Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cuando el CEO de la empresa se 'pone la camiseta', pero de la competencia

Una empresa no puede prohibir que los empleados se vayan con la competencia, pero ¿es una cuestión meramente de ética o de crecimiento profesional?
lun 14 noviembre 2022 04:54 PM
Adidas, Gulden y Pumas
Antes de aceptar ser el CEO de Adidas, Gulden ocupó la vicepresidencia senior para los equipamientos y accesorios de la empresa y luego el suizo llegó a Puma.

Bjørn Gulden comenzará el próximo año con una nueva ‘camiseta’. Tras nueve años como director general de Puma, el ejecutivo tomará las riendas de Adidas, competidor directo de la marca del felino. Pero, ¿es válido que un profesional renuncie para irse con la competencia o que ésta se ‘robe’ al talento?

La realidad es que el suizo de 57 años no es tan ajeno a la multinacional alemana. Estudió un MBA en la Babson School of Business, en Boston, Estados Unidos, y como administrador empresarial inició en puestos de asesoría financiera y marketing en empresas como Helly Hansen.

Después ocupó la vicepresidencia senior para los equipamientos y accesorios en Adidas, dirigió la minorista de zapatos Deichmann, fue jefe de la dirección de la marca de joyas Pandora y desde el 1 de julio de 2013 fungía como CEO de Puma.

Publicidad

En el caso de Adidas, Gulden y Pumas, el suizo sustituye a Kasper Rorsted, quien dejó la multinacional el pasado 11 de noviembre, mientras que Arne Freundt sustituye a Gulden en Puma.

Gulden llega a Adidas en un momento complejo para la compañía, pues no solo terminó su relación comercial con el rapero Kanye West, lo que en el corto plazo le costará alrededor de 250 millones de dólares, sino que la alemana enfrenta una desaceleración económica en los mercados occidentales.

Por otro lado, Puma está un buen momento. Durante el tercer trimestre de 2022, la también alemana registró un incremento en sus ventas de 16.9%, a 2,354 millones de euros, de modo que, en su carrera profesional, Bjørn Gulden tiene un gran desafío frente a él.

“Cuando las personas sienten el éxito es cuando más se cambian de lugar y cuando más se da la rotación en las empresas. Cada persona juega con sus niveles motivacionales para encontrar nuevos retos y es muy válido que esos retos los encuentre en la empresa de enfrente. Este cambio tiene sentido cuando la persona está lista para un crecimiento, pero también para enfrentar nuevos desafíos que ya no halla en su empleo actual”, apunta Vanessa Castañeda, coach ejecutiva y docente de la Escuela Bancaria y Comercial (EBC).

¿Es legal irse con la competencia?

En México, no existen repercusiones legales y es válido renunciar para trabajar con la competencia, puntualiza Andrew Richard Grepe, socio de GLZ abogados, y especialista en derecho laboral.

“Nadie puede prohibir el trabajo que una persona pueda desempeñar siempre que sea legal y conforme a derecho. Es incluso, un derecho constitucional (plasmado en el artículo 5) poder desempeñarse libremente en la profesión u oficio que se desee”, detalla.

Al tratarse de una terminación laboral, donde existe la manifestación voluntaria, se acostumbra estipular por escrito que tanto la empresa como el trabajador no tomarán represalias en contra del otro.

De esta forma, tanto el empleado como la empresa, quedan conformes de que no existe tema futuro que pudiera llegar a resultar en una posible disputa, y en ese sentido, ninguna empresa tiene las facultades legales para prohibir a un ex empleado laborar para un competidor.

“Las cláusulas de no competencia son inaplicables para los trabajadores de conformidad con la legislación mexicana, por lo que no se puede obligar a un trabajador a no trabajar en la competencia o en la empresa de preferencia que él así desee”, reafirma Grepe.

Trabajar en la competencia, ¿queda bien en el currículum?

Para Rodrigo Díez, fundador de la consultora de branding Padre Group, el ejecutivo ha sabido construir su marca personal y profesional, al dar saltos laterales en su carrera y entre empresas que operan en el mismo giro comercial.

“Si una persona ya tiene experiencia en cierto ramo, lo más natural es que se coloque en una compañía del mismo giro. Incluso, es posible que haciendo saltos laterales pueda escalar más rápido a que si lo hace de forma vertical y en una misma empresa”, señala.

Los crecimientos horizontales permiten adquirir nuevas habilidades que vuelven a un profesional más atractivo y competente para ocupar otras posiciones de mayor responsabilidad, incluso en alguna organización donde laboró previamente, como es el caso de Gulden.

Esta práctica de irse a trabajar con la competencia, ya sea por gusto o por ‘robo’ de talento, es muy común en el mercado laboral. Sin embargo, Tania Arita, gerente regional de Talent Solutions de Manpower Group, asegura que no todas las empresas vuelven a recibir a la gente que se va, así haya adquirido más habilidades y experiencia.

Por eso hay organizaciones que ofrecen crecimientos horizontales internos y hasta geográficos para retener al personal, dice. “Desde Manpower Group vemos que sí hay compañías que en sus políticas internas especifican no aceptar que las personas regresen si se van con la competencia”.

Otras son abiertas a que la gente pueda salir, explorar y regresar con nuevos conocimientos y prácticas, añade. “Creo que es importante que las organizaciones den esta opción porque eso las puede ayudar a incrementar la productividad y a hacer crecer el negocio. Además, esto va a seguir sucediendo”.

 
No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad