Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

La ayuda a Pemex exhibe la necesidad de una reforma fiscal

El gobierno debe de impulsar una reforma fiscal, mejorar la recaudación y reactivar las asociaciones con privados para compensar los menores ingresos petroleros que recibirá.
AMLO
López Obrador ha dicho que en la primera mitad de su sexenio no habrá un aumento en los impuestos.

CIUDAD DE MÉXICO La reducción en la carga fiscal le da oxígeno a Pemex, coinciden analistas, pero ahora el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) tiene que pensar en obtener más ingresos, ya sea por medio de una reforma fiscal, recortar aún más el gasto o reactivar las asociaciones privadas para elevar la producción petrolera, si no quiere ver menguados los ingresos presupuestarios.

“Por mucho tiempo el gobierno estuvo sacando recursos de la empresa. Ya llegó a una situación inestable, entonces gradualmente sí tenemos que ver una reducción en la tasa impositiva”, dijo Marco Oviedo, analista de Barclays.

La administración federal reducirá la carga fiscal para Pemex, lo que le permitirá ahorrar 30,000 millones de pesos (mdp) para el cierre de este año en pago de Derechos de Utilidad Compartida (DUC), pero es una baja por la misma cantidad para los ingresos de la federación.

Lee: Pemex firma un compromiso para refinanciar y renovar crédito por 8,000 mdd

Gobierno de AMLO firma refinanciamiento de deuda de Pemex con HSBC y JP Morgan

Para darse una idea del peso de este dinero dentro del presupuesto, la captación por dichos recursos que Pemex transfiere a la federación representó 8.9% del total de los ingresos del sector público y 64% de los petroleros al cierre del primer trimestre de 2019.

Publicidad

Una reducción en el cobro de dichos derechos genera mayores ingresos a la petrolera, pero menores ingresos al gobierno federal, comprometiendo los objetivos de ahorro del Fondo Mexicano del Petróleo, advirtió Alejandro Limón, investigador del Centro de Investigación Económico y Presupuestario (CIEP).

Aún sin tener el estímulo en marcha, los recursos que ingresaron al Fondo Mexicano del Petróleo tuvieron una contracción de 11.5% real, a 114,874 mdp en los primeros tres meses del año frente al mismo periodo previo. Una cifra menor en 13,029 mdp a lo programado para el primer trimestre de 2019.

Sin embargo, el impuesto por la actividad de exploración y extracción de hidrocarburos se elevó a 27.8%, a 1,583 mdp, que pagan también contratistas privados.

“El gobierno federal debería de buscar otras fuentes de ingreso (...) por ahora lo puede compensar con eficiencias en el cobro al Impuesto Sobre la Renta (ISR) o una reducción en gastos”, añadió Oviedo, quien consideró que debe haber una reforma fiscal.

Lee: Si el NAIM presionó al gobierno de AMLO, Dos Bocas será la gran pelea

Pero para conseguir recursos que compensen esta eventual baja en los ingresos petroleros también se deben de reactivar los contratos con el sector privado, consideró Carlos Serrano, analista de BBVA Bancomer. “Los farmouts -asociaciones con privados- no sólo ayudan a traer inversión en Pemex o experiencia en aguas profundas, sino que le representaría al gobierno ingresos adicionales”, puntualizó.

Con sólo dos contratos de asociaciones entre privados y Pemex que lograron adjudicarse en las rondas en 2018, se estimó una inversión por 1,444 millones de dólares (mdd), casi el monto total del ahorro que tendrá Pemex por la menor carga fiscal.

Hasta ahora, sin publicar aún el plan de negocios de Pemex, la estrategia del director de la petrolera Octavio Romero Oropeza es acelerar la inversión en exploración y producción, así como incrementar la producción de aceite, y compensar así la reducción en el ingreso a Hacienda. No se ha fijado fecha para reanudar las rondas petroleras ni los ‘farmouts’.

Los ingresos petroleros, que se componen de Pemex y de la renta petrolera que percibe el gobierno federal, cayeron 24.7% anual en el primer trimestre de 2019, arrastrada por la menguada producción que enfrenta Pemex, que además carga con una deuda financiera de 106,500 mdd.

El pan del gobierno es reactivar la producción de Pemex a 2.6 millones de barriles diarios al cierre del sexenio, con inversiones en seis refinerías. La idea básica es que si Pemex produce más, no necesitará importar gasolinas y podrá ahorrar, por ejemplo, los 628,000 mdp que gastó el año pasado en compras al exterior.

“El problema de Pemex sigue siendo operacional más que financiero“, dijo Rafael Elías, director de crédito para América Latina de Exotix Capital. Estas medidas fiscales son paliativas, pues no ayudan sustancialmente a resolver el problema de la compañía que carece de experiencia en exploración y explotación de aguas profundas”, comentó el analista.

"Es una buena medida porque le da oxígeno a la empresa pero no resuelve los problemas fundamentales", recalcó Carlos Serrano, de BBVA Bancomer.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad