Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Ya pasó lo peor para la inflación en México? Aún no cantes victoria

La inflación está en su mayor nivel en más de dos años, y aunque se espera una desaceleración para los siguientes meses, los precios seguirán fuera del objetivo de Banxico.
lun 10 mayo 2021 05:49 AM
La inflación llegó al tope no llegará a la meta de Banxico en 2021
El sector de alimentos, bebidas y tabaco es donde se presentaron las mayores alzas en abril.

El alza de precios alcanzó en abril su mayor nivel en 2 años y 4 meses, y aunque todo apunta a que en los siguientes meses habrá una desaceleración, la inflación aún estará fuera del objetivo del Banco de México (Banxico) de 3% +/- un punto porcentual por más tiempo.

¿Y qué significa esto?, que la economía nacional no recibirá estímulos por parte del banco central en los siguientes meses.

El alza anual de 6.08% del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) durante abril se debió a la baja base de comparación por el desplome que tuvo la economía durante los primeros meses de la pandemia en 2020, explicó Alejandro Saldaña, economista en jefe de Grupo Financiero Ve por Más (BX+).

Publicidad

Es posible que se vea un repunte todavía en la inflación, pero hacia el segundo semestre de 2021 comenzará a bajar, cerrando el año por arriba de la meta del banco central, dijo Jesús Garza, profesor del EGADE Business School del Tec de Monterrey.

Grupo Financiero Monex y Banco Base estiman que la inflación cerrará el año en 5%.

Presiones inflacionarias

Existen otros factores que han contribuido para que la inflación haya alcanzado niveles no vistos desde diciembre de 2017.

“Hay datos preocupantes, independientemente del rebote estadístico. La inflación subyacente –la menos volátil y en la que la política monetaria tiene injerencia- se mantiene por encima del rango de variabilidad del Banco de México y ya lleva varios meses en niveles cercanos o rompiendo esa barrera”, dijo Jesús Garza.

Además, los problemas de distribución de algunas mercancías y componentes, como los microprocesadores, han representado presiones al alza para la inflación, comentó por su parte Alejandro Saldaña.

Política monetaria

Este semana habrá reunión de la Junta de Gobierno de Banxico, de la que se espera que no haya movimientos en la tasa de interés de referencia, actualmente en 4%.

Aunque Banxico ha dejado atrás una política monetaria restrictiva, si no hay presiones en el tipo de cambio peso-dólar pudiera haber un recorte de 25 puntos base en los siguientes meses, agregó el economista de Bx+.

Publicidad

Sin embargo, para el profesor del EGADE Business School, tomando en cuenta que la inflación subyacente se ha mantenido alta, el banco central no tiene espacio para continuar los recortes: “(al contrario) se abre ya la posibilidad de aumentar la tasa de interés, pero dependerá de distintos factores como el tipo de cambio”.

“No seremos el primer país. Turquía y Brasil ya lo hicieron, tuvieron este problema y ya empezaron a revertir la política monetaria”, agregó.

Más allá de la política monetaria

Además de las herramientas con que cuenta Banxico para lograr que la inflación regrese a la meta, existen otros elementos que se pueden implementar para ayudar a lograrlo, coincidieron los expertos consultados.

Un aspecto que puede ayudar a que la inflación comience a bajar tiene que ver con la recuperación económica y el empleo, “esto haría que la demanda se mantenga acotada y pudiera ejercer algunas presiones a la baja”, explicó Alejandro Saldaña.

Escúchanos

Aumentar la competencia, por ejemplo, en el sector de alimentos puede generar menores precios al consumidor.

Además, es necesario que haya menos restricciones al mercado laboral, los aumentos salariales y temas como la reforma al outsourcing “podrían encarecer los costos de contratación y, a final de cuentas, en algunas industrias que son intensivas en mano de obra, termina generando costos relevantes en el consumidor final”, señaló el economista en jefe de BX+.

Para el profesor de la EGADE, otra alternativa podría ser disminuir el gasto de gobierno, sin embargo, “no tiene un impacto tan importante como la política monetaria”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad