Los partidos perfilan recorte a su millonario financiamiento

El tema del 'gasolinazo' ha revivido la discusión sobre la necesidad de reducir los recursos públicos que reciben los partidos políticos; en el Congreso ya hay varias iniciativas al respecto.
Menos recursos  Las propuestas para reducir el dinero a los partidos plantean la eliminación total de este, reducirlo a la mitad, disminuir los tiempos de campaña o disminuir el tamaño del Congreso.  (Foto: Especial)
José Roberto Cisneros
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La situación económica del país, los altos niveles de desconfianza ciudadana hacia los partidos y la evaluación negativa sobre su desempeño, ha llevado a los propios institutos políticos a poner sobre la mesa una serie de iniciativas para reducir el millonario financiamiento público que reciben y que reconocen, es percibido por la ciudadanía como “privilegios de la clase política”.

Las propuestas, que se encuentran en la Cámara de Senadores y Diputados, plantean desde la eliminación total de los recursos públicos para los partidos —que según un recuento de datos oficales elaborado por Expansión asciende a poco más de 66,478 millones de pesos desde 1997, es decir 3,165 millones cada año en promedio— hasta opciones como recortarlos a la mitad, reducir los tiempos de campaña o disminuir el número de legisladores.

A continuación, presentamos algunas de las iniciativas que se encuentran en el Congreso, con la posibilidad de que sean discutidas en el periodo ordinario de sesiones que arrancó este 1 de febrero.

Cerrar la llave del dinero público

El senador del PAN Francisco Búrquez, quien presentó una iniciativa para eliminar todo financiamiento público para los partidos, advierte que en estos momentos México vive una situación de crisis de credibilidad en la clase política, combinada con "una inminente crisis económica hacia el final del sexenio lo que obliga a cambiar el modelo de financiamiento a partidos.

En entrevista, Búrquez explica que al no dar dinero público, se obligaría a los partidos a depender del trabajo de voluntarios, tener donaciones transparentes y a establecer topes de financiamiento a sus simpatizantes.

“Esto va a hacer que los partidos políticos encuentren su fuerza y éxito en servir a los ciudadanos y no de ser parte del entramado de intereses que es la clase política, como hoy ocurre. Van a ser instrumentos para la participación de liderazgos de la sociedad civil en política, y no como ahora que son instrumentos de control”, señala el legislador a Expansión, quien en 2015 ya había presentado una iniciativa para reducir a la mitad el dinero para partidos y que hoy lleva su propuesta más allá.

La propuesta para la eliminación del financiamiento público a los partidos también ha sido presentada por separado por la bancada de Movimiento Ciudadano (MC) y por el Partido Encuentro Social (PES), mismas que se mantiene atoradas en comisiones.

“El momento por el que atraviesa el país nos obliga a tomar decisiones que se han ido postergando indefinidamente por una cerrazón de los partidos de siempre. Hoy, el clamor social producto del 'gasolinazo' y de la situación general económica que priva en el país, implica que se tomen decisiones drásticas, contundentes y donde todos nos apretemos verdaderamente el cinturón”, expresa en entrevista Clemente Castañeda, coordinador de los diputados de MC, quien señala que la opción sería privilegiar el financiamiento privado, con mecanismos de transparencia para evitar dinero mal habido.

Actualmente, existen tres conceptos de financiamiento federal, y los estados replican la fórmula para proveer también de recursos a los partidos locales y a las representaciones estatales de los partidos nacionales. El primero es el de financiamiento ordinario y para actividades específicas.

Además de estos recursos, los partidos tienen prerrogativas de franquicias postales y telegráficas, con las cuales pueden enviar sus mensajes a través de cartas y telegramas.

Rasurada

Otra iniciativa de integrantes de la bancada del PAN en el Senado, plantea otorgar financiamiento a los partidos solo en años con elecciones federales y eliminar los recursos para actividades ordinarias y específicas, así como las franquicias postales y telegráficas, dejando solo lo destinado a gastos de campaña.

“¿Por qué van a financiar los mexicanos a un partido político cuando no está en competencia, para realizar sus festejos de Navidad, sus asambleas y su vida interna?. No parece justo pedirles a los mexicanos eso”, expresó el senador Roberto Gil, al presentar la iniciativa junto sus compañeros de bancada Ernesto Cordero y Jorge Luis Lavalle.

La propuesta, a la que se sumaron otros senadores panistas y del Partido Verde, también reduce la fórmula con la que actualmente se otorga el financiamiento para campañas.

Los legisladores calculan que, con la fórmula propuesta, en las elecciones de 2018 se podrían ahorrar 44.6% del financiamiento a los partidos, al pasar de un estimado de más de 5,900 millones de pesos (mdp) con el actual modelo, a 3,200 mdp con el planteado.

Además, los senadores de Acción Nacional elevan de 3% a 5% el mínimo de votos que un partido debe obtener para acceder a recursos públicos —con 3% puede conservar el registro como instituto político nacional pero sin financiamiento del Estado, por lo que tendría que buscar dinero privado. Para el resto de los partidos, la propuesta mantiene la prevalencia de los recursos públicos sobre los privados, de la misma manera en que actualmente está planteado en la Constitución.

Legisladores de diversos partidos también han presentado, por separado, iniciativas que plantean reducir a la mitad el financiamiento a los institutos políticos reduciendo a 32% el factor de la UMA empleado en la fórmula de cálculo de estos recursos y una propuesta más es la enviada el mes pasado por el Congreso de Jalisco a la Cámara de Diputados para eliminar la disposición de que las entidades deben otorgar financiamiento para las actividades ordinarias de los partidos.

Voto válido

El Congreso de Jalisco presentó otra iniciativa —a propuesta del diputado local independiente Pedro Kumamoto, en colaboración con el diputado independiente federal Manuel Clouthier — para vincular el financiamiento a la votación válida, es decir al número de ciudadanos que los partidos y candidatos independientes consigan atraer a las urnas y que sufraguen a favor de alguna de estas opciones y no anule su voto. La propuesta conserva el elemento del 65% de la UMA, pero considerando dicho factor de participación ciudadana.

Kumamoto explica que el objetivo de esta iniciativa, más allá de reducir el dinero para los partidos, es que los partidos se esfuercen por que la ciudadanía se “re-enamore de la democracia” a través de un reimpulso a la cultura política, y no se trata simplemente de hacer más barato un sistema que tiene insatisfecha a la ciudadanía.

“La reducción no necesariamente significa una mejora, porque si pagas 100 pesos por una cachetada, y luego te dicen que te van a cobrar 50 pesos por darte la misma cachetada, pues evidentemente no hay una mejora sustantiva (...) Estamos buscando devolver los partidos políticos a las personas, que sean verdaderamente útiles y que sobre todo sean austeros, cercanos y un vehículo de representatividad, no de negocio de sus familias, amigos y de la clase política”, comenta a Expansión.

El legislador jalisciense estima que con su propuesa se podría reducir más del 60% de las prerrogativas que actualmente se otorgan, lo que derivaría en un ahorro anual de 2,200 mdp.

El coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda, dijo este jueves que, aunque ellos presentaron su propia iniciativa para cancelar todo recurso público a los partidos, apoyarán la iniciativa que elaboraron Kumamoto y Clouthier. Otros legisladores también han formalizado su adhesión para ‘amarra’ el monto de recursos a la votación válida.

Todas estas iniciativas plantean modificar la Constitución, por lo que para ser aprobadas deben ser votadas a favor por al menos dos terceras partes de ambas cámaras legislativas federales y por la mayoría de los congresos estatales.

El impulso del 'gasolinazo'

Con el nuevo periodo de sesiones se abre una esperanza de que este tema sea procesado y aprobado, coincidieron los legisladores. El panista Francisco Búrquez resaltó que el enojo ciudadano desatado por el ‘gasolinazo’ está ayudando a que el asunto se discuta.

“La crisis económica (...) está requiriendo que los políticos, por instinto de supervivencia, estén siendo mucho más receptivos. Yo sí creo que en este año va a haber una reducción, no me cabe la menor duda (…) Ahora ya va a ser por las malas, por la presión ciudadana”, destacó el senador.

El diputado Castañeda, de Movimiento Ciudadano, coincidió en mencionar que el tema podría avanzar en el periodo de sesiones, sobre todo a partir de la movilización social de las últimas semanas.

Para impulsar el apoyo ciudadano a esta causa, el independiente de Jalisco Pedro Kumamoto lanzó en redes sociales la campaña #SinVotoNoHayDinero, y confió en que, a través de estos esfuerzos, legisladores y organizaciones de la sociedad civil se sumen en un “frente amplio”.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

Las dirigencias nacionales del PRI y del Partido Verde se han pronunciado a favor de aprobar reformas para reducir el financiamiento público a los partidos.
El presidente del tricolor, Enrique Ochoa, se manifestó por que “se discuta ampliamente una solución para reducir el presupuesto de todos los partidos políticos”, e insistió en su propuesta de reducir 100 diputados y 32 senadores plurinominales, propuesta con la que estima, se ahorrarían 2,000 mdp anuales.

Por su parte, el vocero nacional del PVEM, Carlos Puente Salas, también planteó una reducción al tamaño del Congreso federal —para dejarlo en 300 diputados y 64 senadores—, y además propuso la reducción de los periodos de campaña, con la intención de disminuir sus costos.

Ahora ve
“Todos chipotudos o todos parejos”, dice Guajardo en renegociación del TLCAN
No te pierdas
×