Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Lo bueno y lo malo de la reforma al sistema de outsourcing en México

La iniciativa tiene puntos positivos porque ayudaría a reducir la precariedad laboral. Pero si no distingue correctamente los tipos de outsourcing, su efecto será en realidad un aumento del desempleo.
mar 17 noviembre 2020 05:49 AM
outsourcing empleo méxico
El sector servicios, donde están el financiero, restaurantero y de hotelería, sería uno de los más afectados en caso de aprobarse la iniciativa de reforma al outsourcing en México.

La iniciativa del gobierno mexicano para modificar el sistema de subcontratación (outsourcing) tiene una serie de claroscuros que, si no se afrontan de la forma adecuada, pueden aumentar el desempleo en el mercado laboral mexicano.

La crisis del COVID ha acentuado el deterioro de la economía vía despidos o precarización de los puestos de trabajo, por lo que es necesario implementar reformas que ayuden a estabilizar este sector, coinciden especialistas consultados por Expansión.

En la justificación de la iniciativa, el presidente López Obrador dijo que pretende “poner orden” a la subcontratación laboral que se calcula afecta al menos a 4 millones de trabajadores. La norma busca regular tres figuras: la subcontratación de personal, los servicios especializados y obras especializadas, y las agencias de colocación. Para las empresas que incumplan, habrá sanciones.

Publicidad

“Es una muy buena propuesta. Es un área que requiere una atención muy urgente porque hay una gran cantidad de trabajadores que se encuentran en esta modalidad y, lo que están viviendo es una precarización de sus condiciones laborales”, afirmó Carlos Alberto Jiménez Bandala, jefe del doctorado en Administración e investigador de la Facultad de Negocios en la Universidad La Salle.

A continuación te presentamos lo bueno, lo malo y lo feo de esta iniciativa que aún debe ser aprobada por el Congreso para que sea válida en el país.

Lo bueno

El principal beneficio de la iniciativa de reforma tiene que ver con una mejora de las condiciones laborales en México, así como certeza jurídica para los trabajadores.

1. “Va a haber certidumbre o certeza jurídica para los trabajadores de saber quién es realmente su patrón”, comentó Juan Cristóbal Ibáñez, académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana (UP).

2. "Los trabajadores van a tener plena certeza de cuáles son sus prestaciones y cuál es su salario; también que estarán inscritos en el Seguro Social con su salario real. Muchas veces estas empresas fueron utilizadas para simular actos y para disminuir las cuestiones de seguridad social, tanto en el IMSS como en el Infonavit”, agregó.

3. “Los trabajadores van a acceder a trabajos mejor remunerados, con mayores prestaciones, van a tener mayor certeza jurídica, en términos de sus relaciones laborales, que eso es sumamente importante”, señaló por su parte Jiménez Bandala.

“Ahora los trabajadores carecen de esa certeza porque en muchas ocasiones desconocen cuál su empleador o su patrón. Esto genera muchísimos problemas ya sea para exigir alguna prestación, como el Seguro Social, e incluso para pelear sus derechos ante la Junta de Conciliación y Arbitraje”, dijo.

4. “La ley pretende mejorar la distribución del ingreso. Actualmente esa riqueza está acaparada hasta en un 70% u 80% en algunas ramas de la economía por quien ostenta los medios de producción, -las empresas-, y se reparte en un 17% o 20% a los trabajadores. Esto no sucedía así, se le dio la vuelta en el modelo 'neoliberal' porque anteriormente la parte que le tocaba a los salarios era casi del 40%”, comentó el profesor de La Salle.

“Lo más saludable es que se tenga claro que sí es importante revisar la situación del mercado laboral mexicano, buscar el pleno cumplimiento de las obligaciones, que se otorguen los derechos a los que tienen acceso los trabajadores. En ese sentido eso es lo fundamental, y que se busque ser más estricto en ese sentido”, destacó José Luis de la Cruz.

Publicidad

Lo malo

Entre los puntos de especial atención se encuentra en distinguir entre el outsourcing que cumple con todas las regulaciones y el que no. De ahí la necesidad de un análisis profundo y conjunto entre el gobierno y la iniciativa privada para no afectar la de por sí castigada economía mexicana.

“La prohibición de esta reforma para contratar personal bajo esta modalidad es que va a haber una afectación de carácter económico porque muchas empresas no van a querer generar empleos porque van a tener la obligación de tener a los trabajadores que ahora tienen bajo outsourcing. Entonces, esto puede tener una implicación en la no generación adecuada de empleo”, advirtió Cristóbal Ibáñez, de la UP.

“Se tiene que salir un análisis muy claro para distinguir donde el outsourcing no está otorgando estas prestaciones, es decir, el outsourcing en sí, por su propia concepción no es malo, sino que se tiene que distinguir a las empresas que están cumpliendo con esas obligaciones y las que no. Será importante que esta iniciativa tenga un profundo análisis tanto en el Poder Legislativo como en el sector privado para evitar que se generalice que todo el outsourcing es malo”, subrayó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC).

En ese sentido, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) externó su “sorpresa y preocupación” por la iniciativa: “Tal como está planteada la propuesta desalienta la creación de empleos y pone en riesgo miles de puestos de trabajo, lo que agravaría la frágil situación económica de nuestro país debido al escaso crecimiento y los efectos de la pandemia de Covid-19”, aseguró el organismo en un comunicado.

“En la AMECH siempre hemos trabajado en colaboración con las instancias gubernamentales, por lo que comenzaremos el trabajo conjunto de revisión de la iniciativa y generación de propuestas alternativas que puedan enriquecer el proceso legislativo”, externó por su parte la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano en un comunicado.

Tanto el CCE como la AMECH hicieron un llamado al Poder Legislativo para iniciar un proceso de parlamento abierto para discutir esta iniciativa de reforma.

“Estaremos muy involucrados en los procesos de revisión que siguen conforme a la ley, buscando que se logre que: a) Sirva para incrementar el empleo formal y que no haga que aumente la informalidad que ya es mayoría en el país. b) Combata realmente la simulación, elusión y evasión fiscal que hacen pagadoras, factureros, algunas cooperativas y sindicatos. c) Dé mayor seguridad y calidad en el empleo a los trabajadores, ya sea que estén actualmente contratados por outsourcing, insourcing o sean empleados directos. d) Sirva para regular, pero no para sobre regular la prestación de los servicios especializados de personal. e) Facilitar la entrada al mundo del empleo formal a los grupos”, detalló la AMECH.

Publicidad

Lo feo

“Ahorita, tal como está plasmada, me parece que trae una idea un tanto generalizada de tratar de limitar el alcance del outsourcing”, aseguró el directivo del IDIC.

El sector servicios, sobre todo aquellos vinculados al turismo y restaurantero, será el más afectado con esta reforma, coincidieron José Luis de la Cruz y Juan Cristóbal Ibáñez. Además de “todos los servicios profesionales que se otorgan a las industrias automotriz, aeronáutica, electrónica, maquinaria y equipo. Es decir, una parte sustancial de las empresas usan el outsourcing, donde las pequeñas y medianas podrían ser las más afectadas”, dijo de la Cruz. “Otro sector que utiliza mucho el outsourcing es el campo financiero”, complementó el especialista de la UP.

Además de esta reforma, apuntó Carlos Alberto Jiménez, se tiene que trabajar en materia comercial, civil, por citar algunos ejemplos. “necesita de otros elementos, mecanismos que la puedan apoyar, entre ellos tendría que haber mayor vigilancia fiscal para que estas prácticas de simulación no se reproduzcan, no tengan algún resquicio legal para que puedan sobrevivir”.

El tiempo tampoco fue el más adecuado para presentar esta iniciativa. México viene de un 2019 donde no hubo crecimiento económico (-0.3%), más la pandemia y el impacto económico que ha dejado en lo que va del año.

“Ahora, con la pandemia tenemos cerradas muchísimas fuentes de empleo y esto va a afectar la generación de empleos. No se debió haber hecho esta modificación de la ley en estos momentos. Desde el punto de vista económico, si no generas empleos, no va a poder haber crecimiento económico”, lamentó Ibáñez.

Outsourcing en México

“A pesar de la crisis sanitaria de enero a agosto de 2020, los asociados a la AMECH generaron un promedio mensual de 158,750 empleos formales. En México hay más de 4.6 millones de empleos subcontratados en distintas modalidades (con datos al cierre de 2019) por lo que la regulación que se implemente deberá evitar la pérdida de empleos que la supresión de la figura puede representar”, señaló la AMECH retomando datos del INEGI.

“Actualmente el 17% de los trabajadores ocupados está en un modelo de outsourcing, es decir, bajo un modelo de contratación que no depende de la empresa donde está prestando sus servicios. De ese 17%, el 80% está en condiciones precarias de trabajo, es decir, carece de alguna prestación, de seguridad social, pertenece al segmento de bajos salarios. Entonces, podemos inferir que el 80% de los casos que están en outsourcing se encuentran en estas prácticas pervertidas, es una cifra alta”, agregó Jiménez Bandala, de La Salle.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad