Las elecciones se apoderan de la atención pública: arranca la ‘batalla’ de 2018

México da el banderazo de arranque a los preparativos rumbo a las votaciones del próximo año, el mayor proceso comicial en su historia, en el que se juega toda la configuración política nacional.
Protocolo  El Consejo General del INE realizó este viernes una ceremonia de honores a la bandera y una sesión para declarar el inicio formal del proceso electoral federal 2017-2018.  (Foto: Cortesía del INE)
José Roberto Cisneros
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

El proceso electoral rumbo a las elecciones de 2018 arranca formalmente este viernes. Con ello, inicia una ruta no solamente para renovar la Presidencia de la República, sino para que también cambie la distribución del poder político a todos los niveles, según las expectativas de actores políticos y analistas.

Aunque el Instituto Nacional Electoral (INE) sesiona este viernes 8 de septiembre para comenzar legalmente los preparativos hacia los comicios de próximo año —en los que el Ejecutivo federal es ‘la cereza del pastel’, pero también se renovarán más de 3,000 cargos públicos federales y locales—, los partidos, los aspirantes e incluso las autoridades toman pasos como ‘destapes’, alianzas y otros acuerdos que, a menos de 10 meses de las votaciones, han comenzado a ‘calentar’ el escenario.

Mientras el órgano —que enfrenta retos sin precedentes en la organización de la mayor elección en la historia del país— aprobó nuevas reglas para endurecer la vigilancia de la clase política ante ilícitos como la compra del voto, ésta ha entrado de lleno a una dinámica de confrontaciones que influirá en la contienda del 1 de julio.

La agenda legislativa es una de las que más resienten las rivalidades entre el bloque que respalda al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y los frentes opositores.

En ese contexto, la Cámara de Diputados —con pendientes tan relevantes como la aprobación del Paquete Económico para el siguiente año— se mantuvo paralizada por casi una semana por el conflicto en torno a la designación nuevo fiscal general de la República y el vínculo de este nombramiento con la sucesión presidencial.

Lee: El PRI y la oposición pactan destrabar trabajos en la Cámara

Como ocurre desde hace 20 años en México, el país se enfila hacia un proceso de renovación del poder del que se prevé que surjan gobernantes sin mayoría que ya forman alianzas, pero que requerirán ampliarlas para poder concretar las reformas que prometen.

La opinión pública

Las encuestas, otro de los factores que despiertan el interés público, adelantan un proceso complejo que dejará un mapa político dividido.

La medición más reciente de Parametría señala que el Frente Ciudadano que conformaron PAN-PRD-MC sumaría 32% de las preferencias, casi 10 puntos arriba de la coalición Morena-PT, que obtendría 23%, y de la alianza PRI-PVEM-Panal-PES, que se quedaría con 15% —pese a que Encuentro Social adelantó que no irá con el tricolor—. El mejor posicionado, de acuerdo con la medición, sería el presidente de Acción Nacional, Ricardo Anaya (con 17% de las menciones y cuando la mitad de los electores se manifiesta indecisa).

No obstante, este resultado debe tomarse con cautela, pues 30% declara aún no inclinarse por ninguno (14%), no sabe (14%) o no contesta (2%); a tal incógnita debe sumarse quién sería el candidato del frente, debido a que dicha medición ubica a todos los posibles aspirantes por debajo del líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador. Así lo leen políticos veteranos como el senador priista Emilio Gamboa.

“No van a encontrar (el frente opositor) a ningún candidato que sume a los tres partidos (...) Hoy vi una encuesta donde ya el frente está arriba de Morena y del PRI, pero como un hombre que conoce parte del sistema político, no van a encontrar ni a la mujer ni al hombre indicado”, dijo a Reforma el coordinador de los senadores del PRI.

Lee: El Frente Ciudadano no es electoral, es un proyecto de país: PAN, PRD y MC

Incluso el que seguramente será el candidato de Morena —que según las encuestas está en el top 3 de las preferencias presidenciales—, López Obrador, ya baraja la necesidad de "buscar acuerdos" con el Congreso, pese a su histórica renuencia a pactar acuerdos con otras fuerzas, que ubica como parte de la “mafia del poder”.

Estos ejercicios de opinión pública se levantan cuando la administración del presidente Peña Nieto intenta aumentar sus niveles de popularidad, y el mandatario federal no es el único actor político que enfrenta descrédito.

La cantidad de recursos públicos a destinarse a las campañas —al cual se suma el dinero, legal o no, aportado por particulares— despierta la indignación social, incrementada por las acusaciones por compra de voto.

El INE toma nota de estas preocupaciones e impulsa medidas para garantizar que haya ‘cancha pareja’ desde este arranque del proceso electoral y de cara al inicio de las contiendas, que el consejero presidente, Lorenzo Córdova, denomina “periodo de prevención especial”.

“Necesitamos regular las condiciones antes de que arranquen las precampañas para que el uso del dinero público o privado, o de prerrogativas, como por ejemplo los spots a los que tienen derecho los partidos políticos, si hay un clamor para generar condiciones de equidad, pues guste o no guste vamos a tener que generar límites al uso de dinero público y privado”, comentó a Expansión.

Lee: La guía INE contra el uso electoral de programas sociales

El mismo árbitro electoral no escapa de los problemas de “erosión muy importante de la confianza pública” que, de acuerdo con Córdova, alcanza a todo el entorno de la política, debido a la insatisfacción que generan los resultados obtenidos en los últimos años por parte de los gobiernos surgidos de procesos democráticos, en la atención de los “grandes problemas nacionales”: la pobreza, la desigualdad, la corrupción, la impunidad y la inseguridad.

“En el ámbito del ambiente público, es importante reconocer que el INE llega con un desafío muy importante en términos de construir una confianza y una credibilidad ciudadana, que sigue siendo hoy uno de los principales problemas que desde hace poco más de 10 años está arrastrando la autoridad”, manifestó.

En este contexto, los partidos, frentes y demás aspirantes se colocan ‘en sus marcas’ para atrapar las preferencias ciudadanas. El ‘silbatazo’ de arranque lo marca el árbitro —el INE— en su calendario electoral.

Fechas en la mira

Registro para el voto desde el extranjero: del 1 de septiembre al 31 de marzo.

Registro de coaliciones: hasta el 13 de diciembre.

Inicio de precampañas federales: 14 de diciembre.

Plazo límite para recabar apoyo ciudadano para las candidaturas independientes: 6 de febrero.

Fin de precampañas (federales y locales): 11 de febrero.

Intercampañas: del 15 de febrero al 29 de marzo.

Aprobación del registro de candidaturas federales y de los candidatos a gobernador: 29 de marzo.

Aprobación del registro para procesos locales: 20 de abril.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

Campañas: del 30 de marzo al 27 de junio.

Día de las elecciones: 1 de julio.

Ahora ve
El esperado octavo episodio de la saga ‘Star Wars’ llega a los cines del mundo
No te pierdas
×