Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

3 razones por las que el plan de sucesión de Slim tendrá éxito

La salida del empresario no generará una repercusión negativa en las finanzas de Grupo Carso debido a que el liderazgo de los negocios no está en manos de una sola persona, aseguran expertos.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - El retiro del empresario Carlos Slim dejará un vacío en Grupo Carso que no será fácil llenar, pero tampoco traerá repercusiones lo suficientemente relevantes como para desestabilizar a la compañía, dice Ricardo Aparicio, director del Centro de Investigación para las Familias de Empresarios de BBVA Bancomer.

“Es normal que la sucesión dentro de esta empresa familiar, que ha sido creada bajo la visión y el estilo de una sola persona, genere movimientos. Pero debido a que desde hace años el liderazgo de la compañía ha estado en manos de distintas personas, ninguna de las divisiones se verá afectada. Más bien, la salida de Slim será algo más emocional”, explica el también académico del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE).

Aunque la noticia del posible retiro todavía no ha sido confirmada por el empresario, los expertos consultados aseguran que hay tres elementos clave que van a hacer que el plan de sucesión en Grupo Carso sea exitoso:

Lee más: AMLO revela que Carlos Slim se retirará este sexenio de la vida empresarial

1. La planeación

Publicidad

En México, 55% de las empresas no cuenta con un plan de sucesión formal para el director general y puestos directivos relevantes, según el ‘6° Estudio de Mejores Practicas en Gobierno Corporativo’ de la firma Deloitte. Esta falta de prevención, provoca que las transiciones de liderazgo sean caóticas e, incluso, pongan en riesgo al talento de la compañía y su permanencia a largo plazo en el mercado.

El caso de Grupo Carso es totalmente contrario. “Carlos Slim lleva años dejando que sus hijos tomen las riendas de los negocios, esto asegura que la empresa va a continuar a pesar de su ausencia”, explica Siegfried Seedorf, académico de la escuela de negocios en la Universidad La Salle. “El empresario mexicano tiene claro que las sucesiones hay que planearlas porque van a suceder de todos modos. Él se ha encargado de construir el momento idóneo para soltar la compañía”.

Actualmente, Carlos Slim Domit -primogénito del empresario- es quien lleva las riendas de América Móvil. Marco Slim Domit, el segundo hijo de la familia, se involucró desde muy joven en Inbursa. Y Patrick Slim Domit, su tercer y último hijo varón, es quien se encarga de dirigir Grupo Sanborns.

Lee más: Los tres hijos de Slim ya figuran entre los mayores empresarios del país

2. El embajador de la marca

Según la consultora Deloitte, existen cuatro modelos de traspaso según el rol de la persona que deja el liderazgo de la compañía: el rey, que fallece y eso obliga a hacer una transición de poder; el general, que planifica la sucesión, pero siempre está listo para volver a la empresa; el gobernante, que concluye su mandato y se retira completamente; y el embajador, que logra mantener su nexo dentro de la empresa, pero deja que alguien más ocupe el puesto de director general.

En el caso de Carlos Slim, Aparicio comenta que él ya es embajador de la marca, pues el liderazgo no recae solo en sus manos. Además, es probable (y recomendable) que siga asesorando a los miembros de su familia para no perder el eje de la empresa. Si bien sus hijos son los responsables de las decisiones que toman, el empresario mexicano tendrá que asegurarse que su ‘imperio’ no caiga.

“Slim podría darle mayor espacio a sus actividades filantrópicas. Sin embargo, no va a dejar su papel de asesor en la empresa. Creo que va a tomar este nuevo rol de apoyar a su familia y mantener el constante contacto para ver cómo van las cosas”, explica.

Lee más: Todo lo que debes saber de Carlos Slim

3. El bajo perfil de la sucesión

Debido a la importancia de Grupo Carso y Carlos Slim a nivel nacional e internacional, hacer pública una sucesión de liderazgo en la empresa podría generar reacciones en el mercado. Pero esto no quiere decir que no haga planes de transición. “Él tiene que decidir cuándo será el momento de sacarlo a la luz. Deberá hacerlo de una forma responsable, con un proceso que respalde su decisión y que no genera un impacto mayor en la industria”, dice Seedorf.

Está claro que cualquier decisión puede generar un impacto en sus acciones bursátiles. Incluso crear incertidumbre en el mercado. Sin embargo, agrega Aparicio, el comentario que emitió esta mañana el presidente de México funciona como una prueba para saber cómo reaccionaría la industria el día que se haga oficial la salida de Carlos Slim.

“Los mercados siempre están a la expectativa de los planes de las empresas, sobre todo de saber quién lleva las riendas de los negocios importantes. Por eso, hablar de que se está teniendo cuidado de dejar en las mejores manos la compañía tranquiliza a todos los grupos de interés”, menciona el director del centro de empresas familiares de BBVA Bancomer.

¿Ya lograste tu ascenso?
Te enviamos la información para que alcances tus metas profesionales.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad