Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El G7 acuerda un impuesto global a las multinacionales

Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países alcanzaron este sábado un acuerdo histórico para aplicar un marco de impuestos de un mínimo del 15% a multinacionales como Google, Apple y Amazon.
sáb 05 junio 2021 12:13 PM
El G7 aprueba un impuesto global
El Grupo de Siete países ricos (G7) alcanzó el sábado un acuerdo histórico para cerrar lagunas fiscales transfronterizas que algunas de las mayores empresas del mundo usan para pagar menos impuestos.

Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países industrializados alcanzaron el sábado un acuerdo histórico para aplicar un marco de impuestos a empresas multinacionales como Google, Apple y Amazon.

En una medida que puede recaudar cientos de miles de millones de dólares para ayudarles a hacer frente a las secuelas del COVID-19, el Grupo de las Siete grandes economías avanzadas acordó respaldar una tasa de impuestos mínima del 15% y que las empresas paguen más impuestos en los mercados donde venden bienes y servicios.

"Los ministros de Economía del G7 han alcanzado un acuerdo histórico para reformar el sistema fiscal mundial con el fin de adaptarlo a la era digital global", anunció el ministro británico de Economía, Rishi Sunak, tras presidir una reunión de dos días en Londres. La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, añadió que el "compromiso significativo y sin precedentes" pondrá fin a lo que llamó una carrera a la baja en materia de impuestos en el mundo.

Publicidad

El acuerdo, que ha tardado años en gestarse, también promete poner fin a los impuestos nacionales a los servicios digitales aplicados por Gran Bretaña y otros países europeos que, según Estados Unidos, afectan injustamente a los gigantes tecnológicos estadounidenses.

Sin embargo, las medidas tendrán que encontrar primero un respaldo más amplio en una reunión del G20 —que incluye varias economías emergentes— que se celebrará el mes que viene en Venecia. "Es complicado, pero este es un primer paso", dijo Sunak.

Los ministros también acordaron avanzar para que las empresas declaren su impacto medioambiental de una forma más formalizada, de modo que los inversores puedan decidir más fácilmente si las financian, un objetivo clave para Gran Bretaña.

Al menos 2,000 millones de vacunas anticovid se han aplicado en el mundo

Los países ricos se han esforzado durante años para lograr una forma de recaudar más ingresos de las grandes multinacionales como Google, Amazon y Facebook, que a menudo registran sus ganancias en jurisdicciones donde pagan pocos o ningún impuesto.

El Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, dio un nuevo impulso a las estancadas conversaciones al proponer un tipo mínimo de impuesto de sociedades mundial del 15%, sobre el de países como Irlanda, pero por debajo del nivel más bajo del G7.

Alemania y Francia también acogieron con satisfacción el acuerdo, aunque el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, dijo que lucharía por un tipo mínimo global del impuesto de sociedades superior al 15%, que describió como un "punto de partida".

Publicidad

El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, destacó que el acuerdo era "una mala noticia para los paraísos fiscales de todo el mundo". "Las empresas ya no podrán eludir sus obligaciones fiscales registrando sus beneficios en los países con menos impuestos", añadió.

El ministro irlandés de Finanzas, Paschal Donohoe, cuyo país es posiblemente un gran perdedor con su tasa impositiva del 12,5%, indicó que cualquier acuerdo global también deberá tener en cuenta a los países más pequeños.

El acuerdo no aclara exactamente qué empresas estarán cubiertas por las normas, refiriéndose únicamente a "las empresas multinacionales más grandes y rentables".

¿Qué es el impuesto mínimo mundial y qué significará?

Las principales economías pretenden disuadir a las multinacionales de trasladar sus ganancias a países de baja tributación, independientemente del lugar donde se realicen sus ventas.

Cada vez más, los ingresos procedentes de fuentes intangibles, como las patentes de medicamentos, los programas informáticos y los derechos de propiedad intelectual, han emigrado a estas jurisdicciones, lo que permite a las empresas evitar el pago de impuestos más elevados en sus países de origen tradicionales.

El acuerdo del G7 se inscribe en un esfuerzo mucho más amplio. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) lleva años coordinando las negociaciones fiscales entre 140 países sobre las normas para gravar los servicios digitales transfronterizos y frenar la erosión de la base imponible, incluido un impuesto mínimo de sociedades a nivel mundial.

Los países de la OCDE y del G20 pretenden llegar a un consenso sobre ambos temas a mediados de año, pero las conversaciones sobre el mínimo global para empresas son técnicamente más sencillas y menos polémicas. Si se alcanza un amplio consenso, será muy difícil para cualquier país de baja tributación intentar bloquear el acuerdo.

Se espera que el mínimo represente la mayor parte de los 50,000 a 80,000 millones de dólares de impuestos más que, según la OCDE, las empresas acabarán pagando en todo el mundo si se alcanzan acuerdos en ambos frentes.

¿Cómo funcionará el impuesto a las multinacionales?

El tipo impositivo mínimo global se aplicaría a las ganancias en el extranjero.

Los gobiernos podrán seguir fijando la tasa de impuestos local que deseen, pero si las empresas pagan tipos más bajos en un país concreto, sus gobiernos de origen podrían "completar" sus impuestos hasta el tipo mínimo, lo que elimina la ventaja de trasladar los beneficios.

La OCDE había dicho el mes pasado que los gobiernos estaban de acuerdo en el diseño básico del impuesto mínimo, pero no en el tipo. Los expertos fiscales afirman que ésta es la cuestión más espinosa, aunque el acuerdo del G7 crea un fuerte impulso en torno al nivel del 15% o más.

Otros puntos que aún deben negociarse son si los fondos de inversión y los fondos de inversión inmobiliario deben estar cubiertos, cuándo aplicar la nueva tasa y garantizar que sea compatible con las reformas fiscales de Estados Unidos destinadas a disuadir la erosión.

¿Qué sigue?

En la reunión del G20 prevista en Venecia el mes que viene, se verá si el acuerdo del G7 obtiene un amplio apoyo de los principales países en desarrollo y en vías de desarrollo.

Aún quedan muchas cosas por concretar, como los parámetros que determinarán cómo y a qué empresas multinacionales se aplicará el impuesto.

El comunicado del G7 dejó abierto lo que sucederá mientras tanto con los impuestos sobre los servicios digitales de las grandes empresas tecnológicas en varias jurisdicciones, que Estados Unidos quería que se eliminaran tan pronto como se llegara a un acuerdo.

Cualquier acuerdo final tendrá importantes repercusiones para los países de baja tributación y los paraísos fiscales.

Publicidad
Publicidad
Publicidad