Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Lo bueno y lo malo de que el Banco del Bienestar acepte remesas

El plan de que el gobierno de AMLO entre al millonario negocio de las remesas tiene virtudes como la bancarización, pero también despierta dudas de que sea usado para darle votos a Morena.
mié 10 febrero 2021 05:59 AM
remesas peso
Bancomext destacó la confianza de los inversionistas, así como la solidez y perspectivas del sector mexicano.

Dice el dicho popular que el diablo está en los detalles, y un ejemplo de esto es la propuesta del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para bancarizar a los migrantes mediante el Banco del Bienestar a través de la captación de remesas.

El plan, que surge como contrapeso a la iniciativa de Morena que buscaba reformar la Ley del Banco de México (Banxico), ha sido recibido como una buena noticia en favor de los migrantes y de la bancarización, sin embargo existen dudas sobre la capacidad y efectividad de que el gobierno federal logre la misión asignada.

Publicidad

Lo bueno

El primer punto que destacan los expertos consultados por Expansión es que el plan desecha los riesgos de reforma a la Ley de Banxico que fue propuesta en diciembre pasado por el partido oficialista Morena.

“De haberse seguido con la discusión de la iniciativa de reforma, como estaba planteada, el riesgo en el que se incurría estaba en el sistema financiero y en la sensación de que hubiera peligro de parte de la autonomía del Banco de México”, comentó Jessica Roldán, directora de análisis económico de Finamex Casa de Bolsa.

Otro punto positivo es la intención de bancarizar a más mexicanos, ya que Banxico prometió crear una página web y una aplicación que permitirá a los migrantes conocer los productos financieros a su alcance y realizar la búsqueda de centros de canje de divisas y la ubicación geográfica de las sucursales más cercanas.

"Siento que el foco importante de la iniciativa es que ayuda y promueve la bancarización, cosa que hace mucha falta en México y uno de los objetivos del Banco del Bienestar es el de la inclusión financiera", añadió Roldán.

México enfrenta retos en la materia. Según un estudio reciente de Citibanamex, el 58.1% de los municipios en México tiene una muy baja inclusión financiera. Las cuatro entidades con la menor inclusión financiera en el país son Zacatecas, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, y también son las que más remesas reciben, según BBVA México.

"Hay mucho potencial y mucho camino por recorrer, tenemos en general como país una penetración financiera y una bancarización muy baja en comparación con otros países de la región. Evidentemente esto tiene que venir acompañado de educación financiera, del sector de la población que no tiene acceso a estos recursos entienda que con el uso de las cuentas que van a tener eso se va a ver reflejado en un beneficio para el cambio de estas divisas", añadió Roldán.

Una de las metas del gobierno actual es la de llevar servicios financieros a distintas regiones del país, sobre todo donde no hay sucursales.

Lo malo

Pese a ser un plan ambicioso y con buenas intenciones, las formas en que el gobierno planea captar las remesas para que lleguen a los mexicanos ha levantado más de una ceja.

Para Héctor Villareal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) bancarizar a una población que ha quedado al margen del sistema financiero es una buena idea pero "hay que cuidar los detalles" para que la propuesta no tenga "un tufo político".

"Habrá que tener mucho cuidado en costos, en transparencia y en objetivos porque si no se tiene cuidado, un proyecto que puede tener muy buenas intenciones corre el riesgo de que termine en un elefante blanco", advirtió Villareal.

Al experto le preocupa que quienes hagan labores de enrolamiento a estas cuentas tengan la tentación de promocionar a un partido político.

La bancarización mediante el Banco del Bienestar también corre el riesgo de ser muy onerosa para los mexicanos con la construcción de 2,000 sucursales entre 2021 y 2022. "La bancarización debería de ser vía tecnología; pudiera ser que le estén encontrando una solución a tanto despropósito. Me refiero por despropósito a construir 1,000 sucursales del Banco del Bienestar: es carísimo", dijo Enrique Díaz-Infante, director del Programa del Sector Financiero y Seguridad Social en Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

El experto consideró un error darle a un banco de desarrollo funciones de un banco de primer piso (es decir, bancos comerciales) debido a que sus funciones son otras.

"Pareciera que es también una opción para dejar contentos a los políticos ya que te inventaste la necesidad de construir 1,000 sucursales del Banco del Bienestar en 2021 y ahora que inventarle funciones. No se necesitaba construir eso, pero querían que lo construyera el ejército y darle recursos", destacó Díaz-Infante.

Tanto Roldán como Villareal señalaron que el plan del gobierno aún no cuenta con los detalles de cómo el Banco del Bienestar administrará los dólares y las cuentas. De hecho, existe el riesgo de que al ser banca de desarrollo, no exista el mismo nivel de transparencia que el de la banca comercial.

Pablo Cotler, académico de la Universidad Iberoamericana, dijo que la falta de esta transparencia podría traducirse en corrupción.

"Banco del Bienestar nunca ha estado metido en este tipo de transacciones y hay un costo de aprendizaje. Lo más seguro es que esto va a llevar tiempo en desarrollarse", consideró.

Los riesgos

Una de las propuestas del gobierno que ha alertado a los expertos es la compra de dólares en efectivo a migrantes y sus familias con cuenta en el Banco del Bienestar, debido a que no se sabe aún qué va a pasar con esos dólares en efectivo.

"Aquí hay varios riesgos: que termine el gobierno con bóvedas llenas de millones de dólares en efectivo y que no los pueda devolver al sistema porque nadie se los acepta", advirtió Villareal.

También señaló que existe la tentación de que estos dólares se compren a un precio artificialmente alto sobre todo en meses cercanos a las elecciones.

Cotler considera que el programa podría ser poco efectivo en un futuro porque es muy baja la cantidad de dólares que ingresan al país en efectivo y segundo porque los mexicanos ya cuentan con opciones como Elektra donde no necesitan estar registrados.

"Banco del Bienestar es un banco que no sabe cuál es su función en la vida y le están buscando qué puede hacer. El 99% de las transferencias se hacen electrónicas o money gram. ¿De verdad (los migrantes) van a dar información privada a un banco que le pertenece al Estado?", destacó.

Otro tema que inquieta a los expertos es la construcción de 1,000 sucursales del Banco del Bienestar, ya que los costos pueden ser entre 10 y 15 millones de pesos ,según estimaciones de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef) mientras que el presidente dijo que asignará 5,000 millones de pesos a la construcción de estas sucursales.

Siguiendo la meta, el ejército mexicano (quien es el encargado de la construcción de estas sucursales) tendría que construir 2.7 sucursales por día.

"Es imposible que lo logren", dijo Cotler y añadió que es imposible que Banco del Bienestar -con una infraestructura limitada- compita con bancos como Banco Azteca en términos de precio y calidad.

Otra de las promesas del gobierno en conjunto con la Asociación de Bancos de México (ABM) fue darle un mejor tipo de cambio a los migrantes un asunto que se antoja casi imposible debido a que el tipo de cambio no debería discriminar por tipo de personas, dijo el experto por lo que considera que se trata solo de un discurso.

Publicidad
Publicidad
Publicidad