Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El Banco Central Europeo (en verdad) necesita a Christine Lagarde

Christine Lagarde no es economista, pero posee instintos políticos agudos nivel internacional y abundantes conexiones en el mundo de las finanzas.
lun 08 julio 2019 12:15 PM
Christine Lagarde
Christine Lagarde se convertiría en la primera mujer el liderar al Banco Central Europeo.

Christine Lagarde, la próxima presidenta del Banco Central Europeo, no es economista. Y eso es bueno.

Lagarde, quien hasta hace poco presidía el Fondo Monetario Internacional, es diferente a sus predecesores. Para empezar, es mujer. Además, no tiene experiencia en la creación de políticas monetarias.

Lo que aporta al BCE es una habilidad para manejar los trabajos más importantes, instintos políticos agudos afinados a nivel nacional e internacional y abundantes conexiones en el mundo de las finanzas globales.

Publicidad

Son justamente esas habilidades las que hacen de Lagarde una opción tan atractiva para dirigir el BCE, uno de los tres bancos centrales más importantes del mundo y un baluarte ante la inestabilidad en Europa.

Entrevista con Cristine Lagarde

El primer día de Lagarde en el BCE será el 1º de noviembre, un día después de que Reino Unido salga de la Unión Europea. Sin embargo, es poco probable que la salida de Reino Unido sin acuerdo perturbe a Lagarde. Es famosa por sus habilidades de comunicación y porque inspira respeto en los mercados.

En caso de que una crisis por la deuda de Italia amenace al euro, los inversionistas tendrán razones para mantener la calma. Lagarde fue ministra de Finanzas de Francia durante la crisis económica mundial. En el FMI, organizó rescates para Argentina y Grecia. "Es un gran distanciamiento del pasado, pero era necesario", dijo Mohamed El Erian, jefe de asesores económicos de Allianz, sobre la designación de Lagarde.

Publicidad

Habrá que tomar decisiones duras

Lagarde llegará a la presidencia del BCE en lo que ella misma ha llamado " un momento delicado ".

El crecimiento de la economía se desacelera. Los signos de debilidad han sido particularmente agudos en Europa, en donde la inflación es tozudamente baja. Los estimados más recientes del BCE indican que el crecimiento del PIB de la eurozona crecerá un anémico 1.2% este año.

Esta fragilidad podría intensificar el efecto de cualquier golpe al sistema. Además, en el entorno actual, hay muchos temblores.

Las relaciones de los mercados mundiales son precarias. Se proyecta que el nivel alto de la deuda de Italia siga por encima del 130% del PIB este año y que en algún momento tenga el potencial de generar mayor inestabilidad. Además, Reino Unido todavía no tiene un plan para escindirse de la Unión Europea en el que se proteja al comercio. Si alguno de estos temas se transforma en una crisis, el BCE podría estar en problemas.

Draghi no aumentó las tasas de interés ni una sola vez, así que su sucesora tendrá poco espacio para maniobrar. Su programa de expansión monetaria cuantitativa, que consistía en crear dinero nuevo para comprar activos como bonos gubernamentales, terminó apenas en diciembre.

Publicidad

En vista de estos desafíos, los analistas han advertido desde hace tiempo que el sucesor de Draghi tendrá que convencer a los gobiernos nacionales rebeldes de Europa que se alineen con el plan general para implementar estímulos fiscales.

El Banco Central Europeo ha estado soportando "demasiado de la carga política" desde hace años, de acuerdo con El Erian. Lagarde está en una posición única para acicatear a los gobiernos nacionales renuentes a entrar en acción.

Luego de sustituir a Dominique Strauss-Khan en la presidencia del FMI en 2011, Lagarde se unió al BCE y a la Comisión Europea para orquestar el segundo rescate de Grecia, cuya deuda ponía en riesgo a toda la eurozona.

Eso exigió no solo colaborar con Draghi, sino también con pesos completos regionales como la canciller de Alemania, Angela Merkel.

"Ella es la clase de persona que puede ir más allá de los límites del cargo", dijo Ángel Talavera, de Oxford Economics. Es más, los inversionistas confían en que Lagarde continuará firmemente con la tradición conciliadora de Draghi.

Los rendimientos del bono de referencia de Alemania cayeron a sus niveles más bajos el miércoles, 3 de julio (los rendimientos y los precios se mueven en direcciones opuestas). Los mercados subieron: el DAX alemán subió un 0.6% y el CAC 40 de Francia subió un 0.7%.

La designación de Lagarde como líder del BCE sorprendió a algunas personas. Sin embargo, es el más reciente de una larga serie de hitos.

Fue la primera mujer que obtuvo el cargo más alto en el poderoso despacho de abogados Baker McKenzie en Chicago. Fue la primera ministra de Finanzas de un país del G7 y en 2011 se volvió la primera mujer al mando del FMI.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad