Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
header.jpg

El metro impulsa la inclusión financiera

¿Cómo lograr que más personajes se beneficien de los servicios financieros? La tarjeta del transporte público abre la puerta para bancarizar.
pagos electrónicos
Sin cuentas o tarjetas, gran parte de la población solo puede manejar su dinero en efectivo, con los consecuentes problemas de seguridad.

¿Hay una manera de impulsar el ahorro de los mexicanos? ¿Cómo lograr que se protejan ante cambios de la economía? Una respuesta puede ser llevar más servicios financieros a un mayor porcentaje de la población. Cuando una persona tiene acceso a servicios financieros, puede tener un mejor control de su dinero, gracias a que lo transporta con más seguridad, obtiene mejores rendimientos por sus ahorros y tiene acceso a créditos en mejores condiciones.

Pero una gran parte de la población del país todavía no puede acceder a los servicios financieros. Según algunos cálculos, más de dos terceras partes de los adultos todavía no tienen siquiera una cuenta bancaria. Esto los deja atrás en oportunidades.

Los riesgos de no incluir a más personas en los servicios financieros son grandes, advierte el CEO de Mastercard, Ajay Banga, quien recuerda que en el mundo hay cerca de 2,500 millones de personas en el mundo sin estos servicios. “Son personas como nosotros. Son madres, padres, refugiados, estudiantes y agricultores. Se quedan atrás sin las cosas que nosotros tomamos como un hecho: pruebas de identidad, una manera de guardar dinero para emergencias, acceso a préstamos o a seguros”.

Sin cuentas o tarjetas, gran parte de la población solo puede manejar su dinero en efectivo, con los consecuentes problemas de seguridad. Y se quedan fuera de la nueva economía digital, porque no tienen acceso a muchos de los servicios de internet.

Entre los muchos esfuerzos por incluir a más personas en los servicios financieros, este año destacan las tarjetas habilitadas con tecnología de pago sin contacto. Una gran parte de la población, aun sin una cuenta bancaria, puede tener una tarjeta que le sirva para pagar y transportar su dinero. En México, esas tarjetas se pueden obtener en las taquillas del metro y sirven para pagar los viajes. Los usuarios ya las han probado al pasar los torniquetes del transporte público y ahora pueden probarlas también para hacer compras en comercios.

El Consejo de Inclusión Financiera de México, integrado por las autoridades del sector, reconoce que la tarjeta del metro “genera diversos beneficios a sus usuarios al reducir la vulnerabilidad asociada al robo de dinero en efectivo y poder realizar pagos en cualquier tipo de establecimientos que acepten pagos de las tarjetas Mastercard”, según señala en el Reporte de Inclusión Financiera de 2018.

Publicidad

De esa forma, por ejemplo, las personas que no tienen cuentas o medios de pago pueden tener una tarjeta segura, explica Guillermo Escobar, VP Comercial de Mastercard para México y Centroamérica. Ya se ha probado que la tarjeta es de fácil adopción, con la experiencia en el transporte público de Londres, donde desde 2014 se han emitido más de 10 millones de estas tarjetas habilitadas con tecnología de pago sin contacto. En promedio, 40% de los viajes en el transporte público londinense se pagan con estas tarjetas.

El uso de las tarjetas con tecnología de pago sin contacto ha crecido en mercados desarrollados, como Australia, el Reino Unido y Canadá. En Europa, 50% de las transacciones en tiendas físicas se hacen con tecnología de pago sin contacto. En Australia son más del 90%. Y en América Latina, Costa Rica ha puesto el ejemplo, al usar estas tarjetas como una vía para incrementar su inclusión financiera. Entre 2011 y 2017, el porcentaje de costarricenses con acceso a servicios bancarios pasó de 50 a 68%.

Las tarjetas habilitadas con tecnología de pago sin contacto funcionan con solo acercarlas a la terminal punto de venta. Al no soltar su tarjeta, el usuario tiene menos riesgo de extravío o clonación. La tecnología de pago sin contacto cuenta con las más altas medidas de seguridad. Los datos personales están protegidos y tiene un sistema de autenticación dinámico. Para cada transacción hay un monto máximo de pago. Más allá de ese límite, la tarjeta funciona como una tradicional, autenticada con chip y firma.

De acuerdo con el Reporte Nacional de Inclusión Financiera: “La inclusión financiera propicia, a través del uso de productos y servicios financieros, un mejor manejo de los recursos y acceso a productos financieros, una mayor resiliencia ante fluctuaciones de la economía, y contribuye a la inclusión social de los individuos y de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipyme).”. La tarjeta con tecnología de pago sin contacto ha probado ser un buen medio para avanzar.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad