Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Wall Street vive y muere cada día por la volátil agenda comercial de Trump

Nadie gana en una guerra comercial, y en una entre las dos economías más grandes del mundo es particularmente preocupante, pero la amenaza comercial de Trump puede ser mayor a lo que realmente haga.
mié 28 marzo 2018 06:11 AM
mercados preocupacion
Temor Wall Street espera que los aranceles de Trump nunca lleguen a ser realidad mientras Washington y Beijing trabajan en una resolución. (Foto: iStock by Getty Images/NicolasMcComber)

Wall Street vive y muere en todos los titulares de comercio, subrayando cuán sensibles son los inversores a la amenaza de una guerra comercial total.

Las acciones aumentaron el lunes después de las noticias de que funcionarios estadounidenses y chinos están sosteniendo conversaciones detrás de las cámaras para evitar un desastre comercial.

Hace tan solo unos días, la ofensiva del presidente Donald Trump sobre las tácticas comerciales de China y los temores de represalias llevaron al mercado a su peor semana en dos años.

Los movimientos de Wall Street muestran que nadie puede decir con certeza cómo se desarrollará la volátil agenda comercial de Trump. ¿Puede su administración negociar mejores condiciones comerciales con China antes de que la situación se salga de control?

Lee: Qué sucederá si escala la disputa entre EU y China

"El mercado ahora está preocupado por una escalada a una guerra comercial total", escribió en un informe el estratega de acciones de Morgan Stanley Michael Wilson.

Publicidad

"Si bien es difícil saber cómo se resolverán las tensiones comerciales al final, la buena noticia es que el escenario negativo está siendo tasado rápidamente", escribió.

El Dow cayó más de 1100 puntos durante los últimos dos días de negociación de la semana pasada . Las fuertes ventas dejaron el índice en un nivel mínimo de cuatro meses y regresaron al territorio de corrección, más del 10% por debajo de su máximo histórico en enero.

Los inversores habían ignorado en gran medida la amenaza de las políticas comerciales proteccionistas de Trump durante meses. Esas preocupaciones son privilegiadas ahora.

El temor es que los aranceles de Trump a China provoquen una respuesta tan feroz que ralentizará lo que de otro modo sería un fuerte crecimiento mundial.

Es razonable preocuparse por el comercio. Nadie gana en una guerra comercial, y en una entre las dos economías más grandes del mundo sería particularmente preocupante.

Las principales compañías estadounidenses, incluidas Starbucks, Boeing, Apple y Qualcomm, confían en China para una parte considerable de sus ventas.

Pero China y Estados Unidos siguen lejos de una guerra comercial total. China hasta ahora ha evitado una respuesta agresiva. China ha amenazado con imponer aranceles a las frutas, nueces y otros productos estadounidenses para tomar represalias por los aranceles de acero y aluminio de Trump. Pero incluso esos ascienden a solo 3,000 millones de dólares en exportaciones al año. Y la historia reciente muestra que el ladrido comercial de Trump puede ser mayor que su mordida .

"Todos necesitan tomar un respiro profundo: esto no es 1930, y Smoot-Hawley una vez más", escribió en un informe el economista jefe de Pantheon Macroeconomics Ian Shepherdson el lunes.

Shepherdson señaló que los flujos de comercio mundial se desplomaron un 66% después de que Estados Unidos impuso una ola de aranceles en la década de 1930, ahondando la Gran Depresión. Los aranceles de Trump en China ascienden a alrededor de 15,000 millones de dólares por año, o aproximadamente el 0.08% de la economía de EU.

Mientras que la inversión de Trump de las normas comerciales modernas es "terrible y alarmante", Shepherdson dijo que los aranceles "no matarán la expansión económica".

Wall Street espera que los aranceles nunca lleguen a ser realidad mientras Washington y Beijing trabajan en una resolución.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo a Fox News el domingo que está "cautelosamente esperanzado" de que las dos partes lleguen a un acuerdo.

Los funcionarios estadounidenses quieren que China reduzca los aranceles sobre los automóviles estadounidenses, gaste más en semiconductores estadounidenses y ofrezca mayor acceso al sector financiero chino, informó The Wall Street Journal. Un portavoz del Departamento del Tesoro se negó a comentar sobre el reporte.

Los aranceles tan temidos de Trump sobre las importaciones de acero y aluminio se diluyeron sustancialmente. Primero, la administración otorgó exenciones para Canadá y México . Luego, los principales aliados, incluida la Unión Europea, Australia y Corea del Sur, también se salvaron .

Después de declarar que un tratado de libre comercio con Corea del Sur era "horrible ", Trump llegó a un acuerdo para renovarlo el lunes. Capital Economics dijo que Corea del Sur salió de las negociaciones "ilesa" y con concesiones mínimas a pesar de las amenazas de Trump.

Greg Valliere, estratega global jefe de Horizon Investments, predice un resultado similar para la disputa comercial de Trump con China.

"Este será el clásico Trump: ha apelado de manera ampulosa a su base y obtendrá algo de China después de que rechace las propuestas radicales", escribió Valliere en un informe. "Los mercados deberían ignorar la exageración".

Esa es la esperanza que mostraron los inversores el lunes, ya que las acciones estadounidenses recuperaron una parte de las pérdidas de la semana pasada.

Wilson, de Morgan Stanley, caracterizó los aranceles de Trump como una "táctica de negociación" e instó a los inversores a comprar acciones a estos niveles abatidos.

"Confiamos en que las compras a precios actuales demostrarán ser un muy buen punto de entrada para un eventual movimiento a nuevos máximos históricos este verano", escribió.

Pero sigue existiendo el riesgo de un error de cálculo, ya sea por Washington o Beijing, que tenga repercusiones en la economía mundial. Y las conversaciones pueden prolongarse sin una resolución, mellando la confianza entre las empresas y los consumidores, mientras tanto.

"Si bien damos la bienvenida al repunte, tememos que sea demasiado pronto, dado que la situación comercial está lejos de resolverse", escribió en un informe Michael Block, estratega jefe de Rhino Trading Partners.

Jethro Mullen y Daniel Shane de CNNMoney contribuyeron a este reportaje.

Publicidad
Publicidad