Una nueva fiscalización señala rebase a topes de gastos de campaña en Coahuila

El informe de gastos no reportados, que aún debe ser votado por los consejeros del INE, adjudica un rebase de 10% a la campaña del priista Miguel Riquelme y de 8.7% a la del panista Guillermo Anaya.
Polémica  Riquelme recibió la constancia de mayoría en junio pasado, aunque la oposición impugnó en tribunales el resultado de los comicios.  (Foto: Cuartoscuro)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Un nuevo proyecto de la Comisión de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) señala que el PRI rebasó en 10% el límite de gastos de su campaña para gobernador en Coahuila, y el PAN, en 8.7%.

El reporte —que aún debe ser votado en el Consejo General del órgano— toma en cuenta los gastos no reportados por los equipos de los dos candidatos punteros en la elección del 4 de junio de este año, en materia de representantes de casilla.

El nuevo dictamen —de ser aprobado en la sesión de este jueves— podría comprometer la legalidad y el resultado del pasado proceso, así como la posible participación tanto del priista Miguel Riquelme como del panista Guillermo Anaya en eventuales comicios extraordinarios, en caso de que se confirme la nulidad de la elección.

Después de analizar la documentación presentada por los partidos para comprobar que el trabajo de sus representantes de casilla el día de la votación había sido gratuito, la comisión encontró un gasto no reportado a favor de Anaya por 801,000 pesos —al considerar 100 representantes no acreditados—, que sumado al monto previamente determinado alcanza un rebase de 1 millón 680,000 pesos, 8.7% más que lo permitido.

La revisión sumó 501,000 pesos —que contempla 388 representantes no acreditados— al acumulado de Riquelme, cuyo gasto quedaría en 2 millones 023,000 pesos, un rebase de 10.5%.

El Consejo General del INE ya había determinado un rebase de casi 8% en el tope de gastos de parte de la campaña de Riquelme —cuya alianza fue apoyada por el Verde, Nueva Alianza y otros partidos locales—, quien superó a Anaya por 2.5 puntos porcentuales.

Dichos resultados están aún bajo análisis del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), cuyo dictamen se espera que quede listo en los próximos días. El priista incluso ya recibió la constancia de mayoría que lo acredita como ganador de la elección.

El TEPJF debe valorar estos montos al calificar la elección —antes del 1 de diciembre, fecha de inicio del nuevo gobierno—, pues los criterios de nulidad establecen la invalidez en el caso de que se rebase el tope en 5% o más, y de que la diferencia de votos entre los punteros sea menor a 5% —como ocurrió el 4 de junio en Coahuila—. En caso de invalidar el proceso, se convocará a votación extraordinaria, en la que no podrían repetir los candidatos que se compruebe que hayan superado el tope de gastos, y el Congreso estatal tendría que nombrar a un mandatario interino.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

La oposición acusó al PRI y a la administración del gobernador Rubén Moreira de cometer irregularidades. Incluso, los candidatos del PAN, de Morena y los independientes se unieron en un frente para denunciar fraude, señalamientos que son rechazados por el equipo de Riquelme.

El proyecto que se espera sea sometido a votación en el INE también contiene gastos no reportados en las elecciones del Estado de México y Nayarit. En ambas entidades, los candidatos ganadores, Alfredo del Mazo, del PRI, y Antonio Echevarría, del bloque PAN-PRD, ya asumieron como gobernadores.

Ahora ve
A un mes del sismo del 19 de septiembre, la herida sigue abierta
No te pierdas
×