OPINIÓN: ¿Las tácticas rudas de Trump funcionarán con China y Corea del Norte?

Desde el punto de vista de China, Corea del Norte no es el Estado rebelde amenazador, sino Estados Unidos, opina Jennifer Lind.
Repercusiones  El colapso de Corea del Norte y la unificación coreana tendrían consecuencias para la competencia militar en general entre China y Estados Unidos, señalan analistas.  (Foto: Expansión)
Jennifer Lind

Nota del editor: Jennifer Lind es profesora adjunta de Gobierno en el Dartmouth College, en Estados Unidos. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — Conforme Corea del Norte avanza en el desarrollo de sus capacidades nucleares intercontinentales, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha pasado de la tolerancia a la frustración en cuanto a la intervención de China.

Lee: El programa nuclear de Norcorea es inmune a las sanciones

Hace unos meses, Trump le dijo al presidente de China, Xi Jinping: "Aprecio las cosas que han hecho" en Corea del Norte; sin embargo, en fechas recientes sus tuits han estado impregnados de irritación. "No hacen NADA por nosotros con Corea del Norte, solo hablan", declaró Trump. "Ya no permitiremos que esto siga. ¡China podría resolver este problema fácilmente!".

El gobierno chino aplacó temporalmente a la presidencia de Trump, a la que le agradó que China respaldara el endurecimiento de sanciones de la ONU contra Corea del Norte. Sin embargo, a pesar de las esperanzas de Washington, China no va a arreglar el problema con Corea del Norte, sin importar que el gobierno de Trump insista en que pueden o deben hacerlo.

Lee: China apoya las medidas de la ONU contra Corea del Norte

Es cierto que el gobierno chino tiene formas de influir en Corea del Norte: las transacciones con China representan el 90% del comercio de Corea del Norte, consistente en importaciones vitales como alimentos y petróleo. Es más: las empresas norcoreanas han fundado empresas en participación con los chinos, lo que permite que el gobierno norcoreano tenga acceso a la economía mundial. China podría ejercer presión en estas relaciones.

Aunque China tiene formas de presionar, no presionará a Corea del Norte. Como descubrí en mis charlas recientes con académicos y funcionarios en Beijing, los chinos tienen un diagnóstico muy diferente para el problema y una solución muy diferente, además de que los intereses que tienen en juego son muy distintos.

OPINIÓN: China no rescatará a Trump en el tema de Corea del Norte

Para Estados Unidos, Corea del Norte es un estado rebelde peligroso que violó el derecho internacional para adquirir armas nucleares. Sin embargo, China considera que Corea del Norte está motivado por la inseguridad.

Los chinos dicen que como Estados Unidos y Corea del Sur son mucho más poderosos, y que como Estados Unidos anda por el mundo derrocando gobiernos, no sorprende que el gobierno norcoreano quiera armas nucleares. En su opinión, Corea del Norte no es el Estado rebelde amenazador, sino Estados Unidos. "Tienes que entender —me dijeron varias personas en Beijing— que los estadounidenses son la fuente de su temor".

¿Cómo resolver el problema? Los chinos sienten que los están "responsabilizando injustamente" (como se puede ver en un editorial que se publicó hace poco en el periódico China Daily) de ser la solución. En su opinión, la clave está en el gobierno estadounidense, no en el chino; solo los estadounidenses pueden influir en el gobierno norcoreano reduciendo su temor.

Lee: Corea del Norte promete represalias por sanciones de la ONU

Los chinos urgen a Estados Unidos a detener los ejercicios militares con Corea del Sur que asustan al Norte, a dar garantías de seguridad al gobierno norcoreano y a retirar sus fuerzas militares de Corea del Sur. Para Washington, estas no son cartas que puede jugar, sino elementos esenciales para estar preparados y para mantener el componente disuasivo en la península.

China tiene intereses muy diferentes en juego. Aunque la capacidad nuclear intercontinental de Corea del Norte cambia las cosas para Estados Unidos, los chinos no lo ven así porque han estado viviendo con las armas nucleares de Corea del Norte.

Lo que más preocupa a China es la estabilidad política en la península coreana. Los chinos temen que la presión económica provoque el colapso del régimen de Kim Jong Un, lo que desataría el caos en la península y daría paso a una serie de problemas a largo plazo.

OPINIÓN. La peor pesadilla de Trump: la amistad renovada de China y Rusia

A los chinos les preocupa que el colapso del régimen norcoreano provoque que los refugiados crucen sus fronteras en hordas y les alarma la posibilidad de una intervención militar de parte de Corea del Sur y Estados Unidos. Bruce W. Bennet, del laboratorio de ideas RAND, y yo hicimos una simulación de los requerimientos de las misiones militares en Corea del Norte tras un colapso hipotético, tales como ayuda humanitaria, operaciones de control fronterizo y misiones para encontrar armas nucleares "perdidas". Para llevar a cabo estas misiones se necesitarían cientos de miles de soldados.

Imaginen este escenario desde la perspectiva de China: la posibilidad de inestabilidad grave y una intervención militar masiva de dos ejércitos poderosos justo en sus fronteras. Como China también intervendría, las cosas podrían ponerse feas. Esta es la pesadilla de Beijing, no la capacidad de ataque nuclear intercontinental de Corea del Norte.

Luego tenemos las cuestiones de largo plazo. Los chinos podrían tener problemas demográficos en la provincia de Jilin, en la prefectura autónoma de Yanbián, en donde una porción considerable de la población es de origen coreano (muchos norcoreanos huyeron a esta zona durante la hambruna).

Pyongyang advierte a la ONU que no le impedirá desarrollar arsenal nuclear

A Beijing le preocupa que la composición demográfica de la zona se vuelva demasiado coreana e inflame el sentir secesionista. El Partido Comunista de China ya tiene bastantes problemas de este tipo en el Tíbet, en Xinjiang y en Taiwán.

El colapso de Corea del Norte y la unificación coreana también tendrían consecuencias para la competencia militar en general entre China y Estados Unidos. Corea del Norte es un amortiguador entre las tropas de China y de Estados Unidos en Corea del Sur.

Los chinos temen que si Corea se unifica, se queden las tropas estadounidenses y se pierda este amortiguador. Los chinos también señalan que les gusta que Corea del Norte tenga ocupada a la diplomacia, a la planificación militar y a la estructura de fuerzas estadounidenses: si Corea del Norte no fuera una piedra en el zapato de Estados Unidos, Washington podría dirigir la mirada hacia Taiwán y el mar del sur de China.

OPINIÓN: ¿Por qué China seguirá apoyando a Corea del Norte?

Aunque China ciertamente preferiría que Corea del Norte no tuviera armas nucleares, su mayor temor es que el régimen colapse. "China presionará más a Corea del Norte a veces —me dijo un académico chino—, pero no cambiaremos los fundamentos de nuestra postura".

Será difícil, si no es que imposible, lograr que Beijing actúe en contra de sus propios intereses y se necesitará más que tuits llenos de frustración (que la prensa china consideró "desahogo emocional"). Para que China vaya en contra de sus propios intereses, el gobierno de Trump tendrá que hacer un trato. ¿Qué quiere China que Washington pueda darle? Sin embargo, probablemente no existe un acuerdo aceptable para ambas partes.

Las zanahorias (capitulaciones o concesiones) que Washington tendría que ofrecerle a Beijing tendrían que ser grandes… realmente grandes (tal vez relacionadas con la alianza con Japón, con el mar del sur de China o con Taiwán). Pero con tantos tratados, aliados e intereses en el este de Asia, Estados Unidos probablemente no estará dispuesto a ofrecer esa clase de zanahoria. Y así llegamos a los palos.

OPINIÓN: ¿Qué podría frenar a Corea del Norte?

El gobierno de Trump podría intentar convencer a China que Washington simplemente no quiere vivir en un mundo en el que Corea del Norte tenga capacidad de lanzar ataques intercontinentales y que si China no quiere ayudar a través de la coerción comercial, usará la fuerza contra Corea del Norte.

Esto es probablemente lo que el gobierno de Trump está haciendo. El senador Lindsey Graham dijo que la guerra es "inevitable": "Habrá una guerra con Corea del Norte por el programa de misiles si siguen intentando atacar a Estados Unidos con un ICBM [misil balístico intercontinental, por sus siglas en inglés]. [Trump] me lo ha dicho y le creo".

OPINIÓN: Cómo detener la brutalidad descarada de Corea del Norte

De igual forma, Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, dijo que "se agotó el tiempo de hablar". Haley declaró que "Estados Unidos está listo para usar todas sus capacidades para defendernos y para defender a nuestros aliados" y que "una de nuestras capacidades yace en nuestra fuerza militar considerable".

Aunque ese discurso es una advertencia evidente para Corea del Norte, también podría ser una advertencia para China: a menos que el gobierno chino use su influencia, el caos que tan desesperadamente quiere evitar es inminente.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Charlie Rose, señalado de acoso sexual
No te pierdas
×