OPINIÓN: La nueva polémica que envuelve a Trump mueve a los mercados financieros

Para algunos, comienza a aparecer el fantasma del posible juicio al presidente, como ocurrió 43 años atrás y que terminó en la renuncia de Nixon y la sucesión de Ford.
En algún momento de 2017 se podría dar el fin del romance de Wall Street con el presidente Trump, aseguran analistas.
Cuestión de tiempo  En algún momento de 2017 se podría dar el fin del romance de Wall Street con el presidente Trump, aseguran analistas.  (Foto: iStock)
Roberto Ruarte / / / Director y editor de Ruarte Reports

Nota del editor: Roberto A. Ruarte es asesor en mercados financieros. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) – Cuando eligieron a su presidente Donald Trump para el periodo 2017/2021, los estadounidenses tenían en claro la personalidad del ungido presidente, con declaraciones como candidato - algunas polémicas - están viendo cómo dicho carácter está siendo impuesto a su mandato en ejercicio.

Apenas se han cumplido sus primeros 100 días de mandato y algunas de sus decisiones han causado polémicas, revuelo y algunos se animan a tildarlo de escándalos.

OPINIÓN: Trump amenaza con fisurar el muro de defensa republicano

El bombardeo a Siria, el anuncio de un portaaviones en dirección a Corea del Norte, el pedido de renuncia al director del FBI, entre otros temas, y ahora compartir información clasificada de inteligencia y clasificada con Rusia, han puesto a detractores y opositores en pensar que Trump puede ser sujeto a un impeachment político, algo no visto desde el republicano Richard Nixon en el Watergate de 1974.

Para algunos, el fantasma del posible juicio al presidente que ocurriera 43 años atrás y que terminaron en la renuncia de Nixon y la sucesión de Ford comienza a aparecer.

Estamos muy lejos de ser expertos analistas políticos para evaluar la viabilidad y factibilidad de un posible impeachment. Lo que sí está claro es que esta última noticia ha movido los mercados financieros en un modo que no resulta sorpresa para nosotros, ya que está dentro de la dirección proyectada para 2017 que promete ser tumultuoso en lo político y volátil en lo financiero.

Lee: WSJ llama la atención a Trump por su indisciplina

El romance entre los mercados financieros y Donald Trump que empezara en su asunción ha tomado una pausa, se ha puesto en stand by, viendo si vuelve a tener un último round de euforia y credibilidad, o si definitivamente la confianza se ha ido definitivamente y pasa esta situación como en la caída de 1972-1974 en el Dow.

En ese periodo los precios se desplomaron de 1,075 a niveles de 570 con una caída nominal del 50% y en términos reales superior al ser la década del 70 inflacionaria.

La reacción de los mercados ha sido congruente con nuestra visión de 2017 de cambio, luego del año Fibonacci 2016. En efecto, el dólar se ha desplomado contra todas las monedas, el DXY, el índice que cotiza contra las canastas de monedas donde está el euro, el yen, la libra, la corona sueca, el canadiense, el franco suizo, entre otras, ha perdido posiciones muy por debajo de los 100 puntos, que valía días atrás y de los 103.70 de máximo que tocara este año.

Lee: ¿Por qué la última crisis de la Casa Blanca es asunto grave?

El oro saltó de niveles de 1,235 que se encontraba para alcanzar 1,260 dólares, y el Dow se desploma de los 21,000 puntos a los 20,700, con una caída de 300 puntos que está dentro de las más importantes del año.

Como hemos mencionado, nuestra posición para 2017 era pro-oro, en contra del dólar estadounidense y proyectamos para 2017 en algún momento el fin del romance de Wall Street con el presidente Trump.

De hecho, hicimos notar que las grandes caídas de Wall Street han ocurrido con presidentes republicanos, como la de 1929 a 1932 con Hoover, la de 1972 a 1974 con Nixon, la de 1987 con Reagan, la de 2000 al 2003 y la de 2007 al 2008 con George W. Bush.

Lee: La presidencia de Trump, amenazada por escándalo del FBI

Decíamos que luego de una subida de 8 años con Obama de la Bolsa de Estados Unidos era cuestión de tiempo para que la tendencia alcista llegue a su fin y que una caída mucho mayor que un 20% que define un mercado bajista se presente para los tres índices: Dow, S&P500 y Nasdaq.

Si bien nos queda claro que los comportamientos del miércoles son parte de la tendencia de los próximos años para el mandato de Trump como saldo - esto es dólar estadounidense débil, oro firme y bolsas débiles -, todavía es prematuro decir que las fichas de dominó se van a caer todas de forma rápida.

En el caso específico del oro y del dólar es posible que el piso del primero y el techo del segundo sea definitivo. Sin embargo, no estamos tan seguros para el caso de la Bolsa estadounidense.

Lee: El escándalo Trump-Rusia pega tanto al peso como al dólar

Creemos que la falla del Dow en superar los techos del 1 de marzo de 2017 en 21,169, contra nuevos máximos históricos marginales pero nuevos al fin en 2,405 del martes contra los 2,400 del 1 de marzo o la seguidilla de máximos en el Nasdaq 100, que pasó los 5,700 puntos, puede ser parte de picos pero de onda 3) de la serie desde 2016.

En nuestra técnica, debe haber cinco movimientos para producirse el cierre de la tendencia alcista. Por lo tanto, hay una razonable duda sobre qué fichas de dominó ya se caerán. Solo creemos que puede ser una muestra de lo que puede pasar más adelante.

A pesar de ello la caída del Dow y del S&P500 podría extenderse entre 2 y 4% a la zona de 20,500-20,000, y S&P500 2,350-2,320, y puede encontrar compra allí para volver el mercado a nuevos máximos históricos arriba de los 21,169, los 2,405 y los 5,724 puntos como onda 5) final, y allí sí los tres índices en tándem y con gran euforia terminarán todo el avance desde 2016, desde 2009, desde 1974, desde 1941 y potencialmente desde 1932, produciendo un mercado bajista con una caída muy superior al 20% similar, quizás similar a la de 2008.

Lee: ¿Trump interfirió una investigación? Wall Street no lo sabe, pero sí lo resiente

Si el mercado perfora con facilidad 20,000-19,670, y los 2,300-2,250 puntos, las posibilidades de que haya terminado el ciclo alcista serán altas y Trump será preso de la maldición de los presidentes republicanos, que creemos que tarde o temprano llegará con un dólar débil y el oro firme, al menos en una primera etapa.

El vix indicador de volatilidad del mercado descendió a niveles no vistos desde 2000, típico de un proceso de techo. Lo que estamos tratando de averiguar es si los techos en la Bolsa de Estados Unidos fueron vistos y la tendencia cambió para una gran tendencia bajista, o si preferentemente es un último ajuste para ver la euforia final antes de la importante caída.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En cualquier caso, la subida de Wall Street es distribución y no acumulación. El ciclo alcista desde 2016, y desde marzo del 2009, está maduro. Además, podríamos cerrar ciclos alcistas más largos desde 1974, 1941 o inclusive 1932 para algunos analistas más apocalípticos. En cualquier caso extrema cautela es sugerida en la actual coyuntura. Lo del miércoles es una muestra de lo que podemos ver exacerbado en algún momento de los próximos 12 meses.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
En Venezuela se está rompiendo la estructura de poder: Carlos Alberto Montaner
No te pierdas
×