El PRI retiene el Edomex con un millón de votos menos que en 2011

La virtual victoria de Alfredo del Mazo, con alrededor de tres puntos de ventaja, da una bocanada de oxígeno al gobierno. Morena, a tres puntos de distancia, no reconoce los resultados.
El candidato del PRI a la gubernatura del Edomex, Alfredo Del Mazo, retuvo el mayor bastión del priismo. Su voto cayó 30% en comparación con la elección del 2011.
De fotografía...  El candidato del PRI a la gubernatura del Edomex, Alfredo Del Mazo, retuvo el mayor bastión del priismo. Su voto cayó 30% en comparación con la elección del 2011.  (Foto: Jesús Almazán)
Ariadna Ortega
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

El priista Alfredo Del Mazo consiguió —preliminarmente— el triunfo más valorado para su partido: retener el Estado de México, cuna del presidente Enrique Peña Nieto y bastión esencial de su partido.

El conteo rápido presentado por el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) y el Programa de Resultados electorales Preliminares (PREP) este 4 de junio, perfilaba a Alfredo del Mazo, como el próximo gobernador de la entidad con el mayor número de habitantes y que será clave en la elecciones de 2018.

Con más del 97.5% de las actas computadas, el PREP marcaba el 33.72% de voto a favor de Del Mazo, sobre su contendiente Delfina Gómez de Morena, quien tenía a su favor una votación de 30.82%.

Lee: El peso borra (por ahora) #EfectoTrump tras resultado en el Edomex

De acuerdo con analistas, el eventual triunfo representaría un alivio para el partido gobernante de cara a la elección presidencial del próximo año, después de haber perdido siete gubernaturas el año pasado.

“El hecho de que simbólicamente logre retener el Estado de México (…) lo salva de haber sido descartado para 2018, que habría sido la consecuencias de perder el Edomex. El hecho de ganar, le da un respiro”, comenta Luis Carlos Ugalde, consultor político y exconsejero del Instituto Federal Electoral (IFE).

Recomendamos: Morena pedirá revisión "casilla por casilla" en Edomex

Conteo rápido del IEEM pone a la cabeza a Alfredo Del Mazo con ligera ventaja

Un PRI ganador, pero mermado

De confirmarse el triunfo del PRI, el partido habrá ganado su bastión más importante, pero habrá perdido la tercera parte de su fuerza electoral en el estado.

Hace cinco años Eruviel Ávila obtuvo el gobierno con el 61.97% de los votos (3 millones 18,588 votos) contra el 33.7% (más de 1 millón 952,000) votos de Del Mazo, al corte del PREP de las 10:15 horas de este lunes.

Del Mazo tendría la votación más baja de los gobernadores priistas en la entidad en 24 años, donde los escándalos de corrupción de exgobernadores a nivel nacional, la mayoría de ellos priistas, la inseguridad y la economía ha generado un rechazo de la ciudadanía.

Ve: Del Mazo promete un gobierno rosa

La fragmentación del voto fue la salvación del partido que ha gobernado por 88 años en el Estado de México.

“El gran factor a su favor (de Del Mazo) es la fragmentación del voto antiPRI, si no estuviera fragmentado en tres sino en dos, el PRI no podría ganar “, dice Nicolás Loza, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

La retención del Edomex le da un respiro al presidente Enrique Peña Nieto, pero el camino para el PRI en 2018 no se prevé sencillo, advierten analistas.

Con los resultados actuales, el PRI y los partidos que van con él en alianza, señalan, no alcanzan el 35% de la votación, lo que de llegar con la misma aceptación a julio del próximo año lo ubicaría en un nivel muy bajo de intención de voto.

Así, sumado a la pérdida de estados que ha tenido el partido desde 2015 y la baja popularidad del presidente, los analistas sugieren un esfuerzo extra del tricolor para poder remontar el próximo año.

“En términos para el PRI (la victoria) es muy importante, porque es el asiento del grupo al poder al que pertenece al presidente, y no descarta al partido para el 2018 definitivamente”, dice Ivonne Acuña, académica de la Universidad Iberoamericana.

Morena avanza

Hasta la mañana de este lunes, los representantes de Morena se negaban a aceptar la derrota en los comicios del Estado de México, aduciendo que el PREP todavía no termina y que el conteo de actas muestra inconsistencias respecto a sus resultados.

Las cifras preliminares de la contienda en la que la candidata de Morena, Delfina Gómez, terminó la elección a casi tres puntos del candidato del PRI, sitúa a Morena como el partido revelación.

Hemos estado arriba siempre por dos o tres puntos: Delfina Gómez

Hasta el reporte de las 10:15 horas del PREP, Morena –un partido de reciente creación y que compite en su tercera elección– logró obtener 30.82% de los votos y más de 1 millón 784,000 sufragios mexiquenses. De cara a las elecciones del próximo año y de replicarse estos resultados en la mayoría del país, Morena se convertiría en la segunda fuerza política nacional y uno de los competidores más fuertes para la Presidencia.

“Con estos resultados Morena estaría ubicándose como una de las fuerzas más importantes en el país, como la segunda”, comenta Gustavo López Montiel, profesor del Tecnológico de Monterrey, al decir que la victoria del PRI le hace más complicado a López Obrador posicionarse en 2018.

Con él coincide el consultor Luis Carlos Ugalde, quien asegura que Morena gana porque tuvo una candidata muy competitiva en el Edomex y en varios municipios en Veracruz, pero resalta que la derrota también es "significativa". Pese a la caída de votos del PRI, Morena no logró hacerse con el triunfo.

“Es un triunfo de Morena haber tenido muchos votos y quedar tan cerca, pero simbólicamente también es una derrota. Es un triunfo electoralmente numéricamente hablando, pero es un derrota política por el simbolismo que tiene”, señala.

El PAN se queda solo

La candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, comenzó la contienda en el tercer lugar de las preferencias electorales, de acuerdo con encuestas, sin embargo, al final de la contienda terminó en la cuarta posición y sólo con 11.28% de los votos.

Este porcentaje, es el más bajo obtenido por el partido en el Estado de México en 18 años de elecciones por la gubernatura. Del 35.46% de votos que obtuvo en 1999 cayó 24 puntos porcentuales en este año.

Para los analistas, esto se debe principalmente a que Josefina no fue una buena candidata, a la aparición del perredista Juan Zepeda y a que –a diferencia de Nayarit– no fueron en alianza con el PRD.

Con el resultado, el PAN no logra posicionarse como una fuerza competitiva en la entidad, pero sí a nivel nacional si se confirma el triunfo en Nayarit y Coahuila.

“El PAN puede vender esto como un triunfo, pero también hay que matizarlo, la gran apuesta del PAN era el Edomex, no lo logra, pero sí gana dos gubernaturas, el PAN en el balance salen ganando, no como esperaba”, señala Ugalde.

El año pasado, el PAN logró arrebatarle siete gubernaturas al PRI, cuatro de ellas en alianza con el PRD, por lo que se prevé más alianzas para el próximo año.

El PRD, la bisagra

Uno de los partidos que también obtuvo un “respiro” con los resultados de la elección en el Estado de México fue el PRD y su candidato Juan Zepeda, pues logró captar 17.79% de los votos, ubicándose como la tercera fuerza política en la entidad.

Lee: Los 20 municipios que definen la elección en Edomex

El perredista se posicionó como triunfador en el municipio del que emanó, Nezahualcóyotl, pero no logró superar a la contrincante de Morena, Delfina Gómez, en otros municipios clave, como Ecatepec o Tlalnepantla, donde Delfina Gómez obtuvo la victoria, o en Naucalpan, donde ganó el PAN y mucho menos en Toluca, territorio que mantuvo el PRI.

“Zepeda es la revelación de las elecciones del Estado de México, pero es sólo en función de la expectativa que se tenía del PRD. De ser un partido que, sobre todo Morena, apostaba a su virtual desaparición, es un partido que ya demostró que tiene, con un buen candidato y una buena campaña, la capacidad de competir votos a Morena y eso lo hace muy importante de cara al 2018”, dice Loza.

El balance positivo para el PRD se incrementa si se toma en cuenta que junto al PAN en Nayarit logró la gubernatura y en Veracruz consiguió 113 municipios.

“El primer factor (de cómo se definió la elección) es la posibilidad de hacer alianzas, en general todos los estados son bipartidista, es decir, PRI contra alguien, son pocos los estados que son tripartidistas. La posibilidad de que haya alianza es uno de los determinantes que puede maximizar las probabilidades de derrotar al PRI”, comenta el consultor Luis Estrada.

Ahora ve
“El TLCAN es beneficioso para todos”, dice el presidente de Coparmex
No te pierdas
×