Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

desktop.png
Publicidad

Nuestras Historias

Hope Truck, una segunda oportunidad para jóvenes adictos

Toks ha puesto en marcha un programa para reinsertar a adolescentes con problemas legales o de drogadicción.
dom 26 agosto 2018 06:02 AM
Toks Hope Truck
Oportunidad. Seis jóvenes atenderán durante tres meses el food truck. Después, serán evaluados para colocarlos en empresas aliadas de la red de restaurantes.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión). - En 2016, un niño de ocho años llamó la atención de Gustavo Pérez Berlanga. El director de Responsabilidad Social y Proyectos Productivos de la cadena de restaurantes Toks no podía creer el historial de adicciones del menor, que se encontraba en un centro de desintoxicación en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. “Fue impresionante ver que un niño de tan corta edad ya estuviera en un proceso de rehabilitación por consumo de drogas y, lo peor de todo, que no existiera un plan de reinserción social para evitar su reincidencia”, recuerda.

Esta realidad fue el detonante que llevó a la creación de ‘Hope Truck: cocinando nuevas historias’, una iniciativa para capacitar y ofrecer empleo en food trucks a jóvenes que hayan tenido algún conflicto con la ley o se encuentren en proceso de recuperación de alguna adicción y busquen la reinserción.

La iniciativa, que la cadena de restaurantes realiza junto con la Secretaría de Gobernación, el gobierno de Chiapas, el Centro Estatal de Prevención Social de la Violencia y Participación Ciudadana del estado, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) y el Instituto de Capacitación y Vinculación Tecnológica de Chiapas (Icatech), pretende incrementar la tasa de éxito de los programas de reinserción en el estado a 50%. “Ahora este porcentaje se encuentra en 3%”, asegura Pérez Berlanga.

Lee: Movistar tiene un plan para cerrar la brecha digital

Una meta que es posible lograr si la empresa no recurre al asistencialismo, señala Jimena Cándano, fundadora y directora ejecutiva de Fundación Reintegra, organización que, desde hace 35 años, ofrece programas para prevenir el delito y reinsertar en la sociedad a personas con conflictos penales. “Los programas donde se les da un apoyo económico a los afectados, en lugar de capacitarlos y ayudar a buscar un empleo, rara vez funcionan. Por eso es imprescindible que las iniciativas busquen la transformación social desde la trinchera del aprendizaje constante”, afirma. Y justo ése es el eje de la estrategia de Toks.

Los inicios

Publicidad

No es la primera vez que la cadena de restaurantes lidera un proyecto de estas características. Hace cinco años, apoyó una iniciativa de Reintegra para capacitar a jóvenes con antecedentes legales para evitar la reincidencia.

De hecho, con el apoyo económico de Toks, la organización ha logrado que más de 90 jóvenes adquieran conocimientos en serigrafía y elaboración de pan. Incluso, instaló un taller de estampado y una cocina. “Más allá de un cheque, la ayuda consiste en acompañamiento y capacitación. Ellos nos donaron un horno para la panadería que se construyó y le enseñaron a hacer pan a los beneficiarios del negocio”, indica.

La clave de este programa, que ha logrado una tasa de éxito de 96% en la reinserción social de los jóvenes, según datos de la fundación, es el acompañamiento. Gabriela Orozco Calderón, investigadora de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), refiere que sin la intervención continua y personalizada de un profesional –además del apoyo de una persona cercana– es casi imposible lograr un cambio de vida en los participantes.

Por eso, para este nuevo proyecto, la empresa no se olvidó de la atención psicológica periódica y personalizada. Pero, antes de formar parte de ‘Hope Truck’, los jóvenes deben cumplir tres requisitos: haber concluido un proceso de 12 meses de desintoxicación, aprobar la evaluación del centro de rehabilitación para asegurar un estado mental saludable y, finalmente, hacer un examen en línea, que aplica el área de Recursos Humanos de Toks, en el que se definen sus habilidades y competencias para la cocina.

Lee: Negocios inclusivos, 4,000 millones de oportunidades

La primera generación de jóvenes ‘Hope Truck’ entró a un proceso de capacitación, que duró tres meses y concluyó en junio, en el que aprendieron todo lo necesario para administrar un food truck. “En esta ocasión elegimos a seis chicos, cuatro hombres que vienen del centro de rehabilitación que visitamos en Chiapas y dos mujeres, que nos recomendó el gobierno del estado, debido al entorno violento en el que vivían”, explica Pérez Berlanga.

Este grupo recibió clases de gastronomía, atención y servicio a clientes, así como proceso y preparación de menú por el Icatech y el Culinary Art School de Tijuana. A mediados de julio y durante tres meses, el primer food truck comercializará alimentos chiapanecos en Tuxtla Gutiérrez. Después, el área de Recursos Humanos de la compañía evaluará a los jóvenes para colocarlos en las empresas aliadas a la red de restaurantes, lo que permitirá que otro grupo forme parte de ‘Hope Truck’.

“Este piloto, en el que se invertirán hasta 7 millones de pesos –por parte de la Secretaría de Gobernación, Usaid y Toks–, durará 18 meses y dará empleo a 60 hombres y mujeres de entre 18 y 29 años, que obtendrán un ingreso diario de 200 pesos”, dice Pérez Berlanga.

El siguiente paso, en septiembre, será llevar el programa a Tijuana, Baja California, el tercer estado con el porcentaje más alto de prevalencia en el consumo de drogas de todo el país, según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat).

El objetivo a largo plazo es que haya un camión de comida en cada estado del país. “Y después de que evaluemos cómo funciona el proyecto en México, la idea es que se replique a nivel internacional. Hace unos meses, autoridades italianas mostraron interés, pero todavía no es tiempo de que migre”, apunta Pérez Berlanga.

NOTA DEL EDITOR: Este reportaje se publicó originalmente en la edición CEO de la revista Expansión (ed. 1237, 15 de julio).

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad