Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El desarrollo en México es un compromiso para la IMCC

Trazando la ruta del futuro, la Industria Mexicana de Coca-Cola se compromete con el bienestar de los mexicanos que forman parte de la compañía y que comparten su historia a través de sus productos.
mié 30 octubre 2019 03:12 PM
IMCC
Estos son los cinco objetivos que la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) ha determinado rumbo a 2025, para seguir trabajando junto con la sociedad en favor de un país mejor.

La historia de la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) empezó a escribirse hace 93 años y hoy lidera el sector de bebidas en el país. Integrada por ocho grupos embotelladores y empresas 100% nacionales, como Jugos del Valle y Santa Clara, sigue colaborando con el desarrollo integral de todos los mexicanos.

Más de 1.3 millones de clientes disfrutan los productos de su portafolio, gracias a las 13,000 rutas que la compañía tiene en operación, con 28,000 vehículos de distribución y operación que dan servicio a 70 plantas en todo el territorio.

Joan Prats, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Coca-Cola México, asegura que estos son números para sentir orgullo y, a la vez, implican una gran responsabilidad ya que “pocos negocios, en México y en el mundo, tienen un impacto así de profundo en una economía”.

Publicidad

Precisamente, la IMCC genera más de 98,000 empleos directos y cerca de un millón de indirectos, los cuales contribuyen al impulso financiero de México con una aportación que equivale al 1.4 del Producto Interno Bruto (PIB).

Por lo tanto, estos resultados de negocio, así como el fortalecimiento de la cadena de valor para la producción de bebidas, son sólo el pilar de los compromisos con el país que ha visto crecer a la IMCC y consolidarse más allá de su marca emblemática: Coca-Cola.

“Se trata de un conjunto de metas, establecidas en cinco grandes rubros, que nos hemos fijado cumplir de aquí a 2025. Les puedo asegurar que son los objetivos más relevantes y más ambiciosos en nuestra historia”, asegura Prats.

1. Más envases reciclables y reciclados
Para lograr un Mundo sin Residuos, la compañía ha establecido un propósito global de recuperar y reciclar el 100% de sus envases vendidos para 2030. Igualmente, la IMCC busca que sus envases incluyan, como mínimo, 50% de materiales reciclados y que la mitad del portafolio sea retornable.

El avance es notorio y los empaques de PET que están en el mercado actual incluyen cerca de 27% de esta resina, con marcas ejemplares como Sprite, Fresca y Ciel, cuyos envases son una segunda vida de los materiales reciclados. Además de que el 96% de los residuos de sus fábricas son reincorporados a otras cadenas productivas.

Publicidad

Sin embargo, en el cumplimiento de los objetivos de sustentabilidad, la comunidad es una pieza clave y puede sumarse con acciones sencillas, por ejemplo: vaciar, aplastar, cerrar y depositar los envases en los contenedores especiales para que se conviertan en nuevas botellas, entre otras acciones más.

2. Agua potable para más mexicanos
Como ha dado a conocer la Universidad Nacional Autónoma de México, cerca del 10% de la población nacional carece de acceso a agua potable, por lo que es urgente establecer estrategias encaminadas al suministro y mejor aprovechamiento de este recurso vital.

Por ello, la IMCC le devuelve a la naturaleza toda el agua que utiliza en sus productos a través de diferentes iniciativas, como el programa de reforestación. Entre los resultados logrados, destaca el de que más de 79 millones de árboles fueron sembrados durante una década de trabajo.

3. En pro del bienestar de las comunidades y desarrollo de los jóvenes

La integración social, el desarrollo comunitario, la actividad física, el cuidado del medio ambiente y el disfrute de los espacios son temas prioritarios para la compañía. Con estas metas en mente, incluso ha acondicionado 600 espacios para la convivencia de las familias y vecinos en el país.

Por otro lado, como parte de sus esfuerzos en pro de las comunidades mexicanas, la Industria Mexicana de Coca-Cola impulsa el programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, cuyo objetivo es integrar la juventud a actividades de capacitación que les permitan adquirir experiencia y mejorar su empleabilidad a futuro.

Publicidad

4. El campo mexicano avanza
Porque tener un producto final de calidad deben incluir a todos los eslabones de la cadena, los pequeños y medianos productores son actores principales para la IMCC, de ahí que manzanas, duraznos y semillas de soya que se emplean en la fabricación de sus bebidas provienen del campo mexicano.

La agricultura es una de las actividades que más incentivos requiere, por ello, invertir en su desarrollo es también una estrategia para reducir la huella de carbono en la importación de insumos al optar por productos locales.

Como ha dado a conocer la IMCC, apostar por el campo significa crecer juntos. Para 2025 garantizarán más prácticas agrícolas sustentables y una inversión de más de 25 millones de pesos para adquirir insumos nacionales.

5. Las mejores bebidas en un portafolio responsable

En el Centro de Innovación y Desarrollo de la compañía han surgido recetas innovadoras y se alcanzó la meta de que el 45% de los productos sean bajos o sin azúcar. La premisa es trabajar con altos estándares de calidad para ofrecer siempre lo mejor.

De igual manera, el compromiso con el bienestar de las personas los ha llevado a reducir las calorías en el 50% de su portafolio, así como a renovar las alternativas de bebidas y porciones que ofrecen para quienes son fieles seguidores de sus marcas.

Finalmente, como asegura Joan Prats, la estrategia de la compañía es la innovación continua en un mundo en constante cambio, con nuevos retos y nuevas tendencias.

Publicidad
Publicidad