Foodies comete fraude en Fondeadora por un millón de pesos

De acuerdo con inversionistas, Miguel Islas, quien se menciona como fundador del proyecto de servicio de entregas de pedidos a domicilio, no ha podido ser localizado desde hace varios meses.
La campaña Foodies levantó capital a través de Fondeadora.
Emprendedores  La campaña Foodies levantó capital a través de Fondeadora.  (Foto: Foto: Tomada de Facebook de Fondeadora)
Por: JAIR LÓPEZ
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -


ACTUALIZACIÓN 7-10-2016 18:15

Tras la publicación, Fondeadora hizo llegar a Expansión una actualización sobre el caso de Foodies.

Atribuible a Norman Müller, Director General

En Fondeadora ofreceremos asesoría legal y apoyaremos a los inversionistas que confiaron en el proyecto de Foodies. Como primer paso hemos presentado una denuncia y colaboraremos con las autoridades para llevar esto hasta sus últimas consecuencias.

Estamos en contacto con los fondeadores para darles nuestro apoyo e informarles oportunamente del avance en la investigación.

Fondeadora es una comunidad de mexicanos apoyando el emprendimiento. Durante cinco años, miles de proyectos han encontrado una alternativa de financiamiento en nuestra plataforma. Estamos conscientes de que el éxito de la plataforma, de los proyectos e inversionistas depende de la transparencia y responsabilidad de sus miembros.

Cuando Juan se enteró por medios de comunicación y algunos contactos personales sobre la campaña de Foodies en la plataforma de crowdfunding Fondeadora y la posibilidad de ser accionista de la compañía decidió invertir 5,000 pesos. Sin embargo, Juan jamás se imaginó que posiblemente sería víctima de un fraude que involucraría a otros 188 inversionistas y llegaría a casi un millón de pesos.

En marzo pasado, la campaña de Foodies, una empresa que tenía como objetivo prestar un servicio de entrega bajo demanda para restaurantes, arrancó en el sitio de fondeo colectivo Fondeadora. Fue en ese mismo mes que Juan, quien prefirió cambiar su nombre por un tema de anonimato, decidió destinar recursos con la promesa de hacerse del 1% de la empresa y obtener rendimientos en cuanto la compañía arrancara operaciones y generara ventas.

De acuerdo con la descripción en el portal de crowdfunding, Foodies se consolidaría como un servicio on demand para los restaurantes y gestionaría la logística de entrega de estos.

El éxito de la campaña de Foodies, creada por Miguel ‘Mick’ Islas, fundador de la startup Kangou de delivery bajo demanda, fue sorpresivamente rápido. A casi una semana de que se creó el proyecto, éste ya contaba con 500,000 pesos de inversión y para el final de la campaña los recursos fondeados eran de 963,202 pesos.

“Como hubo muchos fondeadores fueron agregando recompensas. Ellos (Foodies) iban por 500,000 pesos y se les fueron agotando las recompensas, entonces fueron abriendo más. A los últimos que daban 5,000 pesos les otorgaban una participación mucho menor (0.480%). A lo largo del fondeo llegaron a 900,000 pesos y terminaron dando hasta el 70% u 80% de la empresa. Entonces me pareció muy raro como lo fueron manejando al final”, dijo Juan a Expansión.

Tras superar la meta, los inversionistas y creadores del proyecto celebraron un par de encuentros para revelar la estrategia a seguir en relación a la conformación de la empresa y la división accionaria. Además, los fundadores del proyecto crearon un grupo cerrado en Facebook para mantener actualizados y responder dudas de los fondeadores.

Sin embargo, la comunicación se cortaría por completo entre julio y agosto, detalló Juan.

“El último correo que nos mandaron entre junio y julio fue el de una firma, Legalix, que era la que supuestamente iba constituir la empresa. Nos pidieron documentación para que estuviéramos presentes en el acta constitutiva. Ese fue el último contacto que tuve con ellos”, dijo Marco.

“Después de ese correo los empecé a monitorear por redes. Empezaron a eliminar todo ese rastro de información. Si te metes a la liga está eliminado ese video; el grupo de Facebook, que era la única forma de comunicación que había, ya no existe. Traté de contactar a Mick por Facebook; no le llegan los mensajes. Los perfiles personales todavía están pero las últimas publicaciones son de marzo a mayo”, agregó.

Marco buscó a Norman Müller, CEO y cofundador de Fondeadora, a través de correo pero hasta el momento no ha recibido respuesta.

Carlos es otro de los fondeadores que busca respuesta a su inversión. En este caso, los recursos destinados al proyecto fueron de 3,000 pesos.

“En el último correo que tengo de Mick me dice que no me preocupara, que había tenido ciertos problemas y que estaban en proceso de formar la empresa y darnos los títulos. Pasó eso y ya no volví a tener contacto con Mick”, dijo Carlos.

Carlos contactó de igual forma a Müller, quien el domingo pasado le explicó a través de un correo que no era la única persona que reclamaba estar en la misma situación. De acuerdo con la respuesta de Müller estarían por iniciar una investigación.

En la sección de comentarios del proyecto de Foodies en Fondeadora hay otros comentarios que también reclaman la falta de respuesta.

YA NI VIVE EN SU CASA, ARGUMENTA FONDEADORA

René Serrano y Norman Müller, fundadores y directores de Fondeadora, aseguraron a Expansión que los recursos que levantó el proyecto fueron entregados pocos días después de que finalizó la campaña.

“Tenemos comprobantes de la entrega de este dinero hacia Miguel. La entrega se hace a través de transferencias y se entregó casi dos o tres días después”, detalló Serrano.

Müller dijo que tras recibir varias quejas por parte de los fondeadores sobre la falta de respuesta del proyecto, la plataforma comenzó a mantener el contacto con alrededor de 50 de ellos y decidió buscar de manera personal a Islas y abrir una investigación.

Los directivos dijeron también haber perdido contacto con Islas desde hace un par de meses.

“Bajo esta investigación comenzamos a tocar puerta. Nos encontramos que ya había defraudado a una chavas que tienen un emprendimiento. Luego nos encontramos a otra persona del ecosistema, Javier Rincón (fundador de Pago Fácil), que le ayudó en ciertos temas estratégicos y que no le pagó. También supimos de uno de los primeros inversionistas de Miguel Islas al que no le respetó su nota convertible (...) Sabemos donde vive, ya no vive ahí”, dijo Müller.

De acuerdo con los fundadores, ya emprendieron acciones legales a través de una denuncia de hechos pese a que Fondeadora señala en su política de Términos y Condiciones que el creador o fundador es el único responsable de la entrega de las recompensas a favor de los fondeadores “sin que pudiera imputarse a Fondeadora algún tipo de responsabilidad por el incumplimiento del Creador en tal sentido”. Además de que “no será responsable por el efectivo cumplimiento de su realización ni de las entregas de las recompensas”.

La denuncia habría sido tramitada la semana pasada.

La política es similar a la de otras firmas de crowdfunding, por ejemplo Kickstarter estipula que “no puede garantizar el trabajo del creador y no ofrece reembolsos”.

“En mi opinión este tipo (Miguel Islas) es un fraude y se fue con el dinero, literal”, mencionó Serrano.

Serrano manifestó que es la primera vez que se abre espacio para este tipo de proyectos donde se ofrece una participación de la empresa y donde sucede algo similar.

“Reconocemos que nuestra reputación está en juego pues tenemos una reputación de cinco años de trabajo impecable con más de 2,000 proyectos exitosos con casi 200 millones de pesos de fondeo. No vamos a seguir con este modelo. Tomamos el riesgo porque era algo muy controlado y teníamos conocimiento de la persona. Lo decidimos tomar porque era alguien cercano al ecosistema”, expresó.

Ambos directores negaron que la plataforma haya cometido un error en el proceso de registro y fondeo pues de acuerdo a Serrano y Müller se hizo un análisis del creador del proyecto como el de todos los que participan en Fondeadora.

“Siempre vamos a mejorar nuestros procesos de investigación pero no creemos que esto fue un error de no haber tomado en serio este proyecto o no haber investigado lo suficiente”, declaró Müller.

La plataforma de fondeo colectivo se encuentra registrada como Fondeadora de México, S.A.P.I. de C.V, por lo que de acuerdo con Raymundo Tenorio, director de la carrera de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey, se podría proceder también en contra de ésta ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras.

“Se puede proceder primero a Profeco por tratarse de una sociedad mercantil y también ante la Condusef porque lo que promueven es una inversión financiera. La primera instancia es una denuncia de hechos en un juzgado administrativo. Pero es claro que también vale la pena ir con la Profeco porque están consumiendo un servicio de gestión financiera de carácter mercantil”, anunció Tenorio.

LEGALIX NIEGA RELACIÓN CON FOODIES

Legalix, firma que supuestamente habría sido la encargada de llevar a cabo el trámite del acta constitutiva de Foodies y reparticipación accionaria, se deslindó de igual forma de Islas. A través de un comunicado que se hizo llegar a Expansión, Ernesto Mier, Cofundador y CEO de Legalix, argumentó nunca haber signado un acuerdo contractual con el creador del proyecto.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

"En relación con la nota publicada hoy respecto al proyecto Foodies, en la que se menciona a nuestra empresa, queremos aclarar que nunca se cerró la contratación de LEGALIX por Foodies o por Miguel Islas, el creador del proyecto. En su momento, presentamos una cotización a Foodies para la elaboración de la documentación legal correspondiente. Miguel Islas a nombre de Foodies, sin darnos aviso, informó por correo electrónico a los fondeadores que LEGALIX sería responsable de la implementación de la estrategia legal. Sin embargo, nunca formalizamos una relación de trabajo con Foodies", señaló Mier.

Hasta el momento, Miguel Islas no ha respondido las solicitudes de comentarios que se le hicieron llegar a través de correo y cuentas de redes sociales.

Ahora ve
Los unicornios inspiraron la nueva bebida de Starbucks
No te pierdas