El carpooling, ¿la solución a los problemas de la #CDMX?

La ciudad se enfrenta a problemas ambientales y de movilidad, si la solución fuera compartir tu auto, ¿lo harías?
Tránsito en la Ciudad de México.  Compartir el auto es una solución para el exceso de tránsito y para mejorar el problema de contaminación en la ciudad.  (Foto: iStock by Getty Images)
Gabriela Chávez /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

A partir de la próxima semana la Megalópolis, compuesta por la Ciudad de México, Estado de México, Tlaxcala, Hidalgo, Puebla y Morelos, aplicará un programa Hoy No Circula extensivo en donde todos los autos, sin importar su calcomanía, deberán descansar por un día hasta el 30 de junio.

Tan solo en la Ciudad de México existe un parque vehicular de 5.5 millones de autos, que en promedio solo transportan a 1.2 personas según datos de la Secretaría de Movilidad (Semovi) de la Ciudad de México. Con este reducido número de pasajeros, y una gran cantidad de autos, que además de saturar el tránsito emiten gran cantidad de contaminantes, una de las propuestas para ayudar a bajar los índices de contaminación es hacer carpooling, una práctica en donde compartes tu auto con personas que podrían ser desconocidas para ti.

Estas ofertas como UberPool, Tripda o BlaBlaCar aunque van dirigidas a hacer más llevaderos los traslados de los usuarios, tienen un fin a largo plazo: reducir el tránsito, al aprovechar todos los asientos de los coches, y así, disminuir las emisiones tóxicas.

Lee: Carpooling, la alternativa de movilidad en las grandes ciudades

“Tenemos congestionamientos importantes, y programas diversos como el Hoy No Circula pero no hemos atacado la congestión vial y ambiental al mismo tiempo. Una de las maneras eficientes para lograrlo es con el coche compartido, el famoso carpooling”, dice Laura Ballesteros, encargada del nuevo modelo de movilidad de la Semovi.

En menos de cinco años el tránsito en la ciudad tendrá consecuencias irrevocables, advierte Ballesteros, quien explica que 80% de la superficie de la urbe es usada para la movilidad vial, la cual ante una pronta saturación, requiere de medidas para desahogar la congestión vial utilizando los recursos que ya existen, como los asientos ociosos de los autos.

Sin contar las horas hombre perdidas, el congestionamiento vial le cuesta anualmente a la Ciudad de México 20,000 millones de pesos, según datos de la Asociación Mexicana del Transporte.

En ciudades como París, Berlín, Nueva York o San Francisco, estos servicios son una alternativa, sobretodo, para conectar al transporte entre las grandes urbes y los suburbios. El resultado no sólo ha reducido el tránsito sino las emisiones de carbono y el gasto en infraestructura de transporte.

Nueva York, por ejemplo, tiene un ahorro anual proyectado en gastos de movilidad por el uso generalizado de carpooling una vez a la semana de 1,6746 millones de dólares, según datos de la consultora Deloitte.

En México, algunas de las zonas que más beneficio tendrían por el carpooling serían las zonas de aeropuerto y Santa Fe, advierte Semovi. La ruta a Santa Fe desde el centro de la ciudad es una de las rutas más usadas por los capitalinos en Bla Bla Car, dijo Alberto Padilla, director general del servicio en el país.

La Organización de las Naciones Unidas emitió recientemente una recomendación para incentivar este tipo de transporte, pues estima que si se usa un par de veces por semana, el número de autos en la calle puede bajar hasta 20%.

Lee: Lo que debes saber sobre el nuevo Hoy No Circula ⚠️

En los próximos años, la crisis ambiental y poblacional son dos aspectos que continuarán mutando las necesidades del mundo. La forma en la que se realizan las actividades cotidianas cambiarán, así como los bienes que hoy se entienden como necesarios. A futuro se estima que plataformas de colaboración como el carpooling impacte directamente en otras industrias como la automotriz, que ya no contará con la misma fuerza que ahora, pues a los jóvenes ya no les atrae tener un auto propio.

El negocio detrás de compartir

En el caso de BlaBlaCar y Tripda la persona interesada da de alta su auto en una aplicación móvil y publica a dónde viajará y el número de asientos disponibles. Los interesados en viajar lo indican en la aplicación, quedan de verse, y parten a la hora indicada.

La brasileña Tripda está principalmente enfocada en distancias largas y en estudiantes que salen de la ciudad en fin de semana, la francesa BlaBlaCar funciona para compartir el auto dentro de la ciudad, y la oferta compartida de Uber, Uber Pool, busca reducir costos de traslado dentro de la ciudad –hasta en 30%– y elevar la productividad de los choferes con el “viaje perpetuo”, dice Rodrigo Arévalo, director de Uber México.

Para los usuarios, el compartir auto llega hasta la cartera, pues representa ahorros a pesar de que en un inicio resulte difícil acostumbrarse a viajar con extraños.

Juan Carlos Catana de 27 años viajaba de la Ciudad de México a Puebla cada ocho días. La necesidad de ver a los suyos disminuyó, ya que gastaba al menos 600 pesos en cada traslado; sin embargo, tras usar estas herramientas ahora gasta sólo 200 pesos al compartir su auto con otras dos personas; no obstante, admite que la informalidad de los mexicanos para tomar el servicio como pasajeros es algo que requiere aún trabajo y paciencia.

“A mí sí me han dejado plantado varias veces. Cuando viajas con extranjeros te lo dicen, es algo cultural que deberíamos trabajar para que usen más el servicio”, dice el estudiante.

Lee: Otras apps para moverte en la ciudad con el Hoy No Circula

Si bien los modelos de BlaBlaCar y Tripda están diseñados para que los usuarios no lucren al poner sus asientos a disposición de otros, y sólo compartan sus gastos de viaje, las empresas detrás de las aplicaciones cada vez tienen mayor valor. Recientemente BlaBlaCar recibió una ronda de inversión por 200 millones de dólares para continuar con su expansión internacional, esta vez por Asia, mientras que Tripda recibió, en enero de 2015, una ronda por 11 millones de dólares.

La oportunidad de negocio es atractiva. En países con alta concentración poblacional, como China, se espera que los servicios de auto compartido alcancen 40% de la población hacia 2025, según datos de la consultora KPMG, mientras que en otras naciones, estos servicios apuntan a tener una mayor participación a medida que las personas envejecen. La población por encima de los 25 años ya no tiene interés en poseer un auto, publicó la consultora en su reporte sobre tendencias automotrices 2015.

Ahora ve
Chile celebra elecciones generales con Sebastián Piñera como favorito
No te pierdas
×