OPINIÓN: Lo que Trump le hace a Sessions, puede hacérselo a todo su gabinete

Trump no se detendrá ante nada para obtener lealtad, aunque ello signifique ir en contra del Estado de derecho, opina Gloria Borger.
Lo irónico es que Sessions no se ha desviado de la línea de la presidencia; de hecho, se podría decir que es el principal defensor de Trump.
Aún leal  Lo irónico es que Sessions no se ha desviado de la línea de la presidencia; de hecho, se podría decir que es el principal defensor de Trump.  (Foto: Reuters)
Gloria Borger

Nota del editor: Gloria Borger es jefa de analistas políticos de CNN; participa regularmente en el programa The Situation Room con Wolf Blitzer, en el programa AC360, con Anderson Cooper, y en los demás programas de horario estelar de la televisora. Síguela en Twitter como @GloriaBorger. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

(CNN) — Imagínate que eres un miembro clave del gabinete del presidente de Estados Unidos. Tal vez le fuiste totalmente leal durante la campaña; tal vez te convenciste más adelante. Tal vez eras apolítico. Sin importar cuál haya sido tu historia, ahora estás metido de lleno y estás en el cargo para servir al país.

Pero mientras ves cómo todos los días el presidente trolea, ataca y atormenta públicamente al fiscal general Jeff Sessions, el primer senador que lo respaldó, que nunca abandonó a su candidato (ni siquiera en los días tormentosos del escándalo de la cinta de Access Hollywood), que cedió felizmente una carrera de 20 años en el Senado para servir, tienes que entender que esto podría pasarte a ti. Y eso no va a cambiar.

OPINIÓN: Si Trump te ofrece un empleo, no lo aceptes

El nuevo director de Comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, lo dijo de la siguiente forma: "El presidente quiere que los secretarios de su gabinete lo respalden". Un amigo de Trump lo dijo aún más claro: "Así es como le gusta al presidente. Nadie tiene el mando ni el control sino él".

En opinión del presidente, de acuerdo con esta fuente, el que Sessions decidiera recusarse de la investigación sobre Rusia fue una traición personal, un "tremendo error de carácter y de juicio. Lo considera demasiado débil", signo de que se dejó convencer por la ideología convencional y, en el proceso, legitimó la investigación sobre Rusia. Es más, agrega la fuente, Trump insiste en ser el que tenga la última palabra, siempre. "Se siente muy frustrado cuando la gente no hace lo que les dice, sin importar si está bien o mal". Aparentemente, esa es la definición de lealtad para Trump, aunque ello signifique ir en contra del Estado de derecho.

Lee: Trump se arrepiente de nombrar a Sessions como fiscal

Mientras los miembros del gabinete ven a Sessions retorcerse (y se preguntan, igual que todo el mundo, cuánto tiempo puede o debe soportar esto), no actúan como si no hubieran tenido sus propios problemas con esta presidencia. ¿Recuerdan ese vergonzoso espectáculo de circo a mediados de junio, en el que los miembros del gabinete daban la vuelta a la mesa y rendían pleitesía a su líder temerario? Sessions, quien ya estaba en problemas con Trump, le dijo al presidente: "Es un honor poder servirle en esta cuestión y dar el mensaje correcto; la respuesta es fabulosa alrededor del país".

Pues probablemente no sea buena idea intentar eso de nuevo.

Una fuente republicana que ha hablado con varios miembros del gabinete dijo que están conscientes de que lo que le ha pasado a Sessions puede pasarles a ellos.

No se están rebelando… incluso odian hablar al respecto, confidencial o públicamente; tampoco van a renunciar nada más porque están maltratando a uno de los miembros del club. Pero como lo explica una fuente cercana a uno de los secretarios del gabinete, algunos están "perturbados, para decirlo suavemente". ¿Y por qué no habrían de estarlo? "Él ha neutralizado al gabinete", dice otra fuente con conocimiento de la situación. "La mayoría no se engaña pensando que solamente podrán hacer exactamente lo que el presidente quiere que hagan".

Es cierto que los gabinetes usualmente están sujetos a las órdenes y a la voluntad del presidente. Sin embargo, usualmente no es necesario que le rindan homenaje en todos los frentes ni que estén siempre temiendo por su trabajo. Digamos nada más que esto va a causar que la próxima sesión del gabinete en el salón Roosevelt sea muy incómoda.

Lo irónico es que Sessions no se ha desviado de la línea de la presidencia; de hecho, se podría decir que es el principal defensor de Trump, tanto en cuestiones de migración, en la adopción de una postura dura en justicia penal o en la prohibición a la inmigración de personas de ciertos países. Por otro lado, las quejas de otros miembros del gabinete están muy bien documentadas.

El incierto futuro de Jeff Sessions en el gobierno de Trump está por aclararse

Como reportó primero que nadie John King, jefe de corresponsales nacionales de CNN, el secretario de Estado, Rex Tillerson, pensó que reprender públicamente a Sessions fue poco profesional. Es más, ha sentido que el yerno de Trump, Jared Kushner, se está metiendo en su territorio y que la Casa Blanca lo socavó en la disputa entre Qatar y sus vecinos del golfo Pérsico. Esto sin mencionar el incidente muy sonado en el que estalló contra la Casa Blanca porque se ha tardado en autorizar al personal que necesita, particularmente porque consideran que sus elegidos no son lo suficientemente leales a Trump. Todo esto ha causado que se especule que renunciará pronto. El miércoles 26 de julio, Tillerson dijo: "No iré a ninguna parte".

OPINIÓN: Secretario Tillerson, este no es el momento de retirarse

Una persona ajena al círculo político, que habla mucho con Tillerson (y que es su admirador), dijo que el exdirector ejecutivo de Exxon "es un tipo con mucha clase que ha llevado las riendas de algo más grande que lo que tiene ahora en sus manos". También dijo que "es demasiado inteligente para hacer algo abrupto". Sin embargo, esta fuente agregó: "su mejor día fue el día en el que lo nominaron". Eso debió doler.

Por otro lado, aunque H. R. McMaster, el asesor de seguridad nacional, no es miembro del gabinete, Jim Sciutto, jefe de corresponsales de seguridad nacional de CNN reportó que está en desacuerdo con Trump en muchos temas de seguridad nacional, de acuerdo con una fuente en el Congreso. Lo que empeora la situación es que McMaster está muy acostumbrado a hablarle al poder con la verdad, cualidad que puede ser problemática en esta Casa Blanca.

La noción unilateral de lealtad de Trump, que incluye purgar a cualquier opositor a Trump en el gobierno, sigue siendo el espectáculo principal. Otro ejemplo: una fuente que conoce la situación dijo que la Casa Blanca llamó a un miembro de alto nivel del personal de la secretaria de Educación, Betsy DeVos, para decirle que estaba despedido (había apoyado a Jeb Bush). Frustrada, DeVos llamó a la Casa Blanca para protestar y pidió que el presidente le llamara para hablar del tema. La llamada nunca llegó y el empleado sigue en su cargo. CNN intentó comunicarse varias veces con la dependencia y con la oficina de la secretaria, pero no obtuvo respuesta.

No sorprende que, de acuerdo con Barbara Starr, corresponsal de CNN en el Pentágono, el secretario de Defensa, James Mattis, haya decidido obtener acceso directo al presidente para evitar las instrucciones, los debates y las rencillas intramuros. Buena idea.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por cierto, la cosa no estaba así al principio. ¿Recuerdan las audiencias de confirmación, en las que los secretarios del gabinete contradijeron a Trump en una cuestión tras otra (como la OTAN, la tortura, la construcción inmediata del muro)? En ese entonces, Trump tuiteó: "…quiero que sean ellos mismos y expresen sus ideas, no las mías". Pero eso fue entonces. Sin embargo, dijeron lo que pensaban sobre política, no sobre lo que Trump tiene qué perder en cualquier investigación sobre Rusia. Así que las cosas son diferentes ahora. Ahora se trata de la lealtad a un presidente que se siente bajo ataque todos los días. Se trata de un presidente que exige fidelidad personal mientras sigue adelante con decisión. "Él [Trump] realmente cree que está encabezando una revolución", dijo una fuente que habla con Trump. "Y cuando cruces el mar, tal vez tengas que quemar tus naves".

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Para Estados Unidos, el TLCAN necesita cambios de fondo
No te pierdas
×