OPINIÓN: Así es como Donald Trump ha menoscabado a Rex Tillerson

Samantha Vinograd escribe que la gira por cinco países del secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, enfrentará una serie de desafíos… en gran medida a causa del presidente Trump.
El secretario de Estado Rex Tillerson es la nueva pieza floja en el equipo Trump
Samantha Vinograd

Nota del editor: Samantha Vinograd es analista de seguridad nacional de CNN; trabajó en el Consejo de Seguridad Nacional de la presidencia de Barack Obama, de 2009 a 2013. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — El ambicioso viaje por cinco países que va a hacer este mes Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos, será todo menos fácil, a causa, en gran medida, de su jefe, Donald Trump, quien ha puesto en entredicho la posición de Estados Unidos en el mundo.

Tillerson viajará a Medio Oriente, el sur de Asia y a Europa; su capacidad de negociar en cuestiones complicadas como Irán, Corea del Norte y el contraterrorismo se ve afectada tanto por el bien conocido distanciamiento con Trump como con la pérdida de credibilidad de Estados Unidos como intermediario confiable.

OPINIÓN: Las acciones de Trump empiezan a impactar al mundo

El retiro arbitrario de tratados internacionales clave, como los acuerdos para el clima de París; la conducta descuidada y voluble de un comandante en jefe que menoscaba el trabajo de sus equipos con bravatas en Twitter, y una China fuerte han debilitado aún más la capacidad de negociación de Tillerson.

Como Trump ha sentado una base inestable para el éxito de la implementación de las políticas estadounidenses, a Tillerson le costará avanzar con sus prioridades. Si Trump quiere que Tillerson tenga éxito, esta semana debería aprovecharla para manifestar (tanto en público como en privado) que confía en su secretario de Estado y para reducir la brecha que los separa.

La ambiciosa agenda de la gira de Tillerson podría servir para varios objetivos importantes, en circunstancias diferentes. Viajar a Arabia Saudita, a Qatar, a Pakistán, a India y a Suiza habría servido para que Tillerson —y el gobierno estadounidense en general— hablaran de las cuestiones de seguridad nacional más críticas para el planeta.

OPINIÓN: La incómoda relación de Trump y su gabinete

Estos son algunos de los mayores desafíos que Trump ha generado para la gira de Tillerson por tres continentes.

Los líderes del Golfo Pérsico prefieren negociar directamente con Trump

La relación entre Estados Unidos y Arabia Saudita, que ha sido un baluarte en las pasadas décadas, debería centrarse en prioridades como estabilizar los conflictos en Iraq, Siria y Yemen, en la disputa con Qatar y en la estabilidad regional en general. Pero en un reino en el que el poder se concentra en lo más alto, el rey, el príncipe heredero y el ministro de Relaciones Exteriores están profundamente conscientes de los incesantes rumores sobre la partida de Tillerson.

Usualmente, los saudíes han preferido negociar directamente con la Casa Blanca en lo que respecta a las cuestiones más delicadas; como se percibe que Trump menoscaba a Tillerson, no es posible que crean que Tillerson tendrá poder de negociación cuando se reúnan con él, el domingo 29 de octubre.

Esto también ha ocurrido en Qatar. En junio, cuando estalló la disputa en el Golfo Pérsico, Tillerson y Trump emitieron declaraciones contradictorias sobre la forma de abordar la cuestión de Qatar: Tillerson hizo un llamado a negociar y Trump reprendió a Qatar por no hacer más para combatir el terrorismo (postura de la que Trump se retractó poco después).

El fin del acuerdo nuclear con Irán es una posibilidad real, sostiene Trump

Los qataríes y los saudíes tienen pocas razones para pensar que lo que hablen con Tillerson tendrá peso con Trump, así que ¿para qué perder el tiempo negociando con él si pueden simplemente llamar a la Casa Blanca?

Trump ha socavado la credibilidad de Estados Unidos

La credibilidad de Tillerson también se enfrenta a las percepciones negativas crecientes sobre el gobierno de Trump, tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Cualquier agencia de investigación que se respete entregará a las contrapartes extranjeras de Tillerson un análisis en el que se muestra que la fe en Trump está menguando.

En una encuesta que CNN llevó a cabo en Estados Unidos recientemente se determinó que su aceptación es del 37%; en una encuesta de Pew, que se llevó a cabo en 37 países, se concluyó que solo el 22% de los participantes esperan que Trump haga lo correcto en el extranjero.

China avanza mientras la influencia de Estados Unidos mengua

Estas cifras son aún más preocupantes a la luz de una China cada vez más fuerte. Tras la conclusión del 19º Congreso del Partido Comunista, el presidente Xi Jinping comenzó su segundo mandato con el respaldo total de su partido y con la misión de lograr los objetivos regionales y mundiales de China.

Lee: Rex Tillerson busca salvar un acuerdo nuclear con Irán

Países como Pakistán, al que Tillerson viajará esta semana, indudablemente se sentirán más atraídos a un Xi empoderado que a un Trump débil. El Corredor Económico China-Pakistán (un proyecto de infraestructura que se desarrollará en Pakistán con recursos chinos, con un valor de decenas de miles de millones de dólares) es el mejor ejemplo del acercamiento de dos países gracias a las inversiones chinas que modernizan la infraestructura pakistaní.

A Estados Unidos le costará convencer a Pakistán de adoptar una postura más estricta con los terroristas en su territorio (incluida la red Haqqani, responsable del secuestro de varios estadounidenses en años recientes).

Pakistán cooperó en la liberación de unos rehenes recientemente, pero cualquier cambio real en Afganistán exige que la dirigencia pakistaní haga cambios estratégicos y destine recursos reales y capital político a acabar con las actividades terroristas en su territorio y fuera de él. Es más probable que Pakistán esté concentrado en otras prioridades, tales como los acuerdos comerciales como China, que prometen ganancias inmediatas.

Los actos de Trump dicen más que sus palabras

Tampoco es probable que las autoridades indias tomen en serio a Tillerson. Tillerson llegará a Nueva Delhi supuestamente para sentar las bases para que la Cumbre Mundial de Emprendimiento (GES, por sus siglas en inglés), que se llevará a cabo en Hyderabad en noviembre, tenga éxito. Según el Departamento de Estado, el objetivo de la GES es "presentar a empresarios e inversionistas inspiradores de todo el mundo que crean oportunidades de inversión, asociación y colaboración".

OPINIÓN: Rex Tillerson debería renunciar ahora

Desafortunadamente, la política inmigratoria equivocada de Trump desentona con lo que el gobierno dice sobre la promoción del emprendimiento, por lo que Tillerson terminará viéndose inefectivo y conscientemente ingenuo. La suspensión del proceso rápido de obtención de visas H-1B y el retraso en la implementación de la regla para empresarios internacionales, que habría reducido los obstáculos a la entrada a Estados Unidos de empresarios internacionales con éxitos demostrados, es un giro de 180 grados respecto a cualquier declaración pública respecto a facilitar que los empresarios internacionales contribuyan a la economía estadounidense.

Los indios en particular están sintiendo el impacto desproporcionado del endurecimiento de las reglas de las visas H-1B, lo que ha causado fricciones en la relación entre ambos países. En 2014, el 70% de todas las peticiones de visa H-1B que se aprobaron eran de ciudadanos indios; el que Trump haya endurecido los requisitos para estas visas significa que menos indios con habilidades importantes podrán trabajar fácilmente en Estados Unidos. Este es un irritante bilateral que seguramente se intensificará conforme Trump toma más medidas para reducir el flujo migratorio hacia Estados Unidos.

OPINIÓN: Para Trump, todo está funcionando de maravilla

De igual forma, es poco probable que la visita de Tillerson a Ginebra para reunirse con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados rinda muchos frutos, ya que los medios estadounidenses informan de otra posible reducción a las admisiones de refugiados en Estados Unidos, esta vez dirigidas a los familiares de refugiados reubicados. Se dice que el gobierno estadounidense trazó un plan para reducir las admisiones de refugiados con familias que ya se reubicaron en Estados Unidos hasta que se los pueda someter a revisiones de antecedentes más profundas.

Esto sigue la pauta de las mal planeadas prohibiciones de Trump a la entrada de personas procedentes de países mayoritariamente musulmanes. El gobierno no ha ocultado que está dedicando su atención a reducir el flujo de inmigrantes hacia Estados Unidos.

Son pocos los que no se dan cuenta de la arrogancia de hablar de emprendimiento y de refugiados mientras se implementan políticas internas contradictorias.

OPINIÓN: Sí, está bien cuestionar la salud mental de Trump

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aunque el viaje de Tillerson abarcará muchos kilómetros y seguramente sus intenciones son buenas, podría servir de poco para promover los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos. Tanto Trump como su gabinete, incluido Tillerson, deberían, por lo tanto, usar los días previos a la gira de Trump por Asia, en noviembre, para afinar los detalles de sus objetivos políticos y de cómo los van a comunicar. Así, podrían empezar a reparar parte del daño y a convencer a los estadounidenses y a los líderes clave del mundo que Estados Unidos es una potencia mundial creíble, confiable y consciente.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Apple, Shazam y el bitcoin dan las noticias del día en tecnología
No te pierdas
×