OPINIÓN: Ya se acabó la diversión con los tuits de Trump

Ahora que el presidente republicano está exigiendo una investigación legislativa sobre la acusación de espionaje que hizo contra Obama, sin mostrar pruebas, entramos en un terreno nuevo y alarmante.
Donald Trump denuncia supuesto espionaje telefónico ordenado por Barack Obama

Nota del editor: Dean Obeidallah fue abogado; conduce el programa The Dean Obeidallah Show, que se transmite diariamente por la estación estadounidense SiriusXM, además de que es columnista del sitio The Daily Beast. Síguelo en Twitter como @deanofcomedy. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

(CNN) — El sábado 4 de marzo por la mañana, muchos reímos con la tormenta que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desató en Twitter al acusar al expresidente Barack Obama de intervenir sus teléfonos durante la campaña presidencial. Después de todo, y como se ha señalado en los medios de comunicación, Trump no ha dado prueba alguna de esta extraña acusación.

Poco después, pululaban las bromas a costillas de Trump. Esa noche, Michael Che, uno de los conductores del segmento Weekend Update del programa de televisión Saturday Night Live (SNL) lo expresó mejor (y además hizo referencia a Ivanka Trump): "Pues bien: este sábado por la mañana, mientras su enfermera estaba en el templo, el abuelo escapó de su habitación y volvió a meterse a Twitter".

Lo único que pude hacer es preguntarme qué vendrá después: ¿Trump acusará a Obama de haber sido uno de los que entregó el sobre equivocado a Warren Beatty en la ceremonia de los Óscar? ¿O tal vez acuse a Obama de matar a Tupac?

Pero el domingo por la mañana, el chiste terminó porque Trump empezó a exigir al Congreso estadounidense, que está en manos de los republicanos, que le hicieran caso a su teoría de la conspiración.

Lee: El FBI pide refutar las acusaciones de Trump contra Obama

Como señaló Sean Spicer, portavoz de Trump, en una serie de tuits: "El presidente Trump está solicitando que, como parte de su investigación de las actividades rusas, las comisiones de inteligencia del Congreso ejerzan sus facultades de investigación para determinar si hubo abusos de las facultades de investigación del poder ejecutivo en 2016".

La "solicitud" de Trump debería causarle escalofríos a cualquier persona que entienda cómo funcionan los dictadores. Ellos también usan el aparato gubernamental para respaldar sus caprichos. Peor aún, también pretenden castigar a sus predecesores y a sus opositores políticos… como hemos visto en países como Irán, Zambia y, desde luego, Rusia.

"Así es como comienzan los dictadores ": El republicano John McCain a Trump

¿Cuánto tiempo va a pasar para que los subalternos de Trump insinúen que Obama podría ser culpable de un delito?

En este punto, entendemos que "Trump es como es". Recurrirá a Twitter para desahogarse de la política, de Nordstrom e incluso de SNL. Es nuestra nueva anormalidad. Por eso, el sábado en la mañana fue fácil reírnos de sus tuits sobre una historia que parece tomada directamente de las páginas del medio de comunicación oficial de Trump… perdón, quise decir de Breitbart.com.

Además, vale la pena profundizar en el tema de que los tuits del sábado fueron una locura… en todos los sentidos. Nos hicieron reír pero también evocaron cierto frenesí o desequilibrio. En uno de sus tuits, Trump habló de macartismo: "¡Terrible! Acabo de enterarme de que Obama me intervino en la Trump Tower justo antes de que ganara. No encontró nada. ¡Esto es macartismo!".

OPINIÓN: El tuit más escalofriante de Donald Trump

También hizo referencia a Nixon y al escándalo del Watergate, además de que dijo que Obama es un "tipo malo (o enfermo)": "Qué bajo cayó el presidente Obama al intervenir mis teléfonos durante el muy sagrado proceso electoral. Esto es como Nixon y Watergate. ¡Qué tipo tan malo (o enfermo)!". Nadie sabe por qué usó paréntesis para decir que Obama era un tipo "enfermo".

Aunque para empezar la historia tiene poca credibilidad, cualquier rastro de ella se perdió una hora más tarde, cuando Trump atacó a Arnold Schwarzenegger y a sus índices de audiencia como conductor del programa de televisión The Apprentice: "Arnold Schwarzenegger no va a irse voluntariamente de The Apprentice, lo despidieron por sus índices de audiencia patéticos, no lo despedí yo. Qué triste final para un programa tan genial".

Trump de hecho quiere que creamos que acaba de descubrir el escándalo más grande después de Watergate, pero que había tenido un efecto tan profundo en él que una hora más tarde se sintió obligado a tuitear sobre los índices de audiencia de Arnold Schwarzenegger. Poco después, la oficina de prensa de Trump señaló que el presidente, quien estaba quedándose otra vez en su centro vacacional Mar-a-Lago en Florida por el fin de semana, "podría ir a tirar unas cuantas bolas de golf" más tarde, ese día. ¿Alguien sabe si Bob Woodward y Carl Bernstein fueron al campo de práctica de golf después de unir los cabos sueltos de la conspiración del Watergate?

OPINIÓN: El que a filtraciones mata, a filtraciones muere, la ironía en Trump

Si todo esto hubiera terminado con algunos tuits descabellados, podríamos considerar que esta historia es simplemente otra de las mentiras de Trump o un esfuerzo por distraernos del escándalo creciente de los lazos de su administración con Rusia. Pero ahora que Trump está exigiendo, a través de Spicer, que se lleve a cabo una investigación legislativa (con los recursos del erario) sobre una acusación que hizo contra su oposición, sin tener una pizca de pruebas, estamos entrando en un terreno nuevo y alarmante. Igualmente alarmante es que, el domingo 5 de marzo, el portavoz de Trump dejara en claro que, al igual que un dictador, Trump y su administración se niegan a responder cualquier pregunta de los medios respecto a tales pruebas. "Ni la Casa Blanca ni el presidente harán más comentarios al respecto hasta que se lleve a cabo dicha investigación".

Es hora de que los líderes republicanos del Congreso nos muestren si simplemente van a ser el tapete de Trump y su agenda diabólica o si serán patriotas estadounidenses que se opondrán a este dictador en potencia. Espero que hagan lo segundo y sigan concentrados en la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses y en la posible colusión de la administración de Trump con las autoridades rusas.

¿Qué van a escoger, republicanos: a Trump o a Estados Unidos? Esperamos su respuesta.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Barcelona rinde homenaje a las 14 víctimas de los atentados
No te pierdas
×