OPINIÓN: Qatar tiene que empezar a cambiar su conducta

A pesar de las promesas de Qatar firmadas en el Acuerdo de Riad en 2014, desafortunadamente nada ha cambiado en cuanto al flujo de recursos para financiar a las organizaciones terroristas.
Doha  El gobierno catarí afirma que las medidas que sus vecinos han tomado son incivilizadas.  (Foto: AFP)
Sultán Ahmed al Jaber

Nota del editor: El sultán Ahmed al Jaber es ministro de Estado de los Emiratos Árabes Unidos. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(CNN) — En las dos semanas que han pasado desde que los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Egipto y Bahréin decidieran cortar lazos diplomáticos con Qatar, la repuesta del gobierno catarí ha sido tratar de cambiar el tema. Pero lo que tiene que cambiar es la conducta.

Nada de lo que hagan para desviar la atención altera esta verdad incómoda. Desde hace demasiado tiempo, el Estado de Qatar ha permitido que el dinero fluya hacia organizaciones terroristas, entre ellos algunos grupos afiliados a Al Qaeda, el Frente Al Nusra, Hezbolá, Hamas y la Hermandad Musulmana. Ha dado refugio y apoyo a terroristas conocidos y ha instruido a sus medios de comunicación que promuevan el extremismo.

Esto representa un peligro claro y tangible para la estabilidad y la seguridad, no solo de sus vecinos, sino de la región y de cualquier parte en la que los terroristas operen.

Pero no lo crean solo porque yo lo digo. Durante los pasados tres años, tanto el Tesoro de Estados Unidos como el Departamento de Estado de ese país señalaron repetidamente que Qatar facilita el financiamiento de los terroristas. En 2014, el Tesoro estadounidense advirtió que "Qatar se ha vuelto un entorno tan permisivo con el financiamiento de los terroristas que varios de los recaudadores de fondos más importantes de Qatar fungen como representantes locales de grandes redes de recaudación de fondos para terrorismo".

Al año siguiente, el Departamento de Estado de Estados Unidos afirmó que nada había cambiado y señaló que "hay entidades e individuos en Qatar que siguen siendo fuente de apoyo financiero para grupos terroristas y extremistas violentos".

El año pasado, el panorama era perturbadoramente similar y el Tesoro estadounidense concluyó que Qatar "aún carece de la voluntad y la capacidad política para hacer valer eficazmente sus leyes contra el financiamiento del terrorismo".

El patrón es claro. A pesar de las muchas promesas, Qatar no ha cumplido y nuestra paciencia se ha agotado. Ha llegado el momento de que el Estado de Qatar cumpla las promesas que hizo en 2014, cuando firmó el Acuerdo de Riad en respuesta a nuestro esfuerzo decidido por persuadir al gobierno de Doha de que corrija el rumbo, es decir, de que cese los actos de subversión e interferencia en los asuntos internos de los miembros del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo y otros países de la región; evitar que sus medios de comunicación se usen como plataforma para simpatizantes de terroristas y para la desestabilización de la región, y prohibir que los personajes religiosos inciten a la gente. Lo más importante que queremos es que el gobierno catarí deje de reciclar sus flujos de recursos para financiar a las organizaciones terroristas, extremistas y relacionadas.

Lee: Qatar dice que no se rendirá en disputa con estados árabes

A pesar de las promesas de Qatar, desafortunadamente nada ha cambiado. Si Qatar sigue permitiendo que los clérigos extremistas defiendan a los bombarderos suicidas, no debería sorprender que la gente siga un camino malévolo, ya sea en Manchester, Londres, París o Kabul. De igual forma, si Qatar paga un rescate de mil millones de dólares a filiales de Hezbolá en Iraq y a filiales de Al Qaeda en Siria, es inevitable que incrementen los incidentes terroristas en todo el mundo.

La gente debería saber que fue doloroso tomar la decisión de cortar relaciones. Tiene consecuencias que tanto Qatar como sus vecinos tienen que asumir. Nuestra gente tiene amigos y familiares en Qatar que se han visto afectados. Sin embargo, si no actuamos, nos exponemos a un peligro mucho mayor.

El gobierno catarí afirma que las medidas que sus vecinos han tomado son incivilizadas. Esto es falso. No hay ningún bloqueo contra el Estado de Qatar. El aeropuerto y los puertos marítimos están abiertos al mundo, no solo al comercio bilateral con países que, en nombre de la seguridad nacional, suspendieron relaciones diplomáticas y económicas.

Lee: Qatar Airways se ve amenazada por la crisis en el Golfo

Sí, las medidas que tomamos tienen un impacto, pero lo asumen todas las partes y palidece al compararlo con el costo humano del terrorismo que el Estado de Qatar facilita.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No queremos más que la reanudación de relaciones normales, respetuosas y amistosas con Qatar. Se puede alcanzar una solución diplomática, pero la clave está en manos del gobierno de Qatar. Los que llevan las riendas en Doha tienen que tomar una decisión. Pueden llevar a su país al redil de los países civilizados o seguir por una senda de destrucción y aislamiento. De verdad espero que cambien el rumbo y tomen una decisión prudente.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Peña Nieto afirma que la corrupción no está detrás de todo lo que pasa en México
No te pierdas
×