El byte, la herramienta que revolucionará la producción de las empresas

Una nueva disciplina propone mejorar la toma de decisiones estratégica con ayuda de un universo de gigabytes y un ejército de talento más analítico.
Una de las ventajas del Big Data es la mejora en el control de calidad de las plantas.
Beneficios  Una de las ventajas del Big Data es la mejora en el control de calidad de las plantas.  (Foto: iStock)
Jimena Tolama /

Nota del editor: El artículo completo lo puedes consultar en la edición 247 de la revista Manufactura correspondiente a junio de 2016.

(Manufactura) — La Ciencia de Datos es una disciplina naciente que integra las funciones de un estadístico, un matemático y un programador, capaz de curar y procesar datos en crudo hasta lograr un producto que aporte a la mejora en la toma de decisiones en campos como el económico, el social y la estrategia, táctica y operación de una empresa. En los últimos cinco años ha atraído el interés de gobiernos y empresas que buscan reclutar a estos especialistas.

El estudio Analytics: el uso de Big Data en el mundo real, del IBM Institute for Business Value y la escuela de negocios Saïd de la Universidad de Oxford, entrevistó en 2012 a 1,144 empresas de 95 países: 63% afirmó que al utilizar información y analítica obtenían ventajas competitivas en la atención al cliente, la operación, la gestión financiera y de riesgos, y en la colaboración con los empleados.

Lee: Big data, la clave del éxito para los retailers

“En México, la ciencia de datos apenas está despegando”, dice Adolfo de Unánue, director de la maestría en Ciencia de Datos del ITAM. Estados Unidos, China, Alemania, Inglaterra y Rusia son las naciones que más aprovechan sus beneficios. En el país ha captado la atención del sector gubernamental, financiero, de consultoría, retail y, hasta el momento, un mínimo destello del manufacturero, especialmente del automotriz.


El análisis de IBM ejemplifica las ventajas de la aplicación de la Ciencia de Datos con un vehículo Ford Focus eléctrico: a la par que el conductor recibe información sobre la aceleración, frenada, carga de batería y ubicación del auto, los ingenieros de la armadora obtienen datos que permiten estudiar desde los hábitos de conducción de los clientes hasta la presión de los neumáticos, lo que deriva en un conocimiento más completo de los consumidores y de las unidades.

“Es muy importante que la empresa tenga idea de qué quiere resolver, ya sea hacer más eficiente la cadena de producción o encontrar mejores rutas de distribución”, explica Alejandro Maza, fundador y director general de OPI, firma mexicana creada en 2011 que ofrece servicios de Big Data.
La manufactura puede aprovechar el universo de datos en cuestiones de oferta y demanda, políticas internas y hasta de infraestructura, señala.

Lee: Máquinas, el nuevo asistente de los CEO

Muchos elementos necesarios para armar una estrategia basada en datos ya se tienen, como cuántos cargamentos entran y salen del país, por qué puertos o cruces fronterizos, a qué precio y cuánto se tardaron en llegar, agrega. Esto puede optimizar la producción y definir precios que mejoren la posición en el mercado.

La necesidad de ser más competitivo no es nueva. “Pero las empresas se han dedicado a almacenar esta información valiosa en los sistemas de cómputo, en lugar de utilizarla a favor de estrategias basadas en más análisis y menos corazonadas”, sostiene De Unánue.

Ahora ve
Temores por renegociación del TLCAN en industria automotriz en México
No te pierdas
×