de naciones que comparten visiones sobre las libertades económicas, sociales y políticas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Seguro, llevarse bien con Putin sería bueno, pero no a expensas de los valores de Estados Unidos; no a costa de debilitar a Estados Unidos. No a costa de traicionar a los verdaderos amigos de Estados Unidos.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Diez alimentos que le hacen bien a tu cerebro
No te pierdas
×