Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

China tiene un as bajo la manga contra EU: una inversión de 250,000 mdd

Beijing puede usar como munición contra su socio comercial los 250,000 mdd en acuerdos de inversión entre ambas naciones para presionar al presidente Donald Trump.
Recomendación de Lightizer
Promesas China prometió en noviembre pasado inversiones en sectores como energía, aviación y tecnología en Estados Unidos. (Foto: THOMAS PETER/REUTERS)

En noviembre, el presidente Donald Trump obtuvo una victoria cuando regresó de su gira por Asia promocionando 250,000 millones de dólares en acuerdos con China.

Ahora, esos acuerdos, que abarcan sectores como la energía, la aviación y la tecnología , podrían ser una munición para Beijing, ya que tiene una disputa con Washington por el comercio.

"Los chinos van a ver estas cosas como monedas de cambio", dijo Edward Chow, un experto en energía global en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. "Claramente, Trump es un tipo transaccional".

La semana pasada, Trump le dijo al representante comercial de Estados Unidos que impondría aranceles sobre importaciones chinas por un valor de aproximadamente 50,000 millones de dólares, luego de una investigación de siete meses sobre el robo de propiedad intelectual. Estados Unidos también tiene la intención de imponer nuevas restricciones a la inversión china.

Las medidas, que siguen los nuevos aranceles de Estados Unidos sobre las importaciones de acero y aluminio, han despertado temores de una guerra comercial. El gobierno chino dijo que los aranceles sobre importaciones por valor de alrededor de 3,000 millones de dólares entrarían en vigor este lunes, llegando a 128 productos, desde cerdo y frutas hasta tubos de acero.

nullChina aún no ha anunciado su respuesta a los próximos aranceles por el robo de propiedad intelectual. Pero a medida que la situación se intensifica, podría surgir el paquete de acuerdos anunciado durante la visita de estado de Trump con el presidente Xi Jinping, especialmente porque involucra a algunos grandes nombres corporativos.

Publicidad

Lee: En los aranceles de Trump a China hay mucho en juego

-Goldman Sachs dijo que crearía un fondo de 5,000 millones de dólares con China Investment Corporation, el fondo soberano de riqueza del país, para invertir en compañías estadounidenses.

-Qualcomm firmó 12,000 millones de dólares en acuerdos no vinculantes para suministrar semiconductores a las marcas chinas de teléfonos inteligentes Xiaomi, Oppo y Vivo.

-Sinopec, la compañía estatal de petróleo y gas de China, dijo que exploraría una inversión de hasta 43,000 millones de dólares en el sector energético de Alaska.

-China Energy Investment Corp., que también es de propiedad estatal, firmó un acuerdo no vinculante con el estado de Virginia Occidental para invertir casi 84,000 millones de dólares en proyectos de fabricación de gas de esquisto y productos químicos.

-Boeing anunció que venderá aproximadamente 37,000 millones de dólares en aviones a un holding gubernamental que compra aviones para aerolíneas estatales como Air China y China Southern Airlines.

No está claro si todos los acuerdos eran nuevos. Y ha habido mucho escepticismo acerca de si muchos se llevarán a buen término, con lucha comercial o no.

"El acuerdo de Alaska, en particular, se firmó porque era políticamente más conveniente que comercialmente atractivo", dijo Hugo Brennan, analista senior de Asia en la consultora Verisk Maplecroft. El contrato da a China "mucho espacio para retractarse en el futuro", agregó.

El grupo de Alaska que coordina el proyecto, Alaska Gasline Development Corporation, dijo en un comunicado que no le preocupaba que China retirara su apoyo en medio de las tensiones comerciales.

Los detalles pueden ser poco claros, pero estos acuerdos podrían ser moneda de cambio para China mientras trata de convencer a Estados Unidos de reducir los aranceles. Eso es especialmente cierto porque muchos involucran entidades controladas por el estado.

"Sea cual sea la moneda de cambio que tenga para negociar, la mantienes, ya sea real o falsa", dijo Chow.

Eso no significa que China no siga adelante con las inversiones que considere estratégicas.

Por ejemplo, el plan para invertir en la producción de gas de esquisto en Virginia Occidental podría servir para un propósito real. China ha hecho que la reducción de su dependencia del carbón sea una prioridad, y necesita la energía más limpia y el conocimiento tecnológico que provendría de dicho proyecto.

"[China es] el mayor emisor de gases de efecto invernadero en el mundo. Es una economía que todavía se está construyendo muy, muy vigorosamente. Eso representa una gran oportunidad para las empresas estadounidenses que tienen tecnologías líderes en el mundo", dijo Jonathan Elkind, investigador principal del Centro de Políticas Energéticas Globales de la Universidad de Columbia.

Al final, China no hará nada que no sea lo mejor para él, agregó.

"Esperamos que, después de que los gritos y alaridos terminen, se encuentre una acomodación mutua más sensata", dijo Elkind.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad