Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La guerra arancelaria de Trump y China 'apaga' el amor en Grindr

La firma china Kunlun Tech será obligada por el gobierno estadounidense a vender su participación en la aplicación de citas gay por temores de mal uso de información.
young handsome shocked man sending receiving love sms
Kunlun Tech de Beijing adquirió en 2016 una participación del 60% en Grindr y se esperaba que la aplicación se hiciera pública después de completar la adquisición el año pasado.

HONG KONG (CNN) - Estados Unidos no confía en que una empresa china posea la aplicación de citas gay Grindr y la obligarán a que venda en 2020, a medida que las tensiones aumentan entre Washington y Beijing por el comercio y la seguridad nacional.

Kunlun Tech de Beijing adquirió en 2016 una participación del 60% en Grindr —que se describe a sí misma como “la aplicación de redes sociales más grande del mundo para personas gays, bisexuales, transexuales y queer”— y se esperaba que la aplicación se hiciera pública después de completar la adquisición el año pasado.

Sin embargo, esos planes fueron frustrados por el Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS, por sus siglas en inglés), que revisa las compras extranjeras de empresas estadounidenses “para determinar el efecto de tales transacciones en la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Lee: ¿El amor está en Tinder? Lo que buscan los mexicanos en las apps de ligue

Recientemente, Kunlun dijo que había alcanzado un acuerdo con el CFIUS para vender la aplicación antes del 30 de junio de 2020. Hasta entonces, la firma dice que Grindr no transmitirá ninguna información confidencial a China, aunque no está claro cómo lo cumplirá.

Todas las aplicaciones de citas contienen datos potencialmente confidenciales —desde mensajes y selfies reveladores hasta simplemente el hecho de que los usuarios intenten tener una cita—, pero Grindr tiene incluso más datos que la mayoría. H ubo indignación el año pasado cuando se reveló que la aplicación estaba compartiendo el estado del VIH de los usuarios con sus socios publicitarios.

Publicidad

Preocupaciones de seguridad han llevado previamente a la aplicación a implementar protecciones de privacidad para los usuarios en países donde ser gay puede ponerlos en peligro.

Datos personales expuestos

En el pasado, Estados Unidos culpó a piratas informáticos chinos por un ataque a la Oficina de Administración de Personal (OPM, por sus siglas en inglés) —que es esencialmente el departamento de Recursos Humanos del gobierno de Estados Unidos— que expuso datos personales de millones de empleados federales actuales y anteriores. Los expertos dijeron que el hackeo podría haber sido un intento de construir una base de datos gigante de trabajadores del gobierno estadounidense para futuras actividades de espionaje.

Aunque el CFIUS no ha revelado la lógica detrás de la decisión de Grindr, podría haber preocupaciones similares en juego. Bajo la ley de seguridad cibernética de China, las compañías que hacen negocios en el país deben basar sus datos allí, lo que genera preocupación de que el gobierno pueda tener acceso a ellos. Las empresas chinas también tienen un historial de compartir datos con su gobierno y, con frecuencia, están legalmente obligadas a hacerlo en casos en que funcionarios estadounidenses tienen dificultades para obligar a las empresas a entregar información confidencial.

“Debido a que funcionarios del gobierno —incluidos oficiales militares y de servicios de inteligencia de Estados Unidos— podrían ser usuarios de Grindr, el gobierno estadounidense tiene razón en preocuparse por la posibilidad de que un gobierno extranjero tenga acceso a los aspectos más íntimos de sus vidas”, indicó en un comunicado Privacy International, un grupo de derechos humanos con sede en Reino Unido. “Sin embargo, es igualmente preocupante que los usuarios de Grindr de cualquier país y antecedentes estén a merced de un gobierno, ya sea el gobierno chino o el gobierno de Estados Unidos”.

Tendencia creciente

Grindr es solo la última víctima de las crecientes sospechas estadounidenses sobre la actividad china en su territorio, particularmente en lo que respecta a la tecnología.

Desde el año pasado, Washington ha estado involucrado en una importante batalla legal y de relaciones públicas con el gigante chino de las telecomunicaciones, Huawei, que busca bloquearlo tanto en los mercados estadounidenses como en los mundiales por supuestas preocupaciones de seguridad nacional, en particular por la expansión de las redes 5G.

En abril, seis líderes militares estadounidenses retirados instaron a otros países a seguir el liderazgo de Washington y dijeron que tenían “serias preocupaciones sobre un futuro en el que una red 5G desarrollada por China sea adoptada ampliamente entre nuestros aliados y socios”.

Grindr tampoco es la primera aplicación que enfrenta problemas de propiedad sobre la seguridad nacional. El año pasado, Washington bloqueó una adquisición de Moneygram por 1,200 millones de dólares por parte de Ant Financial, una compañía de pagos en línea propiedad de Bill Ma, el multimillonario dueño de Alibaba.

En un comunicado, el director ejecutivo de Moneygram, Alex Holmes, dijo que el “entorno geopolítico (había) cambiado considerablemente desde que anunciamos la transacción propuesta con Ant Financial”.

El acuerdo fue bloqueado por CFIUS después de que los legisladores republicanos Robert Pittenger y Chris Smith escribieron que “si se aprobara esta transacción, el gobierno chino obtendría un acceso significativo e información específica sobre los mercados financieros y flujos de dinero de consumidores internacionales específicos... no podemos permitirnos ignorar las inversiones chinas bien coordinadas que apuntan a nuestra infraestructura crítica y financiera”.

El senador demócrata Ron Wyden planteó preocupaciones similares con respecto a Grindr, según un comunicado que dio al New York Times.

“El año pasado, mi oficina se reunió con un alto funcionario del Departamento del Tesoro para expresar mi seria preocupación por los riesgos de seguridad nacional asociados con una empresa china que compraría Grindr”, dijo Wyden. “Es hora de que el gobierno y el CFIUS consideren el impacto en la seguridad nacional de las empresas extranjeras que adquieren grandes cantidades de datos privados de los estadounidenses”.

Muchos en la comunidad de la privacidad esperan que el caso genere una estimación más amplia con respecto a la cantidad de datos personales que las empresas tienen de los usuarios, estén o no asentados en Estados Unidos o sean propiedad de inversionistas estadounidenses.

Las preocupaciones se han acentuado en los últimos años debido a problemas con Facebook, que aún está lidiando con las consecuencias del escándalo de Cambridge Analytica, en el que se reveló que la consultora política británica había recopilado datos personales de millones de usuarios sin su consentimiento.

Hubo ecos de ese escándalo este mes, cuando Facebook demandó a una firma surcoreana por supuestamente hacer un uso indebido de datos para “crear y vender análisis y modelos de publicidad y mercadotecnia”.

Las aplicaciones de acondicionamiento físico, los televisores inteligentes y los juegos infantiles se han enfrentado a escándalos de seguridad y privacidad en los últimos años, a medida que los usuarios y los reguladores comienzan a presionar contra las empresas que buscan recopilar toneladas de datos personales para vender a anunciantes y a otras firmas.

En la Unión Europea, esto ha dado lugar a una nueva legislación de privacidad y ha habido llamados para que los legisladores estadounidenses sigan su ejemplo. Otros, incluido el cofundador de Facebook Chris Hughes esta semana, han dicho que las grandes tecnológicas deben ser divididas para proteger a los usuarios.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad