Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La frecuencia cardíaca puede predecir el bienestar económico de los países

Dos economistas proponen utilizar el pulso como marcador biométrico de la satisfacción, el mercado laboral y la felicidad de los países.
jue 06 enero 2022 08:29 AM
La frecuencia cardíaca puede predecir el bienestar económico de los países
La frecuencia cardíaca es más alta en solteros, viudos, personas desempleadas, fumadores y alcohólicos, según la investigación de los dos economistas.

El pulso o frecuencia cardíaca de un individuo podría permitir evaluar su grado de satisfacción, su situación económica pero también su futuro a largo plazo, según la propuesta de dos economistas estadounidenses.

Publicidad

David G. Blanchflower y Alex Bryson, investigadores del National Institute of Economic and Social Research, consideran que a todos los intentos por medir el bienestar económico y subjetivo de las personas hay que agregar un marcador biométrico.

Este nuevo indicador es el pulso cardiaco. Según los investigadores, en un artículo publicado en diciembre, cuanto más lento es el latido del corazón, en comparación con el promedio, mejores serán las perspectivas de salud y empleo de los individuos.

Ambos economistas defienden los indicadores de bienestar subjetivo como una forma de medir el progreso de una economía nacional, más allá de los indicadores clásicos como el Producto Interno Bruto o el ingreso per cápita.

Indicadores hay muchos, pero pocos escuchan el corazón de los individuos

Indicadores de bienestar subjetivo hay muchos, incluyendo el World Happiness Report de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Incluso, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) cuenta con la Encuesta Nacional de Bienestar Autorreportado. Y no tiene mucho que el presidente Andrés Manuel López Obrador abogó por quitar al PIB de su pedestal como indicador de progreso económico.

Pero el artículo titulado ‘Taking the Pulse of Nations: a Biometric Measure of Well-being’ va más allá y propone acercarse al corazón de los ciudadanos, escuchar la velocidad a la que late y, con ello, medir cuán satisfechos están y qué expectativas tienen sobre el empleo y la salud en el largo plazo.

Publicidad

Los investigadores compararon datos representativos de salud de Reino Unido, así como de desarrollo infantil, y se dieron cuenta de que las ecuaciones de frecuencia del pulso se parecen a las de los indicadores de bienestar subjetivo.

“Tienen correlatos similares: la frecuencia cardíaca es más alta entre mujeres, solteros, viudos, desempleados, discapacitados, personas con índice de masa corporal alto, fumadores y alcohólicos y personas con bajos ingresos”, indican los economistas.

Con esta observación, los investigadores trataron de realizar pronósticos sobre salud, empleo y optimismo sobre el futuro a largo plazo, a través de los datos arrojados por la medición del pulso cardíaco en personas de mediana edad (42 años en promedio).

Y hallaron que el pulso predice el bienestar subjetivo, la situación de empleo y el optimismo sobre el futuro en los próximos 5 o 10 años. Por ejemplo, la probabilidad de tener un trabajo a los 50 años, según los hallazgos del estudio, está directamente relacionada con el pulso experimentado ocho años antes.

Es decir, el nivel de salud y bienestar subjetivo es mejor si el pulso era menor a los 42 años.

Además, tras cruzar miles de datos, encontraron que las frecuencias cardíacas son más bajas entre las personas más educadas e incluso entre los casados, en comparación con los solteros.

El estudio completo puede ser consultado aquí .

Publicidad
Publicidad
Publicidad