Publicidad
Publicidad

Lecciones de liderazgo tras nadar los siete mares

Además de funcionario y empresario, Antonio Argüelles es el séptimo hombre en el mundo en lograr este reto.
Logro.
Logro. El deportista y empresario Antonio Argüelles superó el año pasado el reto de los siete mares: cruzar a nado siete canales de alta dificultad. (Foto: AFP/MEXSPORT/ David Leah)

Antonio Argüelles no era el estudiante ideal. Su hiperactividad provocó que su periodo durante la educación primaria estuviera lleno de sermones y discusiones. Hasta que descubrió a la natación. “Todos tenemos una roca. Para algunos es la familia, para otros es la religión, la mía es nadar”, explica.

A partir de que comenzó a incursionar en el deporte, su vida se comenzó a equilibrar. Mejoró en la escuela, su disciplina e, incluso, a los 14 años ya tenía un negocio de venta de googles y trajes de baño.

La disciplina y concentración que requería la este deporte también contagió al resto de su vida. Su carrera era prometedora y ya entrenaba rumbo a las Olimpiadas de 1976 y 1980, cuando los resultados, por debajo de lo que espera, le llevaron a tomar la decisión de dejarlo. Poco a poco, dejó de nadar, pero nunca se apagaron sus ganas de hacerlo.

Decidió afrontar el reto de los siete mares: realizar siete nados de alto grado de dificultad en canales alrededor del mundo. “Siempre he tenido sueños y no me importaba la edad, yo iba a cumplirlo”, detalló durante su participación en el Sport Innovation Summit.

Lee también: El emprendedor que se inventó su profesión

Tras volver a nadar y entrenar, el también director general de Nueva Escuela Tecnológica, proyecto de educación para zonas de bajos recursos, y asesor de la Secretaría de Educación Pública de Puebla y Sonora, consiguió su objetivo. El año pasado, con 58 años y tras concluir el cruce del Canal del Norte, entre la isla de Irlanda y Gran Bretaña, se convirtió en la séptima persona en el mundo en hacerlo.

Publicidad

El camino para lograrlo le dejó lecciones que lo han convertido en líder en su vida empresarial ( y personal. “En todas las acciones en las que debas tomar decisiones para avanzar, es necesario tener el objetivo muy claro y hacer de la mente un jugador a favor”, señaló. Estas son sus claves:

Resuelve tus dudas: Mientras Argüelles nadaba, se cuestionaba por qué lo hacía, qué lograría o qué pasaría si no lo conseguía. El deportista aconseja resolver las dudas y no dejar que confundan la mente. Si alguien se cuestiona sobre si debe seguir adelante, debe hacerlo para saberlo.

Acepta los retos: “Hay que ajustarse, no asustarse”, afirmó Argüelles. Es necesario contar con un plan laboral o de vida, pero hay que aceptar los riesgos y tomarlos, porque esa es la única manera de evolucionar. El deportista y empresario agrega que el dolor ocasionado por fracasos siempre va a existir, así que es mejor arriesgarse con algo que vale la pena.

Da cara a los imprevistos: en uno de sus trayectos de nado, se acercaba una tormenta a más velocidad de lo que se había previsto. Argüelles tenía dos opciones: rendirse o acelerar su ritmo para ganarle a la meteorología. Eligió la segunda opción y el resultado fue exitoso. Ante situaciones que no se tienen contempladas, es mejor resolverlas sin pensarlo que dar un paso atrás, asegura hoy.

Ejercita la mente para la concentración: Tener un objetivo ayuda a vencer los obstáculos, puesto que en el trayecto a cumplirlo se encontrará la manera de realizarlo. El deportista aconseja visualizar los escenarios a los que se quiere llegar y cómo será a al lograr su meta. De esta manera será más complicado distraerse o rendirse en el camino.

¿Ya lograste tu ascenso?
Te enviamos la información para que alcances tus metas profesionales.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad