OPINIÓN: La identidad personal, un nuevo reto para los notarios

El nuevo concepto de identidad personal genera serias discusiones y empieza a impactar en varias instituciones, como el derecho de familia, de filiación y el sistema de adopción.
El tema de la identidad trae consecuencias desde el punto de vista legislativo y ejecutivo.
Debate  El tema de la identidad trae consecuencias desde el punto de vista legislativo y ejecutivo.  (Foto: iStock)
José Ángel Fernández Uría

Nota del editor: José Ángel Fernández Uría es integrante del Colegio Nacional del Notariado Mexicano. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) — Hace tiempo, uno de los pasantes que trabaja en mi notaría, me preguntaba cómo los notarios podemos decir que identificamos plenamente a un compareciente o nos aseguramos de su identidad. Un aspecto clave en nuestra labor diaria.

Es cierto, para hablar de la certeza jurídica que otorga la función notarial tenemos que referirnos al tema de identidad. Para los notarios tradicionalmente la identidad era un conjunto de rasgos que caracterizan al individuo frente a los demás, es a partir de ahí que los notarios podemos decir “me aseguré de su identidad”, es decir, me aseguré que esa persona es quien dice ser.

Sin embargo, a raíz del crecimiento de las corrientes progresistas y neoconstitucionalistas en México y el mundo, el concepto tradicional de identidad está cambiando para hablar del concepto de “identidad personal”. ¿Qué retos presenta este nuevo concepto de identidad personal? ¿Qué impacto tiene este nuevo concepto en diversas ramas del Derecho?

El nuevo concepto de identidad personal está asociado al del derecho humano a la identidad y se refiere a la “forma en que cada individuo se ve a sí mismo”, y en éste influyen aspectos como quiénes son mis ancestros, de dónde vengo y a dónde voy.

El dar este giro genera serias discusiones y empieza a impactar en varias instituciones, como el derecho de familia, de filiación y el sistema de adopción.

Lee: Diputados rechazan la iniciativa de matrimonio igualitario

Pongamos un ejemplo, nuestro país tuvo por años un sistema de adopción simple (esta adopción es la que genera solo derechos y deberes entre el adoptante y el adoptado, pero no crea relación alguna de parentesco entre el adoptado y los parientes del adoptante ni entre el adoptante y los parientes del adoptado). En muchos estados se luchó largo tiempo para que se cambiara la adopción simple por un sistema de adopción plena; sin embargo, en la adopción plena se pierde la identidad personal y se afecta el derecho humano del individuo de conocer su identidad, por lo que ahora hay quien busca regresar a la adopción simple.

Desde la función notarial, veo tres grandes retos relacionados con la identidad en nuestro país:

1. La falta de actas de nacimiento. La mayor parte de la doctrina legal considera que el primer rasgo de la identidad, en cuanto a la forma en que nos proyectamos en sociedad, es estar registrado. De hecho se considera un derecho humano tener un nombre y un acta de nacimiento. Cifras conservadoras consideran que 14 millones de mexicanos no tienen acta de nacimiento y nunca han sido registrados, esto es más del 10% de la población. ¿Qué pasa cuando una persona sin acta de nacimiento llega a una notaría? ¿Cómo puedo asegurarme de su identidad como notario si no tiene acta de nacimiento? Si no puedo asegurarme de su identidad, ¿cómo podrá otorgar testamento o escriturar una propiedad?

2. Reasignación sexo-genérica. Es cuando una persona siente que existe una diferencia entre el sexo con el cual nació y el sexo al que cree que pertenece y, en consecuencia, cambia su identidad. En la mayoría de los estados que la regulan es requisito para la reasignación sexo-genérica que se realicen procedimientos de química y de estética. Sin embargo, en la reforma que se hizo al Código Civil para la Ciudad de México y la propuesta que hizo la Presidencia de la República para la modificación del Código Civil Federal, no se pide que haya procedimientos de química y estética para la reasignación sexo-genérica y solo se requiere una expresión de rol de género, es decir manifestaciones relacionadas con la vestimenta, la expresión corporal o verbal y el comportamiento.

¿Qué consecuencias tendrá esto en la validez del matrimonio, filiación y materia sucesoria? ¿Cómo vamos a aplicar como notarios estas cuestiones? El principal problema se va a presentar cuando llegue a nuestra notaría una persona con un pasaporte que dice que es mujer y la foto sea de un hombre, ¿cómo podremos asegurarnos de su identidad?

Lee: 3 mitos que configuran el debate sobre las personas transgénero en EU

3. Niños no acompañados y migrantes. En la Ciudad de México hay cerca de 7,500 niños no acompañados, que no necesariamente son mexicanos, y que no tienen forma de comprobar su identidad. ¿Qué pasará cuando estos niños crezcan y no tengan una identificación? ¿Qué pasará cuando acudan a un notario para realizar un acto de compraventa o un testamento? De acuerdo con la Convención de los Derechos de los Migrantes se considera una violación de los derechos humanos no permitirles ejercitar sus derechos plenos, entre ellos realizar diversos actos ante notario.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sirvan estas consideraciones para destacar la necesidad de reflexionar sobre el tema de la identidad y sus consecuencias desde el punto de vista legislativo y ejecutivo. Para los notarios son un llamado de alerta para meditar cómo enfrentaremos en nuestro día a día los problemas relacionados con la identidad.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Trump asegura en Phoenix que Joe Arpaio “fue condenado por hacer su trabajo”
No te pierdas
×