Tinder, Whatsapp y otras 'apps' que estarán en la mira de los hackers en 2017

El crecimiento de ataques dirigidos a infraestructuras críticas, así como a consolas de videojuegos y el 'ransomware' son algunas de las tendencias del cibercrimen el próximo año, según ESET.
Especialistas en ciberseguridad aseguran que los riesgos de ser hackeados a través de aplicaciones va en aumento.
Ciberseguridad  Especialistas en ciberseguridad aseguran que los riesgos de ser hackeados a través de aplicaciones va en aumento.  (Foto: iStock by Getty Images)
Gabriela Chávez /
RÍO DE JANEIRO, Brasil (Expansión) -

A medida que se acerca el año en el que, en el mundo, existirán más dispositivos conectados a internet que habitantes, las preocupaciones por ser víctima de un hackeo crecen por distintos frentes.

Lo que antes parecía no ser blanco de problemas cibernéticos como las consolas de videojuegos o las apps para ligar, comenzarán a ser objeto del deseo de los hackers, de acuerdo con el reporte de tendencias de seguridad 2017 de ESET, citado por Camilo Gutiérrez, jefe de investigación de esa compañía.

La firma de soluciones de seguridad cibernética también prevé un incremento de incidentes en infraestructuras críticas y campañas de ransomware o secuestro de datos, indica Camilo Gutiérrez.

Estas son las seis riesgos mundiales de ciberseguridad que se esperan cobren fuerza a lo largo de 2017.

1. Aumento en los ataques a infraestructura crítica de países

Desde 2015, la Organización de Estados Americanos (OEA), perfiló que este tipo de amenazas, direccionadas a infiltrar, controlar o poner fuera de servicio, infraestructuras energéticas, hídricas o de manufactura, ostentaban riesgos importantes debido a la antigüedad de sus sistemas y el creciente interés de grupos cibercriminales de causar daños económicos a una nación por esta vía.

Hacia 2017, los investigadores de ESET, preveen que esto aumente dado que la necesidad de conectividad requiere que estos equipos se integren al Internet de las Cosas.

Lee: Fraudes online, la piedra en el zapato del e-commerce.

“Ese es el problema, que estos equipos funcionan muy bien y hacen muy bien sus tareas pero no estaban pensados desde un principio para conectarse”, dice Gutiérrez.

Bajo este principio, la firma recomendó que tanto gobiernos como la iniciativa privada implementen redes aseguradas por monitoreo de tráfico, conexiones intermitentes y planes de respuesta inmediata para poder integrarse a la nueva ola de conectividad con menor riesgo.

2. Gaming, ya no es un juego

El crecimiento de jugadores de videojuegos online, a través de plataformas como Xbox Live, Play Station Network o redes de E-Sports hará a esta comunidad un blanco atractivo para el hackeo.

En 2015, se registró que 185 millones de personas fueron atacadas en este tipo de plataformas, según datos de ESET y se espera que la cifra crezca durante 2017.

Lee: 'Super Mario Run' correrá en tu móvil a partir de diciembre.

Gutiérrez señaló que uno de los puntos débiles de la tendencia es la interoperabilidad de los gadgets y el poco cuidado que tiene la gente en cuestiones de seguridad y contraseñas.

“Los puntos flacos de esta tendencia es la interoperabilidad entre dispositivos como consolas y las televisiones”, dijo durante el foro de seguridad informática que ofrece la firma esta semana en Río de Janeiro.

3. Móviles

El auge de apps, como Pokemon Go, probó que los usuarios están dispuestos a mantenerse todo el día conectados e incluso a descargar software no oficial o ceder privacidad por obtener facilidad de uso.

Se proyecta que estos descuidos serán más explotados en 2017, aún en aplicaciones como Tinder o Whatsapp, que cada vez integran más configuraciones que, aunque las hacen más atractivas, pueden poner en riesgo la seguridad.

Lee: Whatsapp permite hacer videollamadas y multitasking.

“Una de las fallas en móviles es que las apps están mal configuradas; o funciones como el GPS, dejan huecos abiertos que pueden ser explotados”, dijo el analista.

4. Ransomware of things

Aunque se hizo hincapié en que no es la amenaza más frecuente en la región, sí es una de las que se espera que más crezca, pues su modo de operar resulta muy redituable al atacante.

La firma de análisis, Gartner, estima que se conectaran 6,400 millones de dispositivos móviles en 2016 y la cifra se va elevar hasta 20,800 en 2020, por lo que, de acuerdo con el directivo de ESET, crece la superficie de ataque siempre y cuando las personas no sean conscientes de los controles de seguridad que ahora deben aplicar en todo lo que tengan conectado.


5. Infecciones más críticas

Si bien se ha visto que en los últimos cinco años, el número de vulnerabilidades nuevas creadas cada año ha tenido un avance más lento, se espera que a partir de 2017, éstas sean más certeras y logren convertirse en infecciones más críticas.

Entre 2015 y 2016, el número de nuevas infecciones consideradas críticas se elevó de 2,400 aproximadamente a 2,600.

Podría parecer poco este número, pero las infecciones críticas están marcado una tendencia creciente.

De todas las vulnerabilidades reportadas, 40% son críticas, de acuerdo con cifras hasta el tercer trimestre de 2016.

Gutiérrez sugiere que una buena forma de contrarrestar el nivel de afección de los hackeos es actualizando constantemente las aplicaciones de software y los sistemas operativos.

6. Hackear la salud

Los gadgets relacionados a la salud, para monitorear enfermedades o prevenirlas, son uno de los sectores dentro del Internet de las Cosas del que se espera más crecimiento hacia 2020, por lo que se alertó de un alza en ataques hacia ellos.

Lee: Inteligencia artificial, el nuevo superpoder del hombre.

ESET estima que los registros médicos robados pueden tener hasta 10 veces el valor de los datos relacionados a tarjetas de crédito.

“Para los atacantes se vuelve interesante lucrar con registros médicos, y la industria de la salud no tiene las mismas protecciones que la industria financiera por ejemplo” .

Ahora ve
¿Sabes cuántos gérmenes hay en los lugares que tocas comúnmente?
No te pierdas
×