Las aventuras más extremas en la Tierra

A lo largo de múltiples continentes y océanos, estas 19 aventuras te harán sentir vivo.
Una de las cuevas más profundas  La cueva Chéve fue descubierta hace tres décadas.  (Foto: Rob Stone / UDSCT)
Sean Cunningham
(CNN) -

Es fácil viajar por el mundo y sentirse extrañamente en casa, sobre todo si estás en uno de los 24,000 Starbucks del planeta. Pero todavía es posible romper con la rutina y vivir experiencias extraordinarias. (De hecho, algunas de ellas casi rayan lo descabellado.)

A lo largo de múltiples continentes y océanos, estas 19 aventuras te harán sentir vivo... aunque en algunos casos aterrorizadamente vivo.

1. La experiencia más extrema relacionada con la ganadería.

Los encierrros con toros: ESPAÑA

Cada julio, Pamplona ofrece una oportunidad emocionante para ser embestido por un toro.

Aunque las muertes son relativamente raras -se han estimado 13 en los últimos cien años- el riesgo de salir lesionado es muy real, solo en 2016 hubo más de 100 heridos.

Alternativa menos extrema: Compartir la calle con miles de ovejas durante la Fiesta de la Trashumancia en Madrid.

2. La experiencia más extrema relacionada con el mejor amigo del hombre.

La carrera de trineos de Iditarod: ALASKA, USA

Tardan por lo menos ocho días en completar el viaje de 1,600 kilómetros que generalmente involucra nieve, fuertes vientos y temperaturas por debajo de -50 grados centígrados.

Para los perros que la terminan, la frase “¡buen perro!” nunca ha sido más merecida.

Alternativa menos extrema: Tomar una pinta de cerveza mientras le frotas la barriga a tu perro en un bar de Londres.

3. La experiencia más extrema relacionada con la radiación.

Chernobyl: UKRAINE

30 años después del desastre nuclear, los tours a la zona de exclusión han crecido.
Chernobyl  30 años después del desastre nuclear, los tours a la zona de exclusión han crecido.  (Foto: Anita Isalska)

El sitio del desastre de la central nuclear en 1986 se ha convertido en una atracción turística inesperada.

Curiosamente, uno de sus principales atractivos es la oportunidad de ver cómo los animales salvajes, ignorando los efectos secundarios de la tragedia nuclear, prosperan en ausencia de la presencia humana.

Alternativa menos extrema: Visitar la central nuclear de Bataan en Filipinas, que fue construida hace más de 30 años pero nunca ha sido utilizada. Incluso puedes ver un reactor sin la radiación.

4. La experiencia más extrema relacionada con un infierno.

La puerta al infierno: TURKMENISTÁN

Conocida como la puerta al infierno o el cráter de Darvaza. No encontrarás nada parecido en Asia Central (o en cualquier otro lugar de la Tierra de hecho).

Se creó hace más de 40 años cuando el suelo se derrumbó en el desierto por un accidente durante una perforación de gas hecha por los soviéticos.

Entonces los científicos prendieron fuego a la caverna de gas.

Décadas después sigue ardiendo como... eso, el mismo averno.

Alternativa menos extrema: Visitar el Cráter de Diamantes, un parque estatal de Arkansas donde puedes soñar con encontrar algo igual de eterno pero más brillante.

5. La experiencia más extrema relacionada con el surf.

Teahupo'o: TAHITÍ

Teahupoʻo es considerada la ola más pesada y mortífera del mundo, el no va más en alto riesgo y recompensa en el mundo del surf.

Montar estas olas es una experiencia única en la vida, pero fallar es arriesgarse a una horrible caída.

Alternativa menos extrema: Practica tu surf en el Surf Snowdonia de Gales, una piscina de olas donde hay olas para todos los niveles de surfistas.

6. La experiencia más extrema relacionada con altas temperaturas.

Death Valley: ESTADOS UNIDOS

Si eres de los que dicen "no es el calor, es la humedad", aquí vas a cambiar de opinión.

Aunque existe un debate sobre la autenticidad del supuesto récord de 56.7 C (134 F), este desierto de California ostenta el récord entre las temperaturas aceptadas como legítimas de 54 C (129.2 F).

Lo cual es francamente muy caliente.

Alternativa menos extrema: Una sesión de sauna finlandesa en Helsinki te permite escapar del calor saliendo al frío, o viceversa.

Lee: 10 consejos para visitar la capital de Finlandia

7. La experiencia más extrema relacionada con bajas temperaturas.

Oymyakon: RUSSIA

Esta región siberiana es la más fría del planeta.
Oymyakon  Esta región siberiana es la más fría del planeta.  (Foto: Maarten Takens / Creative Commons / Flickr)

Cuando hayas aprendido a soportar el calor, ¿por qué no probar el otro extremo? Este destino en Siberia es el pueblo más frío de la Tierra, promedia -50 C (-58 F) en invierno y ha alcanzado -67.8 C (-90 F).

Y sí, si comparas este lugar con Iditarod (el de los trineos de perros) aquello parece un cálido paseo.

Alternativa menos extrema: Cualquier icebar o bar de hielo alrededor del mundo. Pero el mejor es el icebar dentro del ICEHOTEL en Jukkasjärvi, Suecia.

8. La experiencia más extrema relacionada con kayaks.

Los rápidos Inga en el río Congo: REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO

Steve Fisher fue nombrado Aventurero del Año por NatGeo por intentar navegar estas aguas.
Los rápidos Inga  Steve Fisher fue nombrado Aventurero del Año por NatGeo por intentar navegar estas aguas.  (Foto: Greg von Doersten / Red Bull Content Pool)

Son los rápidos más grandes del mundo, tan peligrosos que el kayakista Steve Fisher fue nombrado uno de los Aventureros del Año por National Geographic solo por intentarlo.

Nat Geo los describe como una "sección de 80 kilómetros de cataratas, remolinos y tragaderos de kayaks".

Alternativa menos extrema: Probar uno de los toboganes acuáticos más aterradores del mundo.

Lee: Volcano Bay, el nuevo parque acuático de Universal Orlando

9. La experiencia más extrema relacionada con la humedad.

Mawsynram: INDIA

Este pueblo en Meghalaya es el lugar más húmedo del mundo, con un promedio de casi 12 metros de lluvia al año.

Es aún más intenso por el hecho de que la lluvia no es espaciada, los aldeanos han experimentado más de metro y medio de lluvia en solo 24 horas.

Alternativa menos extrema: Sumergirse en el agua geotermal de Blue Lagoon en Islandia.

10. La experiencia más extrema relacionada con la espeleología.

Cueva Chevé: MÉXICO

El United States Deep Caving Team realizando otra expedición en la cueva Chevé este año.
Explorando  El United States Deep Caving Team realizando otra expedición en la cueva Chevé este año.  (Foto: Kasia Biernacka / USDCT)

Si bien todavía se sigue explorando, se cree que esta cueva en Oaxaca es tu oportunidad de avanzar casi 2,500 metros bajo tierra.

Si sufres de claustrofobia o miedo a la oscuridad, ni te acerques. La espeleología, por cierto, es la exploración de cuevas.

Alternativa menos extrema: Físicamente demandante pero accesible, Hang Son Doong en Vietnam es la cueva más grande del mundo.

11. La experiencia más extrema relacionada con parques temáticos.

Montaña rusa Formula Rossa: ABU DHABI

Viajas a casi 240 km por hora. Los pasajeros cubren un circuito de 1.3 millas en apenas 92 segundos.

Alternativa menos extrema: Si lo intentas de verdad, las tazas giratorias de Disneylandia también pueden causar mareo.

Lee: El mundo de 'Avatar' y otros 10 futuros parques temáticos

12. La experiencia más extrema relacionada con los lácteos.

El queso rodante en Coopers Hill en Gloucestershire: INGLATERRA

Miles se reúnen para ver estas carreras de queso, donde un grupo persigue a un queso mientras rueda por la colina, siguiendo una tradición que ha durado 200 años.

Vale, no es tan glamoroso como algunos eventos en esta lista, pero tiene mucha historia y es inesperadamente emocionante y peligroso.

De hecho, fue cancelado en 2010 por preocupaciones de seguridad pero luego se reanudó.

Alternativa menos extrema: En la ciudad italiana de Módena no tienes que correr el riesgo de romperte el cuello para disfrutar un buen Parmigiano-Reggiano.

13. La experiencia más extrema relacionada con atletas robot.

La carrera de camellos de Al Marmoom: DUBÁI

Las carreras de camellos son un gran negocio en Oriente Medio, los ganadores se llevan premios de millones de dólares. Aún así, la experiencia es más importante que las apuestas.

Algunas carreras cuentan con jockeys robot, es decir, camellos teledirigidos. (Cuando se activan por control remoto, azotan sus monturas.)

Incluso en carreras con humanos, es emocionante ver cómo los entrenadores de los camellos y los propietarios corren junto a ellos en sus vehículos 4x4, gritando para que vayan más rápido.

Alternativa menos extrema: El mercado de camellos en Al Ain, Abu Dhabi, también está lleno de acción... mucho regateo y variedad de género.

Lee: Jordania, un camino entre valles y pueblos antiguos

14. La experiencia más extrema relacionada con el futbol.

El superclásico: ARGENTINA

Es más que un partido cuando juegan dos equipos legendarios de Buenos Aires: Boca Juniors y River Plate. (Sus estrellas incluyen a Diego Maradona y Alfredo Di Stéfano, dos de los mejores jugadores de la historia.)

Lo vives más que lo analizas, ya que la rivalidad puede cruzar la línea entre lo emocionante y lo inquietante: los aficionados han llegado a echarle spray pimienta a los jugadores.

Un amigo asistió a un superclásico y se lo pasó muy bien hasta que se dio cuenta de que un hombre en la grada superior estaba orinando a los aficionados rivales más abajo.

Alternativa menos extrema: Puedes palpar esa rivalidad si vas a un tour por ambos estadios.

15. La experiencia más extrema relacionada con el puenting.

El salto en bungee en la Presa Verzasca: SUIZA

La oportunidad de caer 220 metros en Ticino.
Mejor que James Bond en 'Goldeneye'  La oportunidad de caer 220 metros en Ticino.  (Foto: Trekking Team / 007 Jump)

Es tu oportunidad de caer 220 metros, como hizo James Bond en "GoldenEye".

Alternativa menos extrema: Viajar en el ascensor más rápido del mundo – 20.5 metros por segundo - en la Torre Shanghai, el segundo edificio más alto del mundo.

Lee: 15 de los mejores saltos en ‘bungee’ del mundo

16. La experiencia más extrema relacionada con una vista inolvidable.

Vuelo en ala delta sobre Rio de Janeiro: BRASIL

Ya estás acostumbrado a ver vistas aéreas de esta notable ciudad, vigilada por la estatua del Cristo Redentor.

¿Qué mejor manera que experimentarlo personalmente?

Alternativa menos extrema: Si estás más cómodo en tierra firme, toma una excursión panorámica por Río.

17. La experiencia más extrema relacionada con deportistas de 5 toneladas.

La Copa del Rey de Polo en Elefante: TAILANDIA

El elefante está en la esencia de la identidad tailandesa.

Aun cuando hay polémica en torno a este deporte, ofrece una alternativa novedosa a la versión hípica.

Si estás en Bangkok, no te lo pierdas.

Alternativa menos extrema: En la misma Tailandia puedes pagar por un lujoso campamento en Chiang Saen donde convives con elefantes rescatados.

18. La experiencia más extrema relacionada con tiburones.

Buceo con el gran tiburón blanco en Gansbaai: SUDÁFRICA

Borra completamente la brecha entre un sueño y una pesadilla, pues te sientas en una jaula bajo el agua -que, si lo piensas bien, ya es bastante aterrorizante por sí solo- y luego llegan a escena los tiburones.

Alternativa menos extrema: Nadar con mansos manatíes.

19. La experiencia más extrema relacionada con arena.

Conducir por dunas: QATAR

¿Las acrobacias de Rápido y Furioso? Imagínalas sobre arena.

Conducir todoterrenos en el desierto, saltando dunas o descendiendo por ellas.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Puedes probar por ti mismo, pero ante el alto riesgo de volcar es mejor hacer primero un recorrido como pasajero para darte una idea de lo que puedes hacer en este mar de arena.

Alternativa menos extrema: Participar en una competencia de castillos de arena. El Festival Sun & Sea de California y el Festival de Escultura de Arena de los Países Bajos son dos de los más grandes.

Ahora ve
Pese a reproches de ida y vuelta, la renegociación del TLCAN se va hasta 2018
No te pierdas
×