Publicidad
desktop.png
Publicidad

Movistar tiene un plan para cerrar la brecha digital

La empresa puso en marcha Franquicia Rural en México, un programa que prevé exportar a otros países latinoamericanos.
Brecha digital
Conectividad. El objetivo de la empresa es incrementar el número de comunidades atendidas hasta las 800 al cierre de 2018. Ahora, son 378, ubicadas en 19 estados.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión). - María Teresa Cabrera tiene 46 años y vive en un rancho en las cercanías de Amealco de Bonfil, a 75 kilómetros de la ciudad de Querétaro. Es ganadera y se dedica a vender la leche de las vacas que cría: entrega de puerta en puerta y tiene un contrato con una empresa que industrializa leche a nivel nacional. Desde el pasado mes de noviembre, además, sumó otra actividad. “Nuestra fuente de ingreso principal sigue siendo la leche”, aclara, “pero desde que ha llegado Movistar, también me dedico a vender su producto y es un ingreso más. Vendo recargas, portabilidad y líneas nuevas”, explica.

El rancho donde vive Cabrera es una de las 378 comunidades que, desde 2016, han sido incluidas en el programa Franquicia Rural, un proyecto de Telefónica Movistar México para acercar las telecomunicaciones a las localidades rurales que todavía no se encuentran cubiertas de forma satisfactoria. Se basa en un modelo de negocio que involucra a personas de la base de la pirámide socioeconómica como clientes, proveedores, distribuidores o colaboradores, a la vez que aumenta la difusión y la venta de los productos de la marca.

Elegimos localidades con desventajas a nivel tecnológico y socio-económico: en algunas no había servicio de telecomunicaciones y fuimos la primera marca en llegar. Otras sí contaban con una opción, pero de calidad baja o deficiente”, explica Gabriela Flores, subdirectora de Estrategia de Inversión de Terceros y líder del proyecto.

Publicidad

Lee: Negocios inclusivos: impulso a la movilidad social

“En muchos casos, los habitantes tenían que trasladarse a la cabecera municipal para tener acceso a internet, y podían tardar más de una hora en llegar”, agrega. De hecho, la zona donde vive Cabrera estaba cubierta por otro operador, pero la conectividad era débil. “A veces, la señal se iba días enteros. Como estamos casi a hora y media de Querétaro, así nos quedábamos”, dice.

Según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la brecha digital afecta a 3,900 millones de personas en todo el mundo. En México, esta nueva forma de de-sigualdad se produce especialmente en las comunidades rurales e indígenas, zonas que, por razones históricas, económicas, políticas o geográficas, enfrentan condiciones de mayor marginación. La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2017 (ENDUTIH), elaborada por el INEGI, indica que 71.2% de los usuarios de internet se encuentra en áreas urbanas y sólo 39.2%, en el ámbito rural.

Publicidad

La carencia de una infraestructura adecuada es uno de los principales factores que determinan la disparidad entre estos dos mundos. Sin embargo, para generar un cambio real la implementación de nuevas infraestructuras puede no ser suficiente.

Según las organizaciones Web Foundation y Derechos Digitales, tener wifi en una laptop o datos en el celular no implica que exista un acceso sustancial a la tecnología. La brecha de género y de pobreza son algunos de los elementos que determinan quién y cómo puede gozar de los beneficios del cambio tecnológico, explica Gisela Pérez de Acha, especialista en derecho de internet, libertad de expresión y género y autora del informe, presentado en abril, ‘¿De qué hablamos cuando hablamos de acceso?’.

Lee: Negocios inclusivos, 4,000 millones de oportunidades

Publicidad

Como parte de su estrategia, Telefónica Movistar organiza fiestas en los zócalos de los pueblos e identifica a actores claves–normalmente, dueños de tiendas o de alguna empresa local– para invitarlos a convertirse en subdistribuidores de la marca. “Para hacerme vendedora, fui al Centro de Atención a Clientes en San Juan del Río. Con esta actividad, mis ingresos han aumentado 40%”, explica Cabrera, quien, debido a su actividad de venta de leche, es una de las personas que más recorre la zona.

Según el monitoreo de la empresa, este ganar-ganar ha resultado viable: mientras impulsa el desarrollo económico de las comunidades con la generación de nuevos empleos e ingresos, puede promover sus productos entre un espectro más amplio de consumidores.

Franquicia Rural ofrece cobertura de servicio 3G y hasta 4G a 378 comunidades de 19 estados y beneficia a 1.9 millones de habitantes. El objetivo es llegar a 800 comunidades al cierre del año. “La solución es totalmente escalable. Se trata de un proyecto viable, tanto social como económicamente”, señala Flores. México ha sido pionero en este proyecto, pero Telefónica ya planea replicar el mismo modelo en otros mercados donde tiene presencia, como Colombia, Ecuador, Chile y Perú.

Publicidad

Por lo pronto, Cabrera ha observado que en su comunidad la conectividad ha beneficiado, sobre todo, a los más jóvenes: “Por un lado, tienen la oportunidad de comunicarse mejor con sus amigos”, apunta. “Incluso, unas clientas me comentaban que ahora que tienen datos se les hace más fácil resolver sus tareas”.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad