Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los riesgos por la reforma a la Ley de Banxico se trasladan a 2021

El aplazamiento de la reforma y la creación de mesas de diálogo son una buen noticia, pero varios analistas y banqueros señalan que la batalla aún no está ganada.
jue 17 diciembre 2020 05:49 AM
El Banco de México (Banxico) se pronunció sobre los riesgos que implica la aprobación del proyecto de reforma a la ley del banco central en materia de captación de divisas
Los expertos han coincidido en que el aplazamiento es una buena noticia.

Una buena noticia: la reforma a Ley del Banco de México se aplazó hasta febrero del 2021 con el fin de tener un debate más amplio sobre los cambios propuestos. Un noticia no tan buena: los riesgos de que la iniciativa sea aprobada sin cambios persisten, coincidieron analistas y especialistas entrevistados por Expansión.

“No creemos que ya haya pasado el riesgo de esta reforma. Lo que necesitamos es trabajar de manera conjunta para poder dialogar y plantear cuáles son nuestros puntos de vista y los riesgos que vemos”, aseguró Adrián Otero, director general de Scotiabank.

Publicidad

En una videoconferencia la tarde del martes, el senador y creador de la reforma, Ricardo Monreal, y el líder de la bancada de Morena de la Cámara Baja, Ignacio Mier, informaron que se creará un grupo de trabajo para debatir la iniciativa en las primeras semanas de enero.

"Hay la intención de todos los miembros del Legislativo de mantener y respetar la autonomía de la institución pero también de que se actualicen los procedimientos en beneficio de la población, queremos dejar clara la intención de los legisladores: beneficiar a las comunidades que viven del flujo de remesas y lograr ahuyentar el fantasma o la amenaza de que permeen actividades ilícitas en el sistema financiero mexicano", dijo Monreal.

BBVA México, Grupo Financiero Banorte y Santander han dicho que estarán atentos para participar en las mesas de discusión de la reforma en 2021.

La reforma plantea que las divisas que no sean repatriadas a su país de origen sean parte de las reservas internacionales y busca fortalecer la economía de las familias mexicanas que reciben remesas en efectivo, además de la de quienes dependen de la actividad turística y del comercio de bienes y servicios en la frontera.

"Nos parece que, sin duda, es una noticia positiva pues abre la posibilidad de qué se discutan más a fondo las implicaciones de esta reforma a la ley y no como un fast track que en un inicio se encaminaba", dijo por su parte Janneth Quiroz, subdirectora de análisis en Monex Casa de Bolsa.

La economista destacó que hubiera sido muy desafortunado que se hubiera aprobado en la Cámara de Diputados dicha ley sin escuchar a otras voces y celebró el contrapeso que formaron las instituciones financieras.

"Se aplazó y al menos se abrió la puerta al diálogo y esperamos que no quede estancado en un tema más político", añadió.

Para Adrián Otero, el hecho de que se haya abierto mesas de diálogo son muestra de voluntad de parte de los legisladores para no aprobar una ley sin analizar las consecuencias.

“Nosotros aplaudimos la decisión que se ha tomado de tomarse más tiempo para analizar un tema tan sensible para el sistema financiero mexicano. El que hayan tomado la decisión los legisladores de posponer y analizar más a detalle las implicaciones y buscar distintas soluciones haciendo un análisis más profundo, es algo de aplaudirse", añadió.

En la víspera, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) hizo un llamado para que no se apruebe la ley tal como está y que se consideren propuestas y alternativas.

"En la Coparmex reconocemos la decisión de la Cámara de Diputados y de su Comisión de Hacienda no sólo de aplazar la dictaminación, sino de continuar el proceso deliberativo en un modelo de Parlamento Abierto y en una comisión bicameral, donde se escuchen y atiendan todas las voces sobre el tema", destacó.

Luis Antonio Andrade Rosas, quien es investigador y doctor de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle dijo que la reforma manda una señal negativa para las inversiones extranjeras.

"Si la política fiscal se mete en la monetaria, va a haber una gran inflación, la tasa de interés se va a mover y el tipo de cambio se va a modificar y sobretodo va a haber mucho dinero fresco porque si el Banco Central empieza comprar esos excedentes de dólares que no se pueden vender en otra sector, tiene que retirar dinero fresco y cuando emites dinero fresco aumentas la oferta monetaria", dijo en entrevista.

La agencia calificadora Moody's dijo que la reforma es negativa para la nota crediticia del país, debido a que dañaría la autonomía del ente monetario y elevaría los riesgos de lavado de dinero.

Publicidad
Publicidad
Publicidad