Uber indaga caso de supuestos sexismo y acoso en sus oficinas de EU

Una exempleada denunció públicamente haber sufrido acoso sexual y recibir amenazas si intentaba denunciar su caso ante recursos humanos.
Tolerancia cero al acoso  El CEO de Uber, Travis Kalanick, dijo que comportamientos de acoso sexual no tienen cabida y despedirá a quien incurra en ellas.  (Foto: EFE)
Julia Horowitz
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Uber inició una “investigación urgente” después de que una exempleada denunciara públicamente haber sufrido supuestos sexismo y acoso en la compañía.

Susan Fowler, una ingeniera que publicó un blog el domingo detallando su experiencia en Uber, afirmó que la compañía se rehusó a hacer más que poner una advertencia a su superior después de que ella y otras mujeres se quejaran sobre acoso sexual.

Fowler escribió que ella fue culpada después de realizar una serie de reportes detallando la discriminación por género. Otro superior amenazó con despedirla por llevar sus preocupaciones al área de recursos humanos, escribió Fowler.

Lo que Fowler describió “es aborrecible y va en contra de todo lo que representa y cree Uber”, dijo el CEO de Uber, Travis Kalanick, en un comunicado publicado horas después de la publicación de la exempleada.

Kalanick dijo que él no tenía conocimiento de las acusaciones de Fowler. Añadió que ha dado instrucciones al jefe de recursos humanos de la compañía para “conducir una investigación urgente sobre estas acusaciones”.

"Buscamos hacer de Uber un lugar de trabajo justo y no hay cabida para este tipo de comportamiento en Uber, y cualquiera que se comporte de este modo o piense que esto es aceptable será despedido”, sostuvo Kalanick. Fowler no respondió inmediatamente a la petición de comentarios de CNNMoney.

Uber está recibiendo la culpa en línea por la publicación de Fowler. El hashtag #DeleteUber ha revivido; fue tendencia hace varias semanas por la respuesta inicial de Uber frente al veto migratorio del presidente Trump.

Lee: CEO de Uber deja a Trump por orden ejecutiva de inmigración

El inversionista Jason Calacanis respondió a la controversia afirmando en un tuit que lo que Fowler describió “no es aceptable”.

Arianna Huffington, quien se unió a la junta directiva de Uber el año pasado, dijo el domingo que ella trabajaría en la investigación sobre las afirmaciones de Fowler. Ella tuiteó su cuenta de correo para cualquiera que quisiera contactarla directamente.

En una publicación titulada “Reflexionando sobre un muy, muy, extraño año en Uber”, Fowler describió haber sufrido y atestiguado un sexismo repetido desde que empezó a trabajar en Uber, en noviembre de 2015.

Fowler afirma que un superior realizó insinuaciones sexuales a semanas de haber iniciado en su empleo. Ella dijo que lo reportó a recursos humanos, pero le dijeron que “no se sentirían cómodos con otra cosa que no fuera una advertencia y una severa discusión”.

Fowler dijo en la publicación que le dijeron que ella podría encontrar otro equipo para trabajar en Uber, o que ella podía seguir trabajando con la persona que había acusado.

Tras cambiarse de equipo, Fowler afirma que conoció a otras mujeres que tenían problemas similares con la misma persona. Ellas acudieron a RH, dijo Fowler, pero la empresa negó la existencia de otras quejas.

Lee: ¿Por qué predominan los mensajes de odio en redes sociales?

Fowler dijo que ella fue bloqueada posteriormente de transferirse de equipo en otra ocasión, a pesar de contar con un desempeño perfecto.

"Me dijeron que los ‘problemas de desempeño’ no siempre son cosas que tienen que ver con el trabajo, sino que a veces pueden ser cosas fuera del trabajo o sobre tu vida privada”, dijo Fowler en su publicación.

Meses después, afirmó, disminuyeron su récord de desempeño y le dijeron que ella “no mostraba señales de estar avanzando en su carrera”. Ella dijo que envió reportes a RH “cada vez que sucedía algo ridículo, cada vez que enviaban un correo sexista”.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Más tarde, escribió Fowler, los gerentes dijeron que la empresa pediría chamarras de cuero solo para los empleados masculinos, “porque no había suficientes mujeres en la organización para justificar hacer el pedido”. Fowler dijo que ella notificó a RH y afirmó que le dijo un superior que estaba “caminando sobre hielo resbaladizo” por acudir a RH.

Fowler dijo que empezó a buscar otro empleo y dejó Uber en diciembre. Ella comenzó a trabajar en Stripe en enero.

Ahora ve
Argentina, la NASA y marinos de varios países buscan al submarino San Juan
No te pierdas
×