Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un equipo con problemas de salud mental, ¿reflejo de un líder estresado?

Los trabajadores con 'burnout' y poca motivación tienen como origen un líder con la misma situación y con mal manejo de su inteligencia emocional, aseguran expertos consultados.
vie 08 octubre 2021 03:22 PM
Líderes estresados
En 2019, la Organización Mundial de Salud incorporó al burnout a la clasificación internacional de enfermedades y fue descrito como un síndrome que resulta del estrés crónico en el trabajo.

La empatía es una de las habilidades de liderazgo más valoradas hoy. Sin embargo, dos de cada diez empleadores mexicanos reconocen que el nivel de empatía en su organización se redujo en el último año, según datos de la firma de reclutamiento especializado PageGroup.

Un líder empático desarrolla una conexión emocional con su equipo de trabajo, se da el tiempo para escuchar y conocer a cada integrante, es transparente en su comunicación, valora lo que otros hacen y cómo se sienten. Pero para poder hacer esto, primero tiene que ser compasivo y amable consigo mismo, puntualiza Jorge Rosas, CEO de la consultora de recursos humanos WeWow.

“Si el líder no tiene pila, ¿cómo le va a pasar energía a alguien más? Puede haber sistemas y procesos muy buenos dentro de la organización, pero si no hay un buen liderazgo ni planes de bienestar y formación de líderes, no sirve de nada”, advierte.

Publicidad

En México, la mitad de las empresas no cuenta con un plan de sucesión. Aunado a esto, Roberto Cárdenas, director de la consultora de liderazgo DDI Latam, refiere que el entusiasmo de los jefes va en picada. Al final del día, el 60% de los líderes en el mundo se sienten sin energía, abrumados y agobiados.

Lo grave es que los líderes son quienes deben guiar el actuar de la empresa y predicar con el ejemplo. Un equipo con fatiga laboral y poca motivación es el reflejo de un líder estresado, con posibles problemas de salud mental y con un mal manejo de su inteligencia emocional, aseguran los expertos consultados.

“Si como líderes no trabajamos en nosotros para poder acompañar a los demás, estamos muy equivocados. Tenemos que estar conscientes de que todos pasamos por una situación complicada, ya sea la muerte de un familiar por Covid-19, el padecimiento de otras enfermedades o trabajar en condiciones difíciles. Hoy, si un jefe le grita a una persona de su equipo ‘la va a quebrar’. Y si es un millennial con seguridad le va a renunciar”, señala Rosas.

Al respecto, Isaac Rubinstein, director ejecutivo de Asesoría en Riesgos en Sekura, una firma de seguros y fianzas para empresas, indica que de 2020 a la fecha sus servicios de atención psicológica incrementaron 140%, en el acumulado anual.

Desde su trinchera, sí ve un mayor interés por parte de las empresas para incentivar los temas de prevención y bienestar entre sus colaboradores, incluyendo la salud mental de los líderes. Según sus datos, la ansiedad es el principal problema mental que se ha atendido a través de la asistencia psicológica, seguido de otros trastornos como el estrés laboral y el burnout.

“El estrés y la fatiga laboral se contagian en cascada y la presión ejercida por un mal liderazgo tiene tendencia a somatizar en la salud física. Lo que más vemos en los trabajadores son enfermedades gástricas y de ortopedia”, revela.

Publicidad

Cómo ser líderes más sanos

Los líderes en particular tienen la misión de ser empáticos con su equipo de trabajo porque de eso dependen los índices de productividad, compromiso, motivación y sentido de pertenencia hacia la organización.

Por eso los retos para las empresas son asegurar que sus líderes estén sanos, agrega Rosas. Lo pueden hacer al ofrecerles programas preventivos y de liderazgo consciente, con el objetivo de que modifiquen sus hábitos de salud y establezcan mejores canales de comunicación.

El kindfulness, enfatiza, es una práctica que puede ser muy benéfica para los líderes, pues mediante la meditación y ejercicios de respiración aprenden a soltar cargas, a ser menos controladores, a estar presentes y a ser más amables y empáticos con ellos mismos y con los demás. “El kindfulness -que combina el poder del mindfulness con la autocompasión- reduce el estrés y la ansiedad y mejora las relaciones humanas”, reitera el consultor.

Bajo esta línea de pensamiento, Alberto Coppel Tirado, director general del hotel Pueblo Bonito, puso a disposición de los líderes -y del talento en general- un centro de desarrollo integral, conformado por psicólogos y terapeutas especializados en temas de adicción, autoayuda, meditación, crecimiento personal y profesional.

El objetivo de estas terapias individuales y grupales y sesiones de mindfulness al inicio de cada jornada laboral es que las personas estén en equilibrio y disfruten trabajar. “Nuestra visión es ser una empresa cada vez más humana y productiva a través de la confianza”, explica.

El directivo señala que todo nace de entender qué está pasando con la plantilla. La compañía hace encuestas de clima organizacional, ofrece programas de capacitación, líneas de denuncia confidencial, acciones de comunicación con los líderes (como retroalimentaciones y planes de desempeño) y usan instrumentos de medición para no dejar de avanzar. “Los mismos indicadores dan la pauta de cómo moverse”.

Actualmente, Pueblo Bonito tiene una rotación de 1.9% y sus niveles de engagement son del 89%, acorde con una encuesta realizada este año a más de 4,500 empleados. Y preguntas como en qué te ayudo, dónde estás atorado o cómo avanzamos son parte del estilo de liderazgo de la organización.

Publicidad
No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad